OPINIÓN · 2 ENERO, 2023 05:30

La sal y el estrés

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El pernil, la ensalada de gallina y las hallacas, constituyen una de las comidas más saladas que probablemente se consumen durante todo el año. Agregue a esto los pasapalos que se degustan durante el período festivo y hará que los niveles de sal terminen mucho más elevados de lo que se recomienda para la ingesta de alimentos.

Es bien sabido que a medida que aumentan los niveles de sal en el organismo, también lo hace la presión arterial, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. Pero recientemente, los científicos consideran que la sal también podría tener un efecto sobre el comportamiento. En particular, están comenzando a descifrar cómo se relaciona con el aumento del estrés.

Este efecto ha sido poco explorado, ya que el impacto de la sal es un tema difícil de experimentar en los humanos. Con el tiempo la sal puede aumentar la presión arterial de forma aguda, pudiendo afectar directamente la salud de los participantes. Esto plantea un problema ético para los investigadores. Por otro lado, hacerle seguimiento a la ingesta de sal a las personas es difícil, incluso en condiciones controladas, debido a lo extendido que está su uso en la comida.

Por tanto, los investigadores han estado realizando experimentos con ratones. Son muy similares a los humanos en términos de anatomía, fisiología y genética, y la forma en que ambas especies responden al estrés se rige por factores que pueden incluir la dieta. Los ratones tampoco suelen comer mucha sal, lo que facilita estudiar su impacto sobre ellos.

Para investigar el vínculo entre la ingesta de sal y el estrés, los científicos alimentaron a ratones machos, algunos durante dos semanas, otros hasta ocho semanas, con una dieta rica en sal, que contenía una proporción similar a la ingesta típica de los humanos. Cuando los investigadores analizaron las muestras de sangre de los ratones, encontraron que los niveles de cortisol, la hormona del estrés, eran siempre más elevados en los que seguían una dieta alta en sal en comparación con los ratones del grupo de control, que consumían bajos niveles, tanto en estado de reposo como después de ser inmovilizado en un tubo de plexiglás para inducir tensión. La respuesta al estrés se amplificó, explican los investigadores, “la condición de estrés se activó un poco más”.

En el estudio, los investigadores también tomaron muestras de tejido de algunos ratones después de sacrificarlos y encontraron una mayor actividad de los genes que producen las proteínas en el cerebro, responsables de la respuesta al estrés. Es interesante notar que estos efectos están presentes después de una exposición de dos semanas a una dieta alta en sal.

La forma en que los diferentes factores estresantes interactúan entre sí y se combinan es particularmente interesante, porque los humanos también suelen estar expuestos a múltiples factores estresantes. Entonces, es posible que algo similar pueda estar sucediendo en el organismo. 

Durante los próximos años, los científicos planean establecer colaboraciones de investigación con neurólogos para observar y registrar cómo el aumento de la ingesta de sal y los niveles de estrés, podrían manifestarse con un comportamiento agresivo o similar a la ansiedad. Otros equipos de investigación están examinando si el consumo de sal afecta un fenómeno conocido como “miedo contextual”. Esto ocurre cuando un entorno inofensivo se asocia con estímulos que inducen al miedo. Se considera un síntoma característico de los trastornos relacionados con la ansiedad.

En el caso de los estudios realizados con ratones, estos se paralizan de miedo cuando se exponen al mismo contexto en el que ocurrió algo amenazante. En la investigación, que está por publicarse, se condicionaron ratones machos y hembras en una cámara que contenía un fondo estampado, un aroma a base de etanol y luz, además recibieron descargas eléctricas leves en un piso de rejillas de acero inoxidable. Cuatro semanas después de la exposición, descubrieron que una dieta rica en sal aumentaba la respuesta de miedo generalizado.

Aunque estos dos estudios mejoran la comprensión de los efectos de una dieta alta en sal en el cerebro, se debe tener precaución al extrapolar los resultados en los humanos. Hay diferencias en cómo los animales y los humanos absorben, usan y metabolizan la sal. La investigación del comportamiento aún está en pañales en lo que respecta al consumo excesivo de sal, pero están trabajando para mejorar y expandir sus experimentos con el objeto de comprender el comportamiento de los ratones durante períodos más largos de tiempo. Y aunque los hallazgos no se pueden relacionar directamente a los humanos, podría alertar a las personas para que sean un poco más conscientes de su consumo de sal, tanto en su vida diaria como en épocas de comilonas durante las fiestas de fin de año.

Actualmente, la mayoría de los consumidores prestan más atención al contenido de calorías y azúcar cuando se les sirve un banquete en una mesa, pero la cantidad de sal añadida pasa desapercibida en el consumo. Todo eso podría cambiar si se descubre el impacto que tiene el consumo excesivo de sal sobre el estado de ánimo y su repercusión en las emociones.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Pueden los edulcorantes hacernos más ansiosos?

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

Comienza un nuevo año con la violencia como protagonista en una guerra que se sigue extendiendo en Ucrania; en la agresión a docentes y jubilados en las calles; en las series más vistos en todas las plataformas; en los videojuegos de mayor aceptación; en la información más viral en las redes sociales. Los centros educativos […]

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

Hay un modo de hacer política que, al final del camino, solo trae como resultado la profundización de los males que se pretendían corregir. Es un camino que generalmente utilizan las fuerzas políticas extremas para golpear con saña, maximizar el descontento y, además, no ofrecer una agenda constructiva para desplazar a la casta gobernante de […]

OPINIÓN · 24 ENERO, 2023 05:40

Todo cambió para peor

Los gobiernos autoritarios, en cualquier parte del mundo, tienden a trazar medidas inspiradas en la mentira, el resentimiento, la impudicia y en la deshonra. De ahí que sus praxis de gobierno apuntan a anquilosarse en el poder. Sin medida de las consecuencias que tan improcedente necedad contrae en el corto y mediano plazo. A decir […]

OPINIÓN · 23 ENERO, 2023 05:44

¿Petroleras conspiraron para difundir dudas sobre el cambio climático?

