¿Están las escuelas en condiciones para volver a clases presenciales? #EncuestaCocuyo

LA HUMANIDAD · 8 AGOSTO, 2021 08:00

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

En Venezuela se está estudiando el retorno a clases presenciales en el mes de octubre, después de que el gobierno de Nicolás Maduro las suspendiera en marzo de 2020 con la llegada del coronavirus al territorio. Pero, ¿están las escuelas preparadas para recibir de nuevo a los niños, niñas y adolescentes del país?

Un sondeo realizado por Efecto Cocuyo el viernes 30 de julio a través de un formulario de Google, permite realizar una exploración sobre el estado de la infraestructura y los servicios de 66 instituciones educativas, distribuidas en 13 estados del país: Amazonas, Anzoátegui, Aragua, Carabobo, Distrito Capital, Falcón, Mérida, Monagas, Miranda, Nueva Esparta, Sucre, Táchira y Zulia.

Se consultó a integrantes de la comunidad escolar que visitaron el plantel durante el período académico 2020-2021 y constataron el estado de la infraestructura. De los planteles monitoreados 34 son de dependencia Nacional, 23 son privados que reciben una subvención por parte del Estado, cuatro son escuelas estadales, cuatro municipales y una privada autosustentable.

La mayoría de las respuestas refleja problemas en materia de infraestructura escolar y de servicios. Los encuestados piden apoyo e inversiones por parte del Estado para sacar adelante los planteles y brindar espacios óptimos para el proceso educativo.

Hace mucho que no le hacen un cariño a la escuela a pesar de que se solicitó tanto a autoridades como a representantes”

Docente de la Unidad Educativa Nacional 23 de Enero

Agua para lavarse las manos

El propio gobernante Nicolás Maduro reitera constantemente que “la pandemia no ha acabado” y la ciudadanía no debe bajar la guardia. Lavarse las manos con agua y jabón sigue siendo una de las principales acciones para mitigar el riesgo.

Sin embargo, el servicio de agua en los centros educativos es, en su mayoría, irregular. Solo en 13,6 % de las escuelas de la muestra el agua llega diariamente, según los consultados. En 51,5 % de los planteles llega una vez, dos o tres veces en la semana.

Otras respuestas refieren que el agua llega una vez cada 15 días o que no cuentan con el servicio. Otros señalaron que hay disponibilidad, mientras tengan reserva en los tanques y funcionen los equipos de bombeo.

La integrante de la Directiva Nacional del Sindicato Venezolano de Maestros, Belkis Bolívar, recordó que las estructuras como tuberías y grifos cuando pasan tanto tiempo sin agua se dañan producto de la resequedad. Agregó que es crítico el estado de muchos baños, donde es frecuente que los lavamanos e inodoros estén averiados. “Si la escuela tiene 500 estudiantes y dos pocetas, ¿cómo se inician las clases presenciales?”, se preguntó.

Filtraciones e impermeabilización insuficiente

Los resultados de la Encuesta Cocuyo arrojaron, por ejemplo, que el 91 % de las escuelas evaluadas presentaban filtraciones en techos y/o paredes.

Un docente de la Escuela Básica Nacional Tomás Aguerrevere Pacanins, ubicada en el municipio Libertador de Caracas, en el sector de El Cementerio, detalló que en el plantel se inhabilitó la planta superior que cuenta con cinco áreas de psicopedagogía “por una filtración alarmante del techo”.

“El techo del liceo está en pésimas condiciones al punto de que se tuvo que clausurar el último piso”

Docente de la Escuela Ciclo Básico de Táchira

El Instructivo para la implementación de la gestión de mantenimiento preventivo en el edificio escolar de la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas (Fede), ente adscrito al Ministerio de Educación, especifica cuáles son las tareas para que comprenden estas labores de mantenimiento y cada cuánto tiempo deben realizarse.

En el apartado sobre “Estructura, cubierta e impermeabilización”, advierten que los actores responsables del mantenimiento deben “vigilar la aparición de humedad en techos, paredes, muros y pisos”, “verificar filtraciones” y “observar la presencia de daños físicos en los sistemas de impermeabilización o en las cubiertas de techo, para reparar inmediatamente”.

El 12 de julio de 2021 la Fede informó que como parte de las acciones que emprende el Gobierno “para garantizar infraestructuras en óptimas condiciones”, uno de los planes que ejecutan es la Impermeabilización de Techos.

