OPINIÓN · 21 ENERO, 2023 05:36

Despecho, antes y ahora

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Comenzando el 2023 el mundo digital en el que vivimos ha sido sacudido por un tsunami pasional.

Una canción de despecho entre una cantante y un futbolista nos ha distraído de los costos de la inflación, el desempleo, las deudas, el desorden climático, la pandemia, la guerra cada vez más cruenta, las decenas de conflictos políticos en el mundo.

No voy a pecar de insensible y diré algo sobre lo que pareciera mover a la pareja en discordia: el despecho.


El despecho cantado

Despecho es, como su nombre lo indica, perder el pecho, la teta. Sentir despecho es reproducir los momentos del destete y su mezcla de repugnantes sentimientos de rabia, tristeza, miedo por el sentimiento de abandono que nos ha producido la madre. Conste que esto no es una especulación psicoanalítica -aunque parezca- es más bien un ejercicio semántico para entender el origen del término y porqué nos duele tanto. Una forma de aliviar el dolor es cantando.

Si hay algún sentimiento que atraviesa transversalmente el cancionero (y el sentir romántico) hispano, y por tanto, el latinoamericano, ese es el despecho. Basta oír boleros, el más profundo y sentido de los ritmos populares, para saberlo.

Las letras de boleros y de baladas clásicas cantan al dolor, tristeza, añoranza, a una cierta rabia y deseos de venganza. En boleros caribeños y rancheros se siente el grito pausado que caracteriza a ese género. Un grito, un llanto ante el abandono en el que nos ha dejado quien hemos amado eróticamente.

Un monstruo sentimental

El despecho se produce cuando un ser querido, al que estamos atados afectiva y eróticamente, nos dice: `ya no más, vete de mí´ o lo que es peor, nos lo hace saber a través de la desaparición, el silencio, de un golpe moral cuando nos enteramos que está o «tiene» a otra persona.

Cuando la persona amada nos abandona o nos hace una cosa que afecta la relación quedamos con el pecho desgarrado -en una primera etapa-, los ojos llorosos, la mente obcecada -él o ella no se nos quita de la cabeza- hasta que la boca empieza a tener sed de venganza. Entonces, hemos pasado a una segunda etapa.

El despecho produce un sentimiento bipolar: te odio y te quiero. El amor perdido es deseado. La venganza ayuda a salir de aquel conflicto. Aquello de `un clavo saca a otro clavo´ puede funcionar como cierre de aquella ingrata, dolorosa experiencia del abandono. El despecho moderno se canta a ritmo de bolero. El clásico fue en la ópera.

Entre las estrategias que la cultura popular nos ofrece para salir del despecho hay una clásica: llorar hasta casi ahogarnos en llanto y, de repente, empezar a nadar hasta la orilla del olvido. (Escribir esta frase me revela que el tema tiene un toque cursi, como mucho de lo que tiene que ver con el amor).

El llanto como alivio del despecho, clásicamente, ha sido una respuesta femenina. Ellas lloran sin mayor dificultad y se liberan. No así los hombres. Ellos tienen dificultad para llorar por aquello de los patrones machistas, y acuden al alcohol u otra droga para liberarse. Entonces, borracho, sí vale; como para casi todo lo que se tienen reprimido.

Hombres y mujeres creen que la liberación del despecho será definitiva cuando puedan venganza. El más extremo desquite lo produce la muerte de quien ha traicionado. Ellas, pueden dejarlo como un oscuro deseo pero algunos de ellos, por mostrarse decididos, por machos, las matan y entonces, el despecho pierde el encanto que tiene.

El despecho contemporáneo se canta en reguetón

Muchas lágrimas de llantos femeninos y masculinos han corrido en este mundo ante el despecho y según las letras de muchas canciones de reguetón, ya basta. Y no por razones políticas, ni de derechos humanos, sino con acciones prácticas, que tienen que ver con dinero.

Según la fórmula contemporánea del amor -a la que se refiere la cantante que origina un tsunami en las redes-, comienza por no enamorarse. Cojamos, follemos, tiremos, jodamos, como queramos decirlo, y negociemos (económicamente), si queremos más.

El reguetón canta el orgullo varonil de hacer sentir a las mujeres como perras sedientas de sexo y como buenas perras no tienen que reclamar. Pero resulta que ellas han cambiado, han crecido, se han fortalecido y no solo de sexo viven las mujeres. Ahora, como antes, ellas tienen afán de dinero, según las crudas letras del ritmo de moda.

El juego es entre dos equipos

La canción que ha removido al mundo recientemente pareciera que ha impactado más a las mujeres que las movilizaciones y luchas feministas durante años. Muchas mujeres en las redes hacen de la cantante la heroína del feminismo, la más clara expresión de la recién adquirida fuerza femenina. Le rinden respeto, aunque algunas le critiquen por estar lavando los trapos sucios al aire libre cuando se deben lavar en casa.

