Saab a la CPI: Falsos mensajes en redes sociales buscan desprestigiar a Venezuela

LA HUMANIDAD · 6 MAYO, 2021 16:15

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, reiteró a la Corte Penal Internacional (CPI) su denuncia sobre el uso fraudulento de las redes sociales para la difusión de “falsos mensajes” que desprestigian a la administración de Nicolás Maduro.

A través de su cuenta en Twitter, indicó que este jueves 6 de mayo el Ministerio Público envió a la CPI un cuarto documento que amplía la información que ya habían entregado el 30 de abril.

El objetivo del escrito, dijo, es acreditar el “uso fraudulento” de las redes sociales a través de bots (robots) que “lanzan millones de falsos mensajes sobre Venezuela”.

Los bots son cuentas de redes sociales que se operan por completo por programas informáticos y están diseñados para generar publicaciones y/o interactuar con el contenido en una plataforma en particular, define la organización First Draf.

“En campañas de desinformación, los bots se pueden utilizar para dirigir la atención hacia narrativas engañosas… para crear la ilusión de una discusión pública”, explican.

Estrategia deshonrosa

De acuerdo a Saab, el fin último es generar “falsas tendencias adversas al Estado venezolano” y contra las personalidades señaladas como presuntos responsables de las denuncias hechas ante el CPI

“Con este nuevo informe advertimos que el uso fraudulento de las redes sociales se hace para influir indecorosamente en la Fiscalía de la CPI que deberá estar prevenida de esta falsa y deshonrosa estrategia”, escribió el funcionario en letras mayúsculas.

La publicación incluye las fotos de un documento que explica cómo llegaron a esta conclusión a través de un informe donde se hace “un riguroso y pormenorizado análisis de más de 70 millones de tweets”.

Señala el Ministerio Público que tras esta evaluación se constató la existencia de “una comunidad de personas, perfectamente comunicadas entre sí, con una clara intención de construir la apariencia de unos supuestos delitos de lesa humanidad” por los que se ha abierto la fase preliminar desde la Fiscalía de la CPI.