En una nota de prensa indicaron que, luego de un proceso de inspección, se priorizaron solo 150 edificaciones educativas para ser intervenidas en la sustitución y/o recuperación de la capa impermeabilizante en techos. La cifra representa solo 0,5 % del total de 30.000 escuelas que hay en el país, según afirmó el fallecido ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz.

Dijeron que “entes regionales y municipales” aportarían el equipo y mano de obra para su ejecución. Para el 12 de julio habían culminado los trabajos en 35 % de las instituciones priorizadas (cerca de 52 escuelas) en 15 estados del país.

Conexión a medias

Sin bien no se han afinado los detalles sobre el regreso a clases presenciales, una presunción por parte de voceros del sector privado es que este retorno se realice de manera progresiva. Esto podría incluir que se implemente primero un modelo semipresencial donde aún se realicen ciertas actividades del proceso enseñanza-aprendizaje bajo la virtualidad.

Ahora bien, en el 73 % de las escuelas de la muestra no cuentan con servicio de Internet para los docentes y el personal y solo en 16 % de los centros educativos indicaron sí tener conexión. El porcentaje restante alega que el servicio solo está disponible para los administrativos o los directores, que hay muy mala señal o que deben usar un servicio de Banda Ancha Móvil (BAM).

El 81, 8 % de las escuelas tampoco no cuentan con una iluminación adecuada. Uno de los encuestados refirió que, en la Unidad Educativa Nacional Dr. Luis Padrino, en la avenida San Martín de Caracas, no posee servicio eléctrico. Otras dos escuelas del movimiento educativo Fe y Alegría, ubicadas en el estado Zulia, respondieron que la iluminación es poca o que “faltan algunos espacios” por acondicionar.

Poco más la mitad de los planteles sufrieron hurtos o robos durante el año escolar 2020-2021. Voceros de escuelas de Fe y Alegría que han sido víctimas de estos hechos delictivos en el pasado, resaltan las grandes dificultades que se presentan para reponer los materiales e insumos que les hurtan.

¿Y los pupitres?

En 59,1 % de los planteles afirmaron que el estado del mobiliario era “regular”, mientras que el 27, 3 % aseguró que se encontraba “en mal estado”. Solo el 9,1 % de las instituciones educativas (una escuela privada autosustentable y cinco privadas subvencionadas) reportó contar con mobiliario en “muy buen estado”.

“Antes de la pandemia ya presentaba robos, los niños escuchaban clases en el piso”

Representante de la UEN Monseñor de Ferrari, en Puerto Ayacucho (Amazonas)

La Fede aseguró el mes pasado que emprende un plan de Recuperación de Mesas-Sillas en las escuelas. Indicaron que para el 12 de julio habían distribuido kits de mantenimiento con tornillos, electrodos, fondo anticorrosivo y galones de pintura en siete de los 24 estados del país, logrando rescatar la vida útil de “más de 350 mesas y sillas”.

Agregaron que estos trabajos cuentan con la participación de las zonas educativas, personal de las escuelas y el “poder popular organizado”.

Actores responsables

El sondeo presentado lo respondieron en su mayoría integrantes del personal docente de las instituciones. También participaron miembros de la directiva de algunos planteles, así como madres, padres y representantes de los estudiantes.

A través del formulario se pidió a quienes quisieran agregar observaciones adicionales sobre el estado de los planteles de los que forman parte. Algunos de los comentarios incluyen que los centros educativos necesitan pintura, que los baños están inoperativos (por lavamanos e inodoros dañados), que requieren mayor ventilación, así como trabajos para la poda de áreas verdes. Otros exigieron equipamiento con insumos de bioseguridad.

Trabajadores del sector educativo, dirigentes sindicales e integrantes de organizaciones que defienden el derecho a la educación consideran que las condiciones para un “retorno seguro” a las aulas no están dadas. Algunos llevan años alertando sobre el deterioro de la infraestructura escolar en el territorio.

Mientras tanto, voceros del Gobierno de Nicolás Maduro afirman que están en desarrollo planes para la recuperación de las escuelas y alientan a todos los integrantes de la comunidad escolar, incluyendo las familias y los estudiantes, a involucrarse activamente en las labores de mantenimiento.

El pasado 6 de junio el ministro de Educación, Eduardo Piñate, resaltó que “se están tomando las medidas necesarias para abordar los protocolos de bioseguridad en todas las escuelas y liceos del país, con el objetivo de resguardar la salud de los niños, niñas y adolescentes”.

Añadió que “se debe incorporar al pueblo y a las masas populares al trabajo de mantenimiento de las instalaciones educativas, escuelas y liceos, con el objetivo de avanzar en la educación productiva”.