Racionamiento eléctrico afecta a hospitales y ambulatorios en el occidente de Venezuela

LA HUMANIDAD · 3 ABRIL, 2022 09:47

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Usuarios en redes sociales reportaron que distintos hospitales y ambulatorios del occidente de Venezuela se ven obligados a funcionar a oscuras por varias horas, debido al racionamiento eléctrico confirmado oficialmente por Néstor Reverol, ministro de Energía Eléctrica, el pasado 24 de marzo de 2022.

En los estados Táchira, Lara, Mérida y Zulia, centros médicos han tenido que adaptarse al Plan de Administración de Cargas (PAC). La suspensión es programada, según informó Corpoelec, pero habitantes de las entidades cuentan que en ocasiones la luz se va sin aviso alguno y pueden pasar hasta doce horas hasta que vuelve.

El problema ha afectado al Hospital Central de San Cristóbal, Hospital Chiquinquirá en Maracaibo y al Ambulatorio de Cabudare, según denunciaron algunos venezolanos. Sin embargo, los más perjudicados son los centros que se encuentran en las comunidades populares.  

«En Mérida, el hospital universitario tiene planta eléctrica, el IVSS igual, el Hugo Rafael en El Vigía también. La cosa se complica para las zonas rurales», aseguró Rigoberto Lobo, presidente de la ONG Promoción, Educación y Defensa en Derechos Humanos (Promedehum) a Efecto Cocuyo.

Así mismo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Hospitales (ENH) y Médicos por la Salud, durante el primer trimestre de 2022 los hospitales del país pasaron hasta 4 horas a la semana sin servicio eléctrico. Entre enero y febrero de 2022, el porcentaje de centros con planta instalada, pero no operativa, fue de 8 %.

 

Fluctuaciones en Caracas

La capital de Venezuela no está exenta de apagones y fluctuaciones constantes. Para el 23 de marzo, Monitor Salud denunció que varios médicos del Hospital General Dr. José Ignacio Baldó (hospital El Agodonal) tuvieron que culminar una intervención ginecológica con las linternas de los celulares como fuentes de luz, debido a un apagón. 

El 24 de marzo, la organización indicó que una serie de fallas de energía en el Oncológico Luis Razetti, ubicado en Cotiza, Caracas, pudieron haber causado la muerte de un niño que se encontraba en la sala de operaciones. 

Un río en sequía y cinco estados sin luz: ¿cuáles son los motivos del racionamiento eléctrico en Venezuela?

«La luz llegó al Oncológico Luis Razetti a las 10 a.m, pero se volvió a ir. En ese momento había un paciente infantil en el quirófano. Prender la planta demora alrededor de 40 minutos. Desde #MonitorSalud denunciamos que el paciente pudo haber sufrido un paro y morir», publicó la ONG en su perfil oficial de Twitter. 

De acuerdo con el Comité de Víctimas por los Apagones, en 2021 se produjeron 178.227 cortes eléctricos en Venezuela y para febrero de 2022 ya iban 4.850 interrupciones.

Desde el apagón masivo ocurrido en marzo de 2019 debido a una falla en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, el sistema eléctrico de Venezuela ha presentado recurrentes deficiencias que demuestran el precario estado en el que se encuentra. Hasta 2020, los más perjudicados fueron los estados del interior del país. No obstante, los bajones ahora ocurren en Caracas con regularidad. 

Las consecuencias 

Según la Encuesta Nacional de Hospitales (EHN), por lo menos 223 personas han muerto en Venezuela debido a fallas eléctricas, en solo tres años. 

«Para el año 2019, el total de fallecidos atribuibles a los cortes de energía en Venezuela fue de 17 personas. Para 2020, fue de 75 y para el cierre de 2021 fue de 141», indica el estudio. 

Durante 2021, el Observatorio Venezolano de Servicios Público (Ovcs) documentó 2.066 protestas por servicios básicos, de las cuales 587 fueron en rechazo a los constantes y prolongados cortes de electricidad.

Por otro lado, un estudio realizado por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP) en doce ciudades venezolanas señaló que, en los dos primeros meses del año, 51,4 % de los encuestados valoró de forma negativa al servicio eléctrico.

«Un hospital sometido a cortes de luz pone en peligro a pacientes dependientes de asistencia respiratoria, por ejemplo, o limita la movilidad de los pacientes y el personal por las áreas del hospital en el caso, por ejemplo, de que los ascensores dejen de funcionar. ¿Cómo se traslada un paciente que requiere una intervención quirúrgica de emergencia hasta el quirófano cuando el ascensor no funciona?», señala el reporte de EHN sobre la problemática, que se mantiene sin solución estatal.