El Ocaso del Socialismo Mágico: el otro diálogo entre izquierdas venezolanas

LA HUMANIDAD · 15 NOVIEMBRE, 2016 14:16

Ver más de

Abraham Salazar | @ab3z


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las contrariedades de las visiones políticas de izquierda ha sido tema de análisis constante para Michele Calabresi, un italiano de 46 años que encontró en Venezuela un acontecer político suficiente para colocar sobre la palestra sus elucubraciones y realizar un documental de 78 minutos que sirve como diálogo entre posiciones contradictorias de lo que debería ser un Estado socialista. “Nunca me ha gustado que en política no se tengan opiniones sino verdades. Siempre debería existir un debate con el otro”, asegura el director de El Ocaso del Socialismo Mágico.

Desde 2009 el realizador italiano se comenzó a interesar por el fenómeno político y cultural que se desarrollaba en Venezuela. “Había visto mucha fanfarronería en la política venezolana. Aquí se arregla una calle y se vanaglorian con un cartel enorme que dice que el Gobierno lo hizo. Aparte, tenía en mi mente el debate de las dos izquierdas, yo pertenezco a la familia de la izquierda, pero creo que primero va la democracia”, asegura Calabresi.

En cuanto a su visión de las dos izquierdas, explica que “el caso venezolano, me parece, ayuda a establecer una clara separación entre dos visiones de la izquierda. De un lado, hay un grupo intelectual, una izquierda caviar cuyos ideales no se ajustan mucho a la realidad. Del otro lado hay una izquierda que se ha dado cuenta de sus errores, los ha tomado en cuenta y apuesta por un modelo distinto”.

“Hablo italiano, francés, inglés e itañol” dice Calabresi entre risas, haciendo referencia a su particular acento. Ha vivido en diferentes países europeos lo cual le ha permitido tener una visión más amplia de las nociones políticas. Después de venir por primera vez a Venezuela, “cuando regresé a Europa me di cuenta de que la realidad del país chocaba con la visión romántica que tiene la izquierda europea de lo que pasa en Latinoamérica. Había una exaltación del líder, tendencias hacia el militarismo y el autoritarismo. No era esa tierra mágica donde todos los sueños de juventud de esos grupos políticos se hacían realidad”, agrega.

foto1

“En Europa hay gente que defiende los derechos sindicales, el pluralismo, el derecho a la huelga y a la libertad de expresión; pero cuando vienen a Latinoamérica, esgrimen que hay problemas más graves que resolver, que aquí sí están pasando cosas graves y entonces esos derechos políticos fundamentales pasan a segundo plano. Esa es una forma muy colonialista de interpretar las realidades de esta parte del continente”, esboza Calabresi cuando introduce la explicación de su visión de un documental que se presenta como un diálogo entre opuestos.

“Lo primero que quería hacer era mostrar que dentro de la oposición al Gobierno hay un espectro muy amplio, donde hay incluso personas de izquierda que fueron guerrilleros o que estuvieron en algún momento conformes con la forma de hacer política del chavismo”, explica el cineasta quien muestra en su documental entrevistas realizadas a Teodoro Petkoff, Douglas Bravo, Orlando Chirino, Carlos Hermoso, Maryclen Stelling, Leopoldo López, entre otras personalidades.

“En Venezuela hace falta un debate que no sea de la política. Intenté mostrar un diálogo desde el sector intelectual, donde hubiese posiciones moderadas que pudiesen acercarse de forma distinta al fenómeno político del chavismo”, dice ya que en el proceso de realización del documental “aprendí a respetar y comprender ese amor de ciertos sectores hacia Chávez y lo que él representaba para ellos”.

foto3

Sin embargo, explica que a pesar de las continuas promesas de sector oficialista la realidad nacional es muy distinta y se ha ido deteriorando. Esta idea es la que da paso al nombre del filme, “en el nombre hay una clara referencia a la influencia literaria de Gabriel García Márquez, un realismo que está lleno de fantasía, que es un muy poco realista y un socialismo que es muy poco socialista. Además, yo había leído que Venezuela se conocía como el Estado mágico, porque en tiempo de vacas gordas todas las fantasías de los que estaban en el poder parecían posibles. El petróleo crea esa fantasía. El ocaso, es porque yo creo que ya estamos en una fase de fracaso de la esperanza en el modelo”, dijo el cineasta italiano.

Michele Calabresi nació en Roma. Estudió Letras y cursó estudios en cinematografía los cuales decantaron en la producción de una tesis sobre cine británico. Ha vivido en Francia, Alemania, Italia e Inglaterra, ya que asegura que siempre ha tenido una tendencia a ser expatriado. Desde hace 8 años estuvo en busca de productores que comulgaran con sus ideas de realizar un documental sobre Venezuela. Sin embargo, al no encontrar apoyo, decidió fijar residencia en Londres y montar su propia productora, con la cual produjo El Ocaso del Socialismo Mágico.

Con el filme se presentan diversos espacios de discusión y análisis. El martes, 15 de noviembre a las 5:00 pm, el cineasta estará en la Sala Cabrujas de Chacao, como parte de las actividades de las jornadas aniversario de la Latin American Studies Association. El miércoles, 16 de noviembre estará en UCAB donde se proyectará el documental en el Centro Cultural a la 1:00 pm. El 18 de noviembre la cita es en el Patio El trigal de Valencia a las 6:00 pm y el 23 de noviembre en el auditorio de la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV al mediodía. Además, el 2 de diciembre Calabresi estará en Miami para proyectar el documental en la Universidad Internacional de Florida.

[metaslider id=74440]