Nombrar a un nuevo CNE sería un «retroceso», advierten analistas

POLÍTICA · 11 ENERO, 2023 22:25

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El presidente de la Asamblea Nacional (AN) de 2020, Jorge Rodríguez «echó a rodar la bola» al asomar la posibilidad de convocatoria a un nuevo proceso para elegir al Consejo Nacional Electoral (CNE), poder que apenas fue renovado en 2021 y cuyos rectores deberían permanecer en funciones por siete años según la Constitución.

El también jefe de la delegación de Miraflores que negocia con la Plataforma Unitaria en México aseguró que se trata de una propuesta de sectores de la oposición que el Parlamento con mayoría del chavismo evaluará. Analistas consultados por Efecto Cocuyo creen que «no es una buena señal» por las posibles intenciones de Miraflores y el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

También consideran que plantearse un nuevo CNE con primarias y presidenciales en puertas sería un retroceso, puesto que, recuerdan, el actual Poder Electoral fue producto de un acuerdo que dio paso a la designación de dos rectores principales, Enrique Márquez y Roberto Picón, no ligados a los intereses del chavismo.

Piden respetar acuerdo

«Modificar la composición del CNE sería muy mala señal después de lo que costó nombrar a este, tanto de esfuerzos políticos, como de lobby, como de la comunidad internacional, más que nombrar nuevos rectores lo que tienen que resolver es la vacante absoluta de Tania D´Amelio que luego de aceptar ser rectora se postuló al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y ese puesto está acéfalo», señaló el periodista experto en el tema electoral, Eugenio Martínez.

D´Amelio fue designada magistrada de la Sala Constitucional del TSJ en abril de 2022 luego de ser rectora del CNE por doce años, ratificada en 2021. Para el momento de su salida era la presidenta de la Junta Nacional Electoral y a la fecha la designación del sustituto sigue siendo un misterio.

La politóloga Colette Capriles coincide y recordó que el actual ente comicial es el menos desequilibrado luego de 10 años de total dominio chavista y que el acuerdo permitió que dos rectores con conocimientos técnicos y de calidad, en alusión a Márquez y Picón, llegaran a ser parte del directorio del organismo.

«Se logró recuperar un poco la confianza del elector para las elecciones (regionales) de 2021 y se votó en Barinas a pesar de la anulación de los primeros resultados y hubo presión para que el CNE desconociera pero no aceptó jugar más a su desprestigio. Eso no satisface a grupos del chavismo que sienten que este CNE no es el mejor para sus intereses», sostuvo.

¿Qué busca el chavismo?

«En la ronda de conversaciones que el presidente (Nicolás) Maduro emprendió con distintos factores de la Alianza Democrática, con Fuerza Vecinal Alianza Lápiz, las reuniones privadas que se hicieron con personeros de la Plataforma Unitaria, las conversaciones informales que se ha llevado adelante con todos los sectores de oposición, en algunas, no pocas, apareció el planteamiento de la conformación de un nuevo CNE», expresó Rodríguez en rueda de prensa, el 9 de enero.

Tanto Capriles como Martínez dudan que cambiar al Poder Electoral haya sido una propuesta de dichos sectores y se inclinan más bien hacia una nueva estrategia del chavismo de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

«El chavismo quiere recuperar el control ante un panorama incierto. La idea es que se logren condiciones para que las elecciones de 2024 sean aceptables y reconocidas pero también hay miedo a que las primarias con asesoría del CNE puedan fortalecer a la oposición, pueden hacer cualquier cosa que favorezca la desconfianza en el elector», dijo Capriles.

Calificó como una «maniobra básica» del chavismo que puede ser «peligrosísima», la aparente intención de sacar a Márquez y a Picón del CNE, por lo que resaltó la importancia de defender la «institucionalidad».

«Pareciera que el problema que tiene el gobierno con el CNE de 2021 es que no le funciona para 2024, el chavismo, el gobierno, se ha acostumbrado a tener un CNE con rectores con perfiles comunicacionales muy altos que en líneas generales han servido para disuadir el voto del sector opositor. Los actuales rectores oficialistas no tienen ese perfil ahuyenta votos» sostuvo Martínez.

El comunicador cree más bien que la renovación del ente comicial es una «idea» que el gobierno de Nicolás Maduro intenta venderle a grupos de oposición dentro y fuera de la Plataforma Unitaria a cambio de «cuotas».

