"La única vía para evitar la violencia es la electoral", asegura Carmen Beatriz Fernández

POLÍTICA · 27 OCTUBRE, 2016 16:59

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

convocatoria del pasado miércoles, 26 de octubre, tomó la autopista Francisco Fajardo de una forma en que la oposición no había podido desde el año 2002. Y esa duda sobre si la marcha iba a llenar o no quedó disipada a la 1:00 pm. «(El llamado) fue bastante tímido, apenas sin alharaca y sin mucha difusión en medios», expresó la especialista. Ahora, califica la manifestación del #26O como una de las más importantes que se han visto en la historia del país. La Toma de Venezuela lo representaba todo: Era el primer llamado a adueñarse de las calles tras el anuncio de la suspensión del referendo revocatorio. Para Fernández, justamente en la exigencia de retomar el hilo constitucional roto el pasado jueves, 20 de octubre, es donde recae tamaña importancia de la jornada. «Al ponerse el Gobierno al margen de la Constitución, se vuelve un régimen de facto. Y la invitación fue a salir a las calles para exigir respeto a la Carta Magna. No es poca cosa», aseguró. Mientras la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) mostró su músculo político y su poder de convocatoria, el chavismo respondió con una contramarcha, como siempre lo hace. Sin embargo, la especialista destacó que la concentración oficialista se quedó atrás. «Fue muy magra, apenas perceptible ante el volumen de las manifestaciones opositoras«, indicó. No obstante, resaltó que además de responder en las calles, el partido de Gobierno replicó desde los organismos del Estado. «Se convocó a un importante acto institucional«, apuntó sobre el anuncio del presidente Nicolás Maduro para llevar a cabo un Consejo de Defensa de la Nación. La consultora política insistió en que el Gobierno «se pasó de la raya» la semana pasada al suspender el proceso referendario. Esta acción, indicó, ocasionó la pérdida de la legitimidad de origen; no obstante, apuntó que aún sigue legitimado, pero solo con la violencia. Añadió que con la suspensión del referendo, el Gobierno cerró la válvula electoral y conduce ahora a la sociedad hacia la vía violenta. «Ayer en la llamada Toma de Venezuela, presencié escenas que sugerían gran ira y profundo hartazgo por parte del colectivo que manifestaba. La petición de las masas era ir más allá, tomar Miraflores«, dijo. Para Fernández, la oposición hizo bien en colocar la prudencia en primer lugar y pensar con la cabeza fría. Aún así, la especialista advirtió que el panorama no pinta bien, sin la vía electoral entre las opciones. «¿Estamos condenados a ello (ser violentos)? Espero que no… pero la única manera de evitar la violencia es que haya elecciones«, sentenció.]]>