Los hombres no quieren dejarse meter gol y denuncian a la cantante, se burlan de ella. En el clásico lenguaje del reguetón la consideran “loba herida” y denuncian su oportunismo al querer sacarle provecho a la situación ganando más dinero. Obvian que el futbolista puede estar en lo mismo.

Algunas personas expresan su preocupación por el daño que la cantante y el futbolista le están causando a sus hijos al ventilar su conflicto públicamente. Esas personas olvidan que los personajes famosos poco diferencian entre sus asuntos públicos y los privados. Personajes famosos disfrutan (y le sacan provecho económico) haciendo público lo privado. Con ello, algunos de sus hijos se traumatizan, otros, no. Igual que los hijos de cualquier vecino.

La canción por el despecho de la cantante denunciante se hace un himno femenino. De fondo, el sonido de la batería y del teclado electrónico. Las mujeres sienten como si la tragedia cantada fuese la suya. La venganza se plasma.

En materia de despecho, pervive lo clásico

En paralelo al canto al despecho al ritmo de reguetón pervive lo clásico, el llanto por el amor perdido en ritmo de boleros.

Para quienes disfrutan con el morbo que produce el sufrir de amor, o no lo conocen, va un bolero que canta al despecho, el bien llamado mal de amor. Pulsen este link de Maria Luisa Landin con su Amor Perdido. Ojalá lo disfruten y se imaginen lo que es amor del bueno.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Hacia el (lejano) fin del machismo

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 4 FEBRERO, 2023 05:43

Palabra santa

El papa Francisco ha hablado sobre un tema muy importante. La verdad es que los Papas suelen valerse de los tabúes de la iglesia para hablar poco sobre temas terráqueos, prefieren los celestiales. El actual Papa tiene la peculiaridad de tratar temas que sus antecesores, inclusive, el recién fallecido Pontífice paralelo, han preferido omitir, como […]

OPINIÓN · 3 FEBRERO, 2023 05:10

Capitalizar las riquezas naturales

En la entrega pasada, hablamos sobre la posibilidad de que Venezuela se erija a futuro como un país líder energético en la región. Esto, apalancado en las inmensas reservas de petróleo, gas y minerales que tenemos. Tan solo en yacimientos minerales, incluyendo petróleo y gas, en el subsuelo de Venezuela, reposan reservas naturales certificadas, que […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil

Un gobierno que militarizó la gestión pública y asume a Venezuela como un cuartel, le incomoda la acción autónoma de instituciones y ciudadanos. Su filosofía es controlar y ahogar la libertad. Se empeña en garantizar obediencia a toda costa. Se pretende modelar gente que adule a quienes están en el poder o que por lo […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Adolescencia de retos

Recientemente visitamos un centro educativo en Caracas donde todas las semanas la convivencia entre los estudiantes se afecta por algún nuevo reto en la plataforma TikTok. Darle un «lepe» a un compañero para que vaya pasando sucesivamente o bajar los pantalones de gimnasia a un compañero descuidado y dejarlo expuesto ante un grupo van generando […]

OPINIÓN · 21 ENERO, 2023

Despecho, antes y ahora

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Comenzando el 2023 el mundo digital en el que vivimos ha sido sacudido por un tsunami pasional.

Una canción de despecho entre una cantante y un futbolista nos ha distraído de los costos de la inflación, el desempleo, las deudas, el desorden climático, la pandemia, la guerra cada vez más cruenta, las decenas de conflictos políticos en el mundo.

No voy a pecar de insensible y diré algo sobre lo que pareciera mover a la pareja en discordia: el despecho.


El despecho cantado

Despecho es, como su nombre lo indica, perder el pecho, la teta. Sentir despecho es reproducir los momentos del destete y su mezcla de repugnantes sentimientos de rabia, tristeza, miedo por el sentimiento de abandono que nos ha producido la madre. Conste que esto no es una especulación psicoanalítica -aunque parezca- es más bien un ejercicio semántico para entender el origen del término y porqué nos duele tanto. Una forma de aliviar el dolor es cantando.

Si hay algún sentimiento que atraviesa transversalmente el cancionero (y el sentir romántico) hispano, y por tanto, el latinoamericano, ese es el despecho. Basta oír boleros, el más profundo y sentido de los ritmos populares, para saberlo.

Las letras de boleros y de baladas clásicas cantan al dolor, tristeza, añoranza, a una cierta rabia y deseos de venganza. En boleros caribeños y rancheros se siente el grito pausado que caracteriza a ese género. Un grito, un llanto ante el abandono en el que nos ha dejado quien hemos amado eróticamente.

Un monstruo sentimental

El despecho se produce cuando un ser querido, al que estamos atados afectiva y eróticamente, nos dice: `ya no más, vete de mí´ o lo que es peor, nos lo hace saber a través de la desaparición, el silencio, de un golpe moral cuando nos enteramos que está o «tiene» a otra persona.

