23 de enero - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 21 ENERO, 2020 05:47

23 de enero

Ver más de

Andrés Cañizalez | @infocracia

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Se cumple un año de la proclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Eso ocurrió el 23 de enero de 2019. Resultaba una fecha icónica, un 23 de enero pero de 1958 se vivió el día final de una dictadura y el nacimiento de un modelo democrático.

El 23 de enero de 1958 abrió paso a un sistema político que se conformó en torno a la conciliación. En su momento aquello resultaba atractivo. No sólo era la conformación de acuerdos políticos, sino también de instancias de coordinación con gremios empresariales y sindicatos. Simbolizado por el Pacto de Puntofijo, existía en aquel momento una genuina intención de sentar las bases de un modelo democrático. Tal como se entendía la democracia en aquel momento, basada en el voto.

Durante algunas décadas Venezuela fue un ejemplo de democracia en América Latina. Nuestro país tuvo testimonios de primera mano de lo que había sido la razzia militarista en Sudamérica. En Venezuela fueron acogidos perseguidos políticos de Chile, Argentina, Uruguay, Bolivia y Paraguay. Cuando en esos países imperaban regímenes militares y autoritarios, en Venezuela la gente votaba y el poder presidencial estaba acotado. No era para nada una democracia perfecta, pero se respiraban aires de libertad.

Existen amplios y diversos trabajos que ayudan a explicar lo que algunos estudiosos, entre ellos Tomás Straka, han pasado a llamar el proceso de desdemocratización de Venezuela. Es importante entender que en la vida sociopolítica se viven procesos.

El debilitamiento de la democracia venezolana se evidencia con claridad desde la década de 1980. La corrupción, la falta de apertura democrática en los partidos tradicionales, la ausencia de respuestas a la crisis del modelo rentista de la economía, la desconexión de las élites políticas y económicas del pueblo, entre otros tantos factores, ayudan a explicar lo que terminó siendo el suicidio del sistema bipartidista tras 40 años en el poder.

Muchos de los factores que destruyeron la naturaleza del sistema democrático de 1958, se han visto potenciados en la etapa de decadencia del chavismo, época que vivimos en la actualidad en Venezuela.

Tocará escribir también de por qué el chavismo fracasó de forma tan estruendosa. En su época de oro, Hugo Chávez tuvo control sobre todas las instituciones, tenía amplio respaldo popular y legitimidad interna e internacional.

Ahora sabemos por una de las viudas del poder, Rafael Ramírez, que la cifra que se dilapidó en aquellos años asciende a 700 mil millones de dólares. Para entender la magnitud de este desfalco al país, si se trasladan a cifras actuales las inversiones de Estados Unidos para reconstruir a Europa después de la II Guerra Mundial, estamos hablando de que el chavismo dilapidó el equivalente a 10 Planes Marshall.

Volvamos al 23 de enero

La irrupción de Juan Guaidó al proclamarse como presidente interino el 23 de enero de 2019 es una estrategia que se puede evaluar -un año después- con luces y sombras. Guaidó sigue siendo la principal referencia de liderazgo democrático para la mayoría de venezolanos, y aunque sin duda ha decaído la expectativa de que ocurrirá un cambio en el corto plazo, debe entenderse que estamos dentro de un proceso sociopolítico que aún no está acabado o concluido.

Maduro, aunque un año después esté en el poder, sigue luciendo insostenible en el largo plazo. Venezuela con Maduro en el poder es sencillamente inviable y su salida parece ser condición necesaria para que se desencadene una transición política y económica, una suerte de reconstrucción nacional en todos los ámbitos de la vida nacional.

Un año después de la proclamación de Guaidó, éste tendrá la ratificación de su legitimidad internacional con encuentros de alto nivel en Colombia y Europa. Ha quedado en claro que tal respaldo foráneo, por sí solo, no traerá el anhelado cambio. Sin embargo, sin ese respaldo claro del extranjero, tampoco habrá transición.

Así como el 23 de enero fue para millones de venezolanos una fecha icónica, porque ese día en 1958 se acabó una dictadura. Una nueva fecha símbolo, más temprano que tarde, será celebrada por quienes padecimos una nueva dictadura en el siglo XXI.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

 

Del mismo autor

El periodismo hecho por robots

 

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermin Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 19 FEBRERO, 2020 05:37

Muchos acuerdos y una discrepancia con Luis Ugalde

Sin los que son o fueron chavistas no habrá ni democracia ni reconstrucción

OPINIÓN · 19 FEBRERO, 2020 05:29

A quien pueda molestar

El feminismo surgió justamente para quitarnos la etiqueta de la feminidad como mandatoria.

OPINIÓN · 18 FEBRERO, 2020 05:15

Humanizar la crisis

Una sola historia nos puede ayudar a comprender cabalmente la magnitud de la crisis y el drama que nos envuelve como sociedad.

OPINIÓN · 17 FEBRERO, 2020 05:01

Una tortuga estupenda

En los pantanos, lagos y ríos del norte de Sudamérica, hace unos 10 millones de años, se desarrollaron batallas cotidianas de vida o muerte a escala épica. Los caimanes gigantes acechaban los humedales entre Venezuela y Colombia. Entre sus presas más formidables estaba el Stupendemys Geographicus, una tortuga colosal de agua dulce de la que […]