El pasado miércoles Antonio Guterres, Secretario general de la ONU, condenó durante un discurso en el Foro Económico Mundial en Davos a los gigantes de los combustibles fósiles, por ignorar su propia ciencia climática. Acusó a la industria del petróleo y el gas de expandir irresponsablemente la producción, a pesar de saber «muy bien» que […]

OPINIÓN · 23 ENERO, 2023

La sal y el estrés

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

El pernil, la ensalada de gallina y las hallacas, constituyen una de las comidas más saladas que probablemente se consumen durante todo el año. Agregue a esto los pasapalos que se degustan durante el período festivo y hará que los niveles de sal terminen mucho más elevados de lo que se recomienda para la ingesta de alimentos.

Es bien sabido que a medida que aumentan los niveles de sal en el organismo, también lo hace la presión arterial, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. Pero recientemente, los científicos consideran que la sal también podría tener un efecto sobre el comportamiento. En particular, están comenzando a descifrar cómo se relaciona con el aumento del estrés.

Este efecto ha sido poco explorado, ya que el impacto de la sal es un tema difícil de experimentar en los humanos. Con el tiempo la sal puede aumentar la presión arterial de forma aguda, pudiendo afectar directamente la salud de los participantes. Esto plantea un problema ético para los investigadores. Por otro lado, hacerle seguimiento a la ingesta de sal a las personas es difícil, incluso en condiciones controladas, debido a lo extendido que está su uso en la comida.

Por tanto, los investigadores han estado realizando experimentos con ratones. Son muy similares a los humanos en términos de anatomía, fisiología y genética, y la forma en que ambas especies responden al estrés se rige por factores que pueden incluir la dieta. Los ratones tampoco suelen comer mucha sal, lo que facilita estudiar su impacto sobre ellos.

Para investigar el vínculo entre la ingesta de sal y el estrés, los científicos alimentaron a ratones machos, algunos durante dos semanas, otros hasta ocho semanas, con una dieta rica en sal, que contenía una proporción similar a la ingesta típica de los humanos. Cuando los investigadores analizaron las muestras de sangre de los ratones, encontraron que los niveles de cortisol, la hormona del estrés, eran siempre más elevados en los que seguían una dieta alta en sal en comparación con los ratones del grupo de control, que consumían bajos niveles, tanto en estado de reposo como después de ser inmovilizado en un tubo de plexiglás para inducir tensión. La respuesta al estrés se amplificó, explican los investigadores, “la condición de estrés se activó un poco más”.

En el estudio, los investigadores también tomaron muestras de tejido de algunos ratones después de sacrificarlos y encontraron una mayor actividad de los genes que producen las proteínas en el cerebro, responsables de la respuesta al estrés. Es interesante notar que estos efectos están presentes después de una exposición de dos semanas a una dieta alta en sal.

La forma en que los diferentes factores estresantes interactúan entre sí y se combinan es particularmente interesante, porque los humanos también suelen estar expuestos a múltiples factores estresantes. Entonces, es posible que algo similar pueda estar sucediendo en el organismo. 

Durante los próximos años, los científicos planean establecer colaboraciones de investigación con neurólogos para observar y registrar cómo el aumento de la ingesta de sal y los niveles de estrés, podrían manifestarse con un comportamiento agresivo o similar a la ansiedad. Otros equipos de investigación están examinando si el consumo de sal afecta un fenómeno conocido como “miedo contextual”. Esto ocurre cuando un entorno inofensivo se asocia con estímulos que inducen al miedo. Se considera un síntoma característico de los trastornos relacionados con la ansiedad.

En el caso de los estudios realizados con ratones, estos se paralizan de miedo cuando se exponen al mismo contexto en el que ocurrió algo amenazante. En la investigación, que está por publicarse, se condicionaron ratones machos y hembras en una cámara que contenía un fondo estampado, un aroma a base de etanol y luz, además recibieron descargas eléctricas leves en un piso de rejillas de acero inoxidable. Cuatro semanas después de la exposición, descubrieron que una dieta rica en sal aumentaba la respuesta de miedo generalizado.

Aunque estos dos estudios mejoran la comprensión de los efectos de una dieta alta en sal en el cerebro, se debe tener precaución al extrapolar los resultados en los humanos. Hay diferencias en cómo los animales y los humanos absorben, usan y metabolizan la sal. La investigación del comportamiento aún está en pañales en lo que respecta al consumo excesivo de sal, pero están trabajando para mejorar y expandir sus experimentos con el objeto de comprender el comportamiento de los ratones durante períodos más largos de tiempo. Y aunque los hallazgos no se pueden relacionar directamente a los humanos, podría alertar a las personas para que sean un poco más conscientes de su consumo de sal, tanto en su vida diaria como en épocas de comilonas durante las fiestas de fin de año.

Actualmente, la mayoría de los consumidores prestan más atención al contenido de calorías y azúcar cuando se les sirve un banquete en una mesa, pero la cantidad de sal añadida pasa desapercibida en el consumo. Todo eso podría cambiar si se descubre el impacto que tiene el consumo excesivo de sal sobre el estado de ánimo y su repercusión en las emociones.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Pueden los edulcorantes hacernos más ansiosos?

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 26 ENERO, 2023 05:35

Educar para la paz y la no violencia

OPINIÓN · 25 ENERO, 2023 05:50

Política de la confrontación

OPINIÓN · 24 ENERO, 2023 05:40

Todo cambió para peor