OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista

Ver más de

Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El Mundial de fútbol ya irrumpió para ser el centro de atención durante unas semanas. Los cánticos y banderitas de los distintos países servirán para avivar preferencias y rivalidades.

Muchos de los niños ven a través de las pantallas a los jugadores de las barajitas del álbum que coleccionaron. Los padres comparten sus experiencias de cuando eran niños y sacan del armario la franela con el nombre de alguno de sus ídolos en un mundial pasado. Rescato ese espacio para reflexionar sobre el resquemor de por qué intereses económicos y políticos seleccionaron una sede donde la violación de los derechos humanos y la exclusión están normalizados.

Es importante que las familias puedan utilizar toda esa energía en el ambiente para motivar a los niños y niñas a moverse, y estar activos físicamente. Poner en movimiento todo el cuerpo y no solo los pulgares en el videojuego de la FIFA.

El sobre peso y la obesidad se han convertido en una de las variables que condicionan la salud de los niños y adolescentes en nuestros tiempos. Salir a la plaza, la cancha, el parque, el patio, el área común del condominio pueden convertirse en “súper estadios”.

La recreación constituye un derecho humano fundamental para el desarrollo pleno de la personalidad, aumentar las habilidades motoras, facilitar la salud y el buen sueño. Los niños de nuestras ciudades -condenados a desenvolverse en pequeños espacios- tienen dificultades para correr, saltar, trepar. Los patios de las escuelas tampoco ayudan en muchos casos, por los espacios reducidos.

Nuestras generaciones tenían la opción de jugar en la calle, donde con dos piedras se hacía una arquería y un pote de jugo se transformaba en balón. La inseguridad es otro elemento que limita la socialización infantil en distintos sectores sociales y geográficos.

Desarrollo moral aplicado

Fue en esas «caimaneras» donde aprendimos de las normas y las implicaciones de no respetarlas. Los primeros juegos reglados, establecer acuerdos, respetarlos y la irrupción de la trampa. La experiencia grupal, de trabajar en equipo o  las implicaciones de cada uno patear por su lado. El valor de la constancia, la disciplina, de practicar para lograr un mejor rendimiento.

Atesoramos en nuestra memoria ese primer juego, el estreno del uniforme, los implementos. Los recuerdos son gratos en tanto haya sido una experiencia espontánea y placentera. Cuando se trata de una imposición de los adultos, una práctica forzada, a disgusto, los recuerdos pueden ser traumáticos.

La práctica deportiva se puede convertir en una tortura cuando los padres intervienen arengando a sus hijos, gritándoles con molestia cuando no lo hacen bien,  despotricando del jugador responsable de que estén perdiendo, pidiendo al entrenador que lo saque. La grada se vuelve en una demostración de todo lo que no se debe hacer.

Bien sea en torneos colegiales o ligas infantiles, rápido se olvida que “lo importante no es ganar sino competir”. El aprender a manejar la frustración, a perder, aceptar la derrota -propios del deporte- se pueden convertir en un carga pesada si la intervención de las familias no es la adecuada.

Ni hablar de los métodos utilizados por entrenadores que tienen tatuado en el ADN la idea de que las estrellas se forjan con “sangre, sudor y lágrimas” y para ello se valen de humillaciones, extralimitaciones y maltratos físicos y humillantes en no pocos casos.

Tal como señala Óscar Misle de Cecodap: «Hay un trato que muchas veces es humillante para el niño y para el grupo. Un tema que deja mucha tela que cortar, mucho de qué hablar y mucho que sensibilizar, para que los padres y las familias, los centros educativos y deportivos, tomen consciencia de lo que implica y de la huella que puede dejar en ese niño esa experiencia frustrante, sentirse fracasados porque no pudieron cumplir con las exigencias de los adultos«.

Deporte tiene que ser para los niños sinónimo de sentirse bien, a gusto y nunca sentirse agredidos y maltratados.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor:  Apostando a las nuevas generaciones

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 8 DICIEMBRE, 2022 05:30

Al rescate de la generación Alfa

Los hijos de los millennials son los niños con el plus en las habilidades digitales. “Sea usted de la generación X, millennial o afortunado zeta. Da igual. Nunca será nada por mucho tiempo. Viejo, siempre a punto de caducar como un yogur. Ese y no otro es el espíritu de nuestra época” Karelia Vásquez, especialista […]

OPINIÓN · 7 DICIEMBRE, 2022 05:30

Un hijo de inmigrantes conmociona la tradición política británica

El origen étnico, la juventud y la fortuna de Rishi Sunak, nuevo Primer Ministro del Reino Unido, sacuden los cimientos de la política británica. Este líder del Partido Conservador recibió el aval de 100 parlamentarios para asumir el cargo en esta democracia parlamentaria, asediada por una crisis económica y un desgaste derivado de la renuncia […]

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

Mientras los procesos de formación universitaria sigan acumulando procesos de enseñanza-aprendizaje en forma de datos inertes, los resultados serán profesionales apáticos. Por consiguiente, profesionales sin mayor observancia de problemas del desarrollo, con actitudes empobrecidas ante las necesidades que crea la complejidad de las realidades. Además, actitudes siempre escurridizas de la atención que requiere el desencuentro […]

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?