No debe discutirse en México

Capriles también descarta que la renovación del CNE antes de lo previsto sea producto de las negociaciones en México. Señaló que introducir ese tema en la mesa es un retroceso porque es un acuerdo entre sectores políticos y civiles que ya se materializó. A su juicio, ello buscaría atrasar la discusión sobre otros puntos importantes.

Pese a lo rebelado por Rodríguez, ambos analistas aún no creen que la renovación del CNE sean inminente.

«En estos momentos no pasa de ser un problema doméstico que el gobierno quiere convertir en un problema de todos y se asoma la posibilidad para ver el ambiente, cómo reaccionan los actores políticos, pero no es algo definido, aunque se debe poner mucha atención porque esto tiene implicaciones de mantener el conflicto político», acotó Capriles.

Posterior a las declaraciones de Rodríguez desde el Palacio Federal Legislativo, hubo reacciones en contra. Una de ellas fue la de la vicepresidenta de la Comisión Nacional de la Primaria, María Carolina Uzcátegui, quien también advirtió que el período de los rectores es de siete año y lo que se debe cubrir es la vacante de D´ Amelio.

«El régimen y sus aliados han decidido minar el camino construido por miembros de la sociedad civil y distintos partidos en pro de un CNE más equilibrado, acordando la conformación de un nuevo CNE. Arbitrariedad que incrementará la desconfianza sobre esta institución», manifestó el dirigente de Un Nuevo Tiempo (UNT) y miembro de la Plataforma Unitaria que negocia en México, Stalin González.

Reunión

Este miércoles 11 de enero, una comisión parlamentaria encabezada por el diputado de 2020, Francisco Ameliach, acudió al CNE para notificarle a la directiva del ente comicial el inicio del período legislativo 2023.

Ameliach le habría expresado el reconocimiento de la AN de 2020 a la labor de los rectores como garantes de la paz del país, a través de la organización «transparente» del último proceso electoral de 2021, que incluyó repetición de los comicios para elegir al gobernador de Barinas en enero de 2022. Los rectores por su parte, le habrían mostrado avances realizados hasta ahora en temas como el Registro Electoral.

POLÍTICA · 27 ENERO, 2023

Nombrar a un nuevo CNE sería un «retroceso», advierten analistas

Texto por Deisy Martínez

El presidente de la Asamblea Nacional (AN) de 2020, Jorge Rodríguez «echó a rodar la bola» al asomar la posibilidad de convocatoria a un nuevo proceso para elegir al Consejo Nacional Electoral (CNE), poder que apenas fue renovado en 2021 y cuyos rectores deberían permanecer en funciones por siete años según la Constitución.

El también jefe de la delegación de Miraflores que negocia con la Plataforma Unitaria en México aseguró que se trata de una propuesta de sectores de la oposición que el Parlamento con mayoría del chavismo evaluará. Analistas consultados por Efecto Cocuyo creen que «no es una buena señal» por las posibles intenciones de Miraflores y el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

También consideran que plantearse un nuevo CNE con primarias y presidenciales en puertas sería un retroceso, puesto que, recuerdan, el actual Poder Electoral fue producto de un acuerdo que dio paso a la designación de dos rectores principales, Enrique Márquez y Roberto Picón, no ligados a los intereses del chavismo.

Piden respetar acuerdo

«Modificar la composición del CNE sería muy mala señal después de lo que costó nombrar a este, tanto de esfuerzos políticos, como de lobby, como de la comunidad internacional, más que nombrar nuevos rectores lo que tienen que resolver es la vacante absoluta de Tania D´Amelio que luego de aceptar ser rectora se postuló al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y ese puesto está acéfalo», señaló el periodista experto en el tema electoral, Eugenio Martínez.

D´Amelio fue designada magistrada de la Sala Constitucional del TSJ en abril de 2022 luego de ser rectora del CNE por doce años, ratificada en 2021. Para el momento de su salida era la presidenta de la Junta Nacional Electoral y a la fecha la designación del sustituto sigue siendo un misterio.

La politóloga Colette Capriles coincide y recordó que el actual ente comicial es el menos desequilibrado luego de 10 años de total dominio chavista y que el acuerdo permitió que dos rectores con conocimientos técnicos y de calidad, en alusión a Márquez y Picón, llegaran a ser parte del directorio del organismo.