Cuando la persona amada nos abandona o nos hace una cosa que afecta la relación quedamos con el pecho desgarrado -en una primera etapa-, los ojos llorosos, la mente obcecada -él o ella no se nos quita de la cabeza- hasta que la boca empieza a tener sed de venganza. Entonces, hemos pasado a una segunda etapa.

El despecho produce un sentimiento bipolar: te odio y te quiero. El amor perdido es deseado. La venganza ayuda a salir de aquel conflicto. Aquello de `un clavo saca a otro clavo´ puede funcionar como cierre de aquella ingrata, dolorosa experiencia del abandono. El despecho moderno se canta a ritmo de bolero. El clásico fue en la ópera.

Entre las estrategias que la cultura popular nos ofrece para salir del despecho hay una clásica: llorar hasta casi ahogarnos en llanto y, de repente, empezar a nadar hasta la orilla del olvido. (Escribir esta frase me revela que el tema tiene un toque cursi, como mucho de lo que tiene que ver con el amor).

El llanto como alivio del despecho, clásicamente, ha sido una respuesta femenina. Ellas lloran sin mayor dificultad y se liberan. No así los hombres. Ellos tienen dificultad para llorar por aquello de los patrones machistas, y acuden al alcohol u otra droga para liberarse. Entonces, borracho, sí vale; como para casi todo lo que se tienen reprimido.

Hombres y mujeres creen que la liberación del despecho será definitiva cuando puedan venganza. El más extremo desquite lo produce la muerte de quien ha traicionado. Ellas, pueden dejarlo como un oscuro deseo pero algunos de ellos, por mostrarse decididos, por machos, las matan y entonces, el despecho pierde el encanto que tiene.

El despecho contemporáneo se canta en reguetón

Muchas lágrimas de llantos femeninos y masculinos han corrido en este mundo ante el despecho y según las letras de muchas canciones de reguetón, ya basta. Y no por razones políticas, ni de derechos humanos, sino con acciones prácticas, que tienen que ver con dinero.

Según la fórmula contemporánea del amor -a la que se refiere la cantante que origina un tsunami en las redes-, comienza por no enamorarse. Cojamos, follemos, tiremos, jodamos, como queramos decirlo, y negociemos (económicamente), si queremos más.

El reguetón canta el orgullo varonil de hacer sentir a las mujeres como perras sedientas de sexo y como buenas perras no tienen que reclamar. Pero resulta que ellas han cambiado, han crecido, se han fortalecido y no solo de sexo viven las mujeres. Ahora, como antes, ellas tienen afán de dinero, según las crudas letras del ritmo de moda.

El juego es entre dos equipos

La canción que ha removido al mundo recientemente pareciera que ha impactado más a las mujeres que las movilizaciones y luchas feministas durante años. Muchas mujeres en las redes hacen de la cantante la heroína del feminismo, la más clara expresión de la recién adquirida fuerza femenina. Le rinden respeto, aunque algunas le critiquen por estar lavando los trapos sucios al aire libre cuando se deben lavar en casa.

Los hombres no quieren dejarse meter gol y denuncian a la cantante, se burlan de ella. En el clásico lenguaje del reguetón la consideran “loba herida” y denuncian su oportunismo al querer sacarle provecho a la situación ganando más dinero. Obvian que el futbolista puede estar en lo mismo.

Algunas personas expresan su preocupación por el daño que la cantante y el futbolista le están causando a sus hijos al ventilar su conflicto públicamente. Esas personas olvidan que los personajes famosos poco diferencian entre sus asuntos públicos y los privados. Personajes famosos disfrutan (y le sacan provecho económico) haciendo público lo privado. Con ello, algunos de sus hijos se traumatizan, otros, no. Igual que los hijos de cualquier vecino.

La canción por el despecho de la cantante denunciante se hace un himno femenino. De fondo, el sonido de la batería y del teclado electrónico. Las mujeres sienten como si la tragedia cantada fuese la suya. La venganza se plasma.

En materia de despecho, pervive lo clásico

En paralelo al canto al despecho al ritmo de reguetón pervive lo clásico, el llanto por el amor perdido en ritmo de boleros.

Para quienes disfrutan con el morbo que produce el sufrir de amor, o no lo conocen, va un bolero que canta al despecho, el bien llamado mal de amor. Pulsen este link de Maria Luisa Landin con su Amor Perdido. Ojalá lo disfruten y se imaginen lo que es amor del bueno.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Hacia el (lejano) fin del machismo

¿Cómo valoras esta información?

6

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 4 FEBRERO, 2023 05:43

Palabra santa

OPINIÓN · 3 FEBRERO, 2023 05:10

Capitalizar las riquezas naturales

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil