«El gobierno condena a morir de hambre a 5 millones de venezolanos», denuncian jubilados y pensionados

LA HUMANIDAD · 18 FEBRERO, 2022 11:01

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las protestas de jubilados y pensionados en Venezuela siguen organizándose con más frecuencia mientras el Estado permanece en silencio. Son al menos cinco millones de personas de la tercera edad que perciben un ingreso mensual de 7 bolívares, equivalentes a poco más de un dólar al cambio, según denunció Luis Cano, presidente del Frente en Defensa de los Jubilados y Pensionados del país. 

«Tenemos toda validez de protestar, pero por desgracia no hay respuesta. Ni del Estado, la oposición o las empresas. El gobierno condena a cinco millones de venezolanos a que se mueran de hambre, cuando deberíamos de morirnos de viejos. Cerrando nuestro ciclo de vida como debe ser: con calidad que hoy no tenemos. Nos condena a un completo exterminio», expresó Cano. 

De Petróleos de Venezuela (Pdvsa), una de las empresas estatales más grandes del territorio nacional, hay un estimado de 32.000 jubilados que exigen el pago del Fondo de Pensiones de la compañía, de acuerdo con las cifras ofrecidas por la Asociación de Jubilados de Pdvsa.

Desde finales de 2021, a diferencia de los pensionados del Seguro Social, estos reciben 4 petros equivalentes a 224 dólares.

«Nos obligaron a inscribirnos en el Sistema Patria. Pero no hay un control. Llega un momento que se les olvida y dejan de pagar, entonces cuando hay otra manifestación lo vuelven a depositar. Tampoco tenemos asistencia médica. Eso desapareció», indicó Jorge Berti, presidente del sindicato petrolero de Lagunillas, en el estado Zulia, en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo

La deuda de Pdvsa con sus trabajadores jubilados asciende a 7.000 millones de dólares. Berti explicó a Efecto Cocuyo que el monto real que deberían percibir se encuentra entre los 600 y 700 dólares mensuales. 

De Pdvsa a la miseria

Milagros Orozco vende bandejas de tequeños en Caracas. Tiene 77 años y recuerda su carrera profesional con nostalgia. Trabajó casi 35 años para Pdvsa, cuando era lo que ella llama «un gigante que producía de verdad». Al jubilarse, su esperanza de vivir de una pensión se esfumó.

«Yo nunca dependí de nadie. Ahora son mi hija y mi sobrina las que me mantienen. Vendo tequeños porque todavía me funcionan las manos y con eso puedo ganar algo para comprar comida. Pero, ¿sabes? cuando trabajaba en Pdvsa nunca pensé que terminaría haciendo esto en los últimos años de mi vida. Tengo amigos que murieron porque no tenían dinero para comprarse una pastilla. Yo no me quiero morir así», contó Orozco. 

Comenta que, con el depósito de los petros, ha comenzado a ahorrar. Lo hace porque no sabe cuando el gobierno deje de pagarlos, como ha ocurrido en otras ocasiones. Jorge Berti explicó que varios compañeros de la tercera edad murieron a inicios de 2021 sin tener un dólar en el bolsillo, con enfermedades agravadas por el hambre y la desesperación.

«Amigos que han ido a hospitales y no han encontrado cama. Como no hay seguro médico, regresan a sus casas a morir. Pasa sobre todo en el interior del país», dijo. 

Jubilados de todo el país exigen salarios dignos y derechos laborales este #15Feb

«Aquí hace diez años el barril de petróleo estaba a 100 dólares y se producían millones. Entonces la gran pregunta que hacemos es: ¿dónde está ese dinero?, ¿por qué ese dinero no se invirtió en políticas para personas de la tercera edad o el pueblo venezolano en general?», insistió Luis Cano.

El 15 de febrero de 2022, un grupo de manifestantes se reunió frente a la sede principal del Ministerio Público en Caracas para exigir salarios dignos y la restitución de sus beneficios laborales. Por otro lado, la última protesta de jubilados de Pdvsa por la cancelación de la deuda se realizó en diciembre de 2021. 

La situación de los adultos mayores a nivel nacional es crítica mientras reciben una pensión que alcanza solo para comprar un paquete de harina. Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas), la canasta básica costaba 431,72 dólares, para el final de 2021. El Observatorio Venezolano de Finanzas indicó, en febrero de 2022, que superó los 365 dólares en enero de este año.

Beneficios perdidos

Pdvsa alguna vez fue una de las empresas del Estado más prósperas: para finales de 2013 alcanzó una suma de 298.353 millones de barriles de petróleo. Economistas señalan que eso equivalía a 20 % de las reservas mundiales. Su empleados creyeron que tendrían una vejez digna, debido a la promesa del Fondo de Pensiones de la compañía. 

«Nosotros al ingresar a la industria inmediatamente empezábamos a hacer un aporte, no solamente al seguro social, sino a la pensión en Pdvsa. Como establece la ley, una parte la ponía la empresa y otra el trabajador. Lo que llaman el Fondo de Pensiones. Para nadie es un secreto que eso se lo robaron. Los ahorros de una vida entera», explicó Andrés Eloy Cárdenas, quien trabajó más de 20 años en la estatal. 

Por otro lado, Jorge Berti aseguró que la compañía migró todas las cuentas de jubilados en bancos privados al Banco de Venezuela, avisando que aquellos que no tengan cuenta en el BDV deben acercarse a la agencia más cercana a su domicilio.

«Nosotros podíamos ahorrar nuestro dinero en los bancos que quisiéramos: ahora eliminaron eso. La gente está muy confundida y molesta», explicó Berti. 

Dijo que, cuando no reciben los petros, los ex trabajadores de Pdvsa perciben la pensión de 7 bolívares y el bono de la Patria.

«No llegamos ni a 14 bolívares. Eso se va en un cartón de huevos», comentó. 

Todos los sectores afectados

Edgar Silva, director del Comité de Derechos Humanos para la Defensa de los Pensionados, Jubilados y Adultos Mayores, recordó que son todos los sectores, no solo el petrolero, los que exigen reivindicaciones y el pago de la pensión que les corresponde por derecho. 

El director señaló que el comité divide a las personas mayores en tres grupos: uno que corresponde a la población que no recibe ningún tipo de ingreso, aproximadamente un millón de venezolanos; el segundo es el del adulto mayor que trabajó en empresas privadas y que tiene solamente pensión del seguro social y el tercero es de los jubilados de la administración pública. 

«No hemos tenido respuesta: nos queda seguir exigiendo en las calles. Mantenemos la solicitud de que nos paguen lo que es justo», dijo a Efecto Cocuyo

Señaló que una nueva protesta se organizará el 9 de marzo de 2022 en las distintas sedes del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) en el ámbito nacional.

Sin medicinas ni comida: profesores jubilados sufren la crisis humanitaria en Venezuela