Todas las especies son transitorias, pueden extinguirse, generar otras nuevas o transformarse con el tiempo debido a las mutaciones y los cambios ambientales. Entonces ¿qué se podría esperar de una especie al evolucionar en la Tierra durante un millón de años? En ese momento, los continentes tendrán un aspecto similar al actual y el Sol […]

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022

Aprovechando la fiebre mundialista

Texto por Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav

El Mundial de fútbol ya irrumpió para ser el centro de atención durante unas semanas. Los cánticos y banderitas de los distintos países servirán para avivar preferencias y rivalidades.

Muchos de los niños ven a través de las pantallas a los jugadores de las barajitas del álbum que coleccionaron. Los padres comparten sus experiencias de cuando eran niños y sacan del armario la franela con el nombre de alguno de sus ídolos en un mundial pasado. Rescato ese espacio para reflexionar sobre el resquemor de por qué intereses económicos y políticos seleccionaron una sede donde la violación de los derechos humanos y la exclusión están normalizados.

Es importante que las familias puedan utilizar toda esa energía en el ambiente para motivar a los niños y niñas a moverse, y estar activos físicamente. Poner en movimiento todo el cuerpo y no solo los pulgares en el videojuego de la FIFA.

El sobre peso y la obesidad se han convertido en una de las variables que condicionan la salud de los niños y adolescentes en nuestros tiempos. Salir a la plaza, la cancha, el parque, el patio, el área común del condominio pueden convertirse en “súper estadios”.

La recreación constituye un derecho humano fundamental para el desarrollo pleno de la personalidad, aumentar las habilidades motoras, facilitar la salud y el buen sueño. Los niños de nuestras ciudades -condenados a desenvolverse en pequeños espacios- tienen dificultades para correr, saltar, trepar. Los patios de las escuelas tampoco ayudan en muchos casos, por los espacios reducidos.

Nuestras generaciones tenían la opción de jugar en la calle, donde con dos piedras se hacía una arquería y un pote de jugo se transformaba en balón. La inseguridad es otro elemento que limita la socialización infantil en distintos sectores sociales y geográficos.

Desarrollo moral aplicado

Fue en esas «caimaneras» donde aprendimos de las normas y las implicaciones de no respetarlas. Los primeros juegos reglados, establecer acuerdos, respetarlos y la irrupción de la trampa. La experiencia grupal, de trabajar en equipo o  las implicaciones de cada uno patear por su lado. El valor de la constancia, la disciplina, de practicar para lograr un mejor rendimiento.

Atesoramos en nuestra memoria ese primer juego, el estreno del uniforme, los implementos. Los recuerdos son gratos en tanto haya sido una experiencia espontánea y placentera. Cuando se trata de una imposición de los adultos, una práctica forzada, a disgusto, los recuerdos pueden ser traumáticos.

La práctica deportiva se puede convertir en una tortura cuando los padres intervienen arengando a sus hijos, gritándoles con molestia cuando no lo hacen bien,  despotricando del jugador responsable de que estén perdiendo, pidiendo al entrenador que lo saque. La grada se vuelve en una demostración de todo lo que no se debe hacer.

Bien sea en torneos colegiales o ligas infantiles, rápido se olvida que “lo importante no es ganar sino competir”. El aprender a manejar la frustración, a perder, aceptar la derrota -propios del deporte- se pueden convertir en un carga pesada si la intervención de las familias no es la adecuada.

Ni hablar de los métodos utilizados por entrenadores que tienen tatuado en el ADN la idea de que las estrellas se forjan con “sangre, sudor y lágrimas” y para ello se valen de humillaciones, extralimitaciones y maltratos físicos y humillantes en no pocos casos.

Tal como señala Óscar Misle de Cecodap: «Hay un trato que muchas veces es humillante para el niño y para el grupo. Un tema que deja mucha tela que cortar, mucho de qué hablar y mucho que sensibilizar, para que los padres y las familias, los centros educativos y deportivos, tomen consciencia de lo que implica y de la huella que puede dejar en ese niño esa experiencia frustrante, sentirse fracasados porque no pudieron cumplir con las exigencias de los adultos«.

Deporte tiene que ser para los niños sinónimo de sentirse bien, a gusto y nunca sentirse agredidos y maltratados.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor:  Apostando a las nuevas generaciones

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 8 DICIEMBRE, 2022 05:30

Al rescate de la generación Alfa

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar