En el liceo Fermín Paúl no se cosecha la siembra - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 10 OCTUBRE, 2019 15:02

En el liceo Fermín Paúl no se cosecha la siembra

Texto por Isabella Reimí │@isabellareimi Fotos por Jonielvis Salazar

Ver más de

Isabella Reimí │@isabellareimi

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Unidad Educativa Nacional Felipe Fermín Paúl busca ser un ejemplo de la “revolución”, así como su directora. Fue una de las escuelas piloto en habilitar conucos de lechuga, cilantro y maíz. Sin embargo, no han recogido su primera cosecha.

Desde enero de 2018 el mandatario Nicolás Maduro instó a los colegios a iniciar el programa Todas las Manos a la Siembra. El programa partió del Plan de la Patria y su objetivo era habilitar los conucos escolares para la producción nacional. Sin embargo, en el Liceo Fermín Paúl, la siembra no ha servido ni para rehabilitar el comedor escolar que debería beneficiar a mil estudiantes.

Un grupo de alumnos de quinto año de este plantel dijo que nunca se han beneficiado del comedor, ni siquiera cuando empezaron primer año del liceo, en octubre de 2014. Este programa está a cargo del Sistema Nacional de Alimentación Escolar (Senae). Sin embargo, tres ong de educación calculan que el Senae no funciona en un 80% de las escuelas del país. (*)

Conuco de maíz, Liceo Fermín Paúl

El Liceo tampoco cuenta con una cantina en la cual su población escolar pueda comprar comida.

(*) Fuentes: Federación Venezolana de Maestros, Unidad Democrática del Sector Educativo, Comisión Educativa de la Asamblea Nacional.

Estudiando sin derechos esenciales

Estefany Graterol, de 16 años, dijo que los alumnos se ven afectados por tres carencias de su plantel. La primera siendo que no reciben alimentación. La segunda, que no tienen en funcionamiento bebederos.  Y la tercera que, a raíz de la escasez de agua, el único baño que está habilitado es el de docentes. A este los liceístas no tienen acceso.

“No sirven y huelen a mierda”, dijo sobre los baños. “¿Si a uno le da diarrea ¿cómo hace?”

La preocupación de Estefany es real. De acuerdo con la profesora del liceo María Rodríguez, el año escolar pasado se conocieron diez casos de alumnos con hepatitis en diferentes momentos a raíz del uso de los baños. Por eso los cerraron, sin embargo, con una puerta de separación, el olfato puede revelar que no se le ha hecho la correcta limpieza y desinfección.

Sobre el agua, la profesora dijo que, cuando los obreros no pueden, los alumnos deben subir escaleras con tobos desde la base del plantel. Y a pesar de ello, el problema no se resuelve en vista de que “el agua que suben no es apta para el consumo humano”, dijo. Esta es su misma apreciación sobre las lechugas: “No son aptas para comer”.

La infraestructura no está apta

En temas de infraestructura, la fachada está deteriorada. De acuerdo con Rodríguez, un árbol del plantel que ha debido ser talado ya está a punto de caer sobre una de las viviendas vecinas.

No hay buena iluminación. La biblioteca está cerrada. Hay espacios que no están siendo utilizados. A las afueras del edificio central construyeron un aula que originalmente estaba destinada para alumnos de educación especial. Hoy en día es depositaria de orina y agua sucia.

Salón abandonado en el Liceo Felipe Fermín Paúl. Nunca se habilitó para ser un aula de clases de Educación Especial.

El único espacio con pintura fresca es un mural de 2 por 4 metros que escribe: “No al ciber ataque eléctrico”. Hace referencia a la campaña oficialista tras el apagón de marzo de 2019, cuando dirigentes gubernamentales dijeron que la culpa de la falla más importante de la década recayó en agentes extranjeros que perpetraron un ataque cibernético a la central eléctrica del Guri, cuando especialistas han señalado que el funcionamiento de la central opera de forma analógica.

Mural del Liceo Felipe Fermín Paúl, pintado en abril del 2019

Aunque los liceístas afirman que no se les habla mucho de política, también aseguran que “no se puede hablar mal del gobierno”. Un impedimento que viene exclusivamente de la profesora Rosa Pinzón, chavista, de acuerdo con todos los entrevistados.

Un ambiente laboral donde las condiciones no están dadas

Yanira Mota es profesora del liceo y concuerda con que la gerencia laboral “no está bien”. Anteriormente era coordinadora. Sin embargo, fue removida de su cargo para este año escolar por salir a protestar, dijo.

Por las malas condiciones del plantel, afirma que muchos docentes se han ido o no vienen con frecuencia a trabajar. Y que varios padres metieron a sus hijos en otros liceos porque “hubo cursos que terminaron nada más con tres docentes de ocho materias” el año pasado.

De los otros que no se han inscrito dijo que muchos representantes no pudieron comprar útiles escolares. Tampoco han sido beneficiados con los morrales este año.

En su gestión del año pasado, el período finalizó con 1350 alumnos entre el turno de la mañana y de la tarde. Sin embargo, para la primera semana de octubre “las inscripciones apenas pasaban de los 450 muchachos”.

Biblioteca cerrada del Liceo Felipe Fermín 

Paúl

De acuerdo con la excordinadora, el liceo fue visitado en julio por el Ministerio de Educación. Ahí garantizó que el ministerio surtiría a los comedores y repartirían en las escuelas uniformes que estaban siendo trasladados desde Turquía. Hasta ahora, no se ha visto el efecto.

“También le hablamos de nuestra lucha permanente por la reivindicación del salario, y dijo que (el ministro) Aristóbulo Istúriz como docente sabía perfectamente que tenía una deuda moral con nosotros y que nos la iba a pagar.”, comentó.