«Se logró recuperar un poco la confianza del elector para las elecciones (regionales) de 2021 y se votó en Barinas a pesar de la anulación de los primeros resultados y hubo presión para que el CNE desconociera pero no aceptó jugar más a su desprestigio. Eso no satisface a grupos del chavismo que sienten que este CNE no es el mejor para sus intereses», sostuvo.

¿Qué busca el chavismo?

«En la ronda de conversaciones que el presidente (Nicolás) Maduro emprendió con distintos factores de la Alianza Democrática, con Fuerza Vecinal Alianza Lápiz, las reuniones privadas que se hicieron con personeros de la Plataforma Unitaria, las conversaciones informales que se ha llevado adelante con todos los sectores de oposición, en algunas, no pocas, apareció el planteamiento de la conformación de un nuevo CNE», expresó Rodríguez en rueda de prensa, el 9 de enero.

Tanto Capriles como Martínez dudan que cambiar al Poder Electoral haya sido una propuesta de dichos sectores y se inclinan más bien hacia una nueva estrategia del chavismo de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

«El chavismo quiere recuperar el control ante un panorama incierto. La idea es que se logren condiciones para que las elecciones de 2024 sean aceptables y reconocidas pero también hay miedo a que las primarias con asesoría del CNE puedan fortalecer a la oposición, pueden hacer cualquier cosa que favorezca la desconfianza en el elector», dijo Capriles.

Calificó como una «maniobra básica» del chavismo que puede ser «peligrosísima», la aparente intención de sacar a Márquez y a Picón del CNE, por lo que resaltó la importancia de defender la «institucionalidad».

«Pareciera que el problema que tiene el gobierno con el CNE de 2021 es que no le funciona para 2024, el chavismo, el gobierno, se ha acostumbrado a tener un CNE con rectores con perfiles comunicacionales muy altos que en líneas generales han servido para disuadir el voto del sector opositor. Los actuales rectores oficialistas no tienen ese perfil ahuyenta votos» sostuvo Martínez.

El comunicador cree más bien que la renovación del ente comicial es una «idea» que el gobierno de Nicolás Maduro intenta venderle a grupos de oposición dentro y fuera de la Plataforma Unitaria a cambio de «cuotas».

No debe discutirse en México

Capriles también descarta que la renovación del CNE antes de lo previsto sea producto de las negociaciones en México. Señaló que introducir ese tema en la mesa es un retroceso porque es un acuerdo entre sectores políticos y civiles que ya se materializó. A su juicio, ello buscaría atrasar la discusión sobre otros puntos importantes.

Pese a lo rebelado por Rodríguez, ambos analistas aún no creen que la renovación del CNE sean inminente.

«En estos momentos no pasa de ser un problema doméstico que el gobierno quiere convertir en un problema de todos y se asoma la posibilidad para ver el ambiente, cómo reaccionan los actores políticos, pero no es algo definido, aunque se debe poner mucha atención porque esto tiene implicaciones de mantener el conflicto político», acotó Capriles.

Posterior a las declaraciones de Rodríguez desde el Palacio Federal Legislativo, hubo reacciones en contra. Una de ellas fue la de la vicepresidenta de la Comisión Nacional de la Primaria, María Carolina Uzcátegui, quien también advirtió que el período de los rectores es de siete año y lo que se debe cubrir es la vacante de D´ Amelio.

«El régimen y sus aliados han decidido minar el camino construido por miembros de la sociedad civil y distintos partidos en pro de un CNE más equilibrado, acordando la conformación de un nuevo CNE. Arbitrariedad que incrementará la desconfianza sobre esta institución», manifestó el dirigente de Un Nuevo Tiempo (UNT) y miembro de la Plataforma Unitaria que negocia en México, Stalin González.

Reunión

Este miércoles 11 de enero, una comisión parlamentaria encabezada por el diputado de 2020, Francisco Ameliach, acudió al CNE para notificarle a la directiva del ente comicial el inicio del período legislativo 2023.

Ameliach le habría expresado el reconocimiento de la AN de 2020 a la labor de los rectores como garantes de la paz del país, a través de la organización «transparente» del último proceso electoral de 2021, que incluyó repetición de los comicios para elegir al gobernador de Barinas en enero de 2022. Los rectores por su parte, le habrían mostrado avances realizados hasta ahora en temas como el Registro Electoral.