Las venezolanas - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 17 DICIEMBRE, 2018 04:44

Las venezolanas

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las mujeres venezolanas son famosas en el mundo por su figuración en los concursos de belleza, las telenovelas y, más recientemente, en competencias deportivas.  Espacios donde el cuerpo es protagonista.  También unas pocas radicadas en Venezuela o afuera, han sido noticia internacional por su obra artística, literaria o científica.

Algunas de las que están en el país tienen visibilidad afuera por su papel en la lucha política y de las que emigraron del país porque han sido objeto de abusos y hasta asesinadas en los países donde emigraron.

De una forma sorprendente y preocupante son cada vez más frecuentes las noticias sobre actos violentos, explotación sexual, abusos sexuales, asesinatos donde las víctimas son venezolanas. Los países con mayor oleada migratoria venezolana, España, EEUU, Colombia, Panamá, México, entre otros, han sido los escenarios de esos atropellos y crímenes.

Según las noticias unas de estas venezolanas han sido asesinadas por su parejas.  Violencia doméstica.  Igual a la de aquí, allá y más allá.  Una lástima irse tan lejos, con tantas ilusiones, para morir en manos del novio o el marido, algunos también emigrados, otros, del país al que ellas llegaron.

Pero la  mayoría de las venezolanas atropelladas o asesinadas en el extranjero parece haber sido víctima de personas asociadas a carteles de prostitución velada, bajo el mote de academias de modelaje, agencias de relaciones públicas, o francamente abierta, como son las damas de compañía o los casos de esclavas sexuales detectadas en España y Colombia.  Probable, algunos de esos crímenes también están asociados al tráfico de drogas. Un  riesgo de la migración forzada donde las mujeres son muy vulnerables.

Precisamente, la desesperación de muchas venezolanas por resolver económicamente sus vidas y, algunas, la de sus hijos, su familia, e, inclusive de su pareja; las ha hecho fácil presa de ofertas salvadoras, casi mágicas, para salir del hueco económico si se van al exterior. El internet es un gran recurso para captarlas y hacer una buena cartera de incautas blancas y morenas. Carne preciada por los dotes físicos, la  sensualidad que ha hecho famosas a las venezolanas.

Otras, con menos penurias económicas pero deseosas de dinero, viajes, joyas, emigraron confiando en sus cuerpos, en ese “no sé qué” de muchas venezolanas y por el que son famosas algunas de sus connacionales. Decir venezolana puede ser un aval al presentarse en una agencia de modelaje, en un casting, ante alguien que tenga dinero bien habido o producto de la corrupción o narcotráfico.   Un buen cuerpo y una cara bonita siempre, donde sea, para lo que sea, ayuda.

El éxodo entre las más vulnerables

El asunto es que por penurias o ambición estas jóvenes caen en redes que las explotan, las convierte en chicas de las mafia y eso, como en las películas, puede tener sus ventajas pero, al final, no.  El crimen no paga.

Junto a las decenas de miles de profesionales universitarias venezolanas que han emigrado, a talentos de todo tipo, van ellas, las que pudieran verse como que tienen todo para triunfar y algunas lo hacen pero otras la pasan negra y las más desafortunadas, las dejan frías para siempre.

A eso sigue el dolor y vergüenza de sus familias, muchas de las cuales ignoraban la fuente de las remesas que la exitosa hija les enviaba o la sospechaban y nunca quisieron ver más allá de las fotos en las redes.

Esta dramática situación de un grupo de venezolanas en el exterior es una consecuencia del éxodo de siempre pero que al emigrar las más débiles en formación intelectual y profesional, las que tienen menos recursos económicos, aumenta la vulnerabilidad de las venezolanas migrantes.

Junto a la esperada vigilancia de las autoridades del país donde llegan estas mujeres sería hermoso y necesario que venezolanas con más habilidades sociales y recursos económicos constituyeran ONGs para proteger a sus paisanas de las garras de las mafias sexuales o tratar de rescatar a las que ya son víctimas.  Sea lo que sea, hay que hacer algo para evitar que las sigan matando.

 

Lee también:

 

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 17 NOVIEMBRE, 2019 05:15

La ebullición y la no-política

Bienvenida “no-política” no te podemos juzgar, más bien tratar de comprenderte.

OPINIÓN · 16 NOVIEMBRE, 2019 05:32

El síndrome de la gasolina socialista

No siempre los objetivos prometidos bajo una arenga política, pronunciada a espaldas de realidades suficientemente enfocadas y determinadas, terminan siendo debidamente acometidos. Posiblemente así sucede, por causa de una diversidad de razones que, en momentos de aguda disparidad estructural, se tornan tan esquivos como desordenados en su comprensión. Más aún, en su instrumentación. Sobre todo, […]

OPINIÓN · 16 NOVIEMBRE, 2019 05:29

Tragedia en el parque y afuera

Hace como dos años murieron en el club Los Cotorros de Caracas cerca de 20 jóvenes y hubo decenas de lesionados al incendiarse el local. En aquel entonces, la negligencia de los propietarios, los organizadores del evento y de las autoridades que les correspondía permisos y supervisión quedó en evidencia. Durante un reciente concierto juvenil […]

OPINIÓN · 15 NOVIEMBRE, 2019 05:53

Maduro militariza aún más labores de seguridad ciudadana

Maduro y su cúpula, militarizan cada vez más las labores de seguridad ciudadana. Es decir, en contravía a la Constitución y la Ley de Policía Nacional