Feligreses acompañaron exhumación de José Gregorio Hernández

LA HUMANIDAD · 26 OCTUBRE, 2020 20:55

Con fe y sin distancia, feligreses acompañaron exhumación de José Gregorio Hernández

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes Fotos por Mairet Chourio e Iván Ernesto Reyes

Ver más de

Ivan Reyes | @IvanEReyes

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Tony, artesano, nació el 26 de octubre de 1950. Cuando tenía 7 años de edad tuvo un accidente; aunque se golpeó la cabeza, se llenó de hematomas y estuvo tres meses hospitalizado, recuerda a la perfección a una persona con bata blanca cuidándolo; él dice que era José Gregorio Hernández.

Curiosamente, Tony nació en el mismo día y mes que el próximo beato, pero con 86 años de diferencia. Ahora, 63 años después del accidente, hace figuras relacionadas con José Gregorio Hernández y las vende cerca de la plaza Candelaria, donde estaba este lunes 26 de octubre, celebrando su cumpleaños número 70.

“Estoy muy feliz porque José Gregorio va en camino de convertirse en un santo”, dijo Tony riéndose, mientras el tapabocas azul le cubría el mentón y parte del cuello.

José Gregorio Hernández. Caracas

Tony comparte su fecha de nacimiento con José Gregorio Hernández

Así como Tony, cientos de personas celebraron, a su manera, el inicio de la exhumación de los restos de José Gregorio Hernández este lunes 26 de octubre en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en Caracas.Este proceso es menester para lograr la canonización de Hernández.

Con mascarillas, pero sin distanciamiento, los feligreses observaron la iglesia desde lejos, pues la plaza estuvo precintada y custodiada por efectivos de la Policía Nacional Bolivariana. Sin embargo, la perseverancia mantuvo a estaspersonas de pie por casi cuatro horas en los alrededores de la cuadra, con poca información sobre lo que ocurría puertas adentro, pues ni siquiera pusieron unos parlantes para compartir parte de la misa que se transmitía por televisión nacional y por redes sociales. De pantalla gigante ni hace falta hablar.

José Gregorio Hernández. Caracas

La plaza estuvo custodiada por funcionarios de la PNB

Una ceremonia religiosa para romper la cuarentena

La semana que empezó el lunes 19 de octubre y terminó el domingo 25 fue una semana bastante atípica en Venezuela, al menos en lo que va de año. La administración de Nicolás Maduro ordenó una flexbilización casi general y lugares que estuvieron cerrados por siete meses, volvieron a abrir sus puertas. Parques, playas, restaurantes, plazas; parecía que, por decreto, había que olvidarse de las restricciones que vive el país desde la segunda semana de marzo de este año.

Este lunes 26 iniciaba la fase radical del sistema 7+7 implantado por Nicolás Maduro “para combatir el coronavirus”. Esto quiere decir que, si no era necesario, las personas debían permanecer en casa; sin embargo, esto no ocurrió, al menos no en los alrededores de la plaza Candelaria.

Desde las 8:00 de la mañana había barullo, había ventas de distintos productos y, salvo por los tapabocas, parecía que la pandemia no existiera.

Cientos de personas se aglomeraron por horas en los alrededores de la plaza Candelaria

Personas de la tercera edad fueron quienes predominaron el ambiente en los alrededores

Las personas, al no poder ingresar a la plaza y estar más cerca de la iglesia, se aglomeraron en los alrededores. Si la intención era evitar que muchas personas se acercaran al lugar, pues resultó en un fracaso. Los seguidores de José Gregorio Hernández colmaron las calles aledañas y, con estampitas, banderas y velas, esperaron pacientemente algún tipo de información sobre lo que ocurría dentro del templo convertido en santuario.

La imagen de José Gregorio Hernández fue eje este lunes 26 de octubre

La bandera de Venezuela también acompañó a los feligreses este lunes

Poco después de las 10:00 de la mañana, el cardenal Baltazar Porras salió a la entrada de la iglesia para dar declaraciones a los medios de comunicación. En la plaza solo podían estar los periodistas y los funcionarios de la PNB, aunque también se acercó un grupo de personas que pedían “rezar por el fin del aborto”.

Porras indicó que iniciaría la misa y luego el proceso de exhumación de los restos de Hernández. Este trabajo se inició este lunes pero se mantendrá hasta el final del viernes 30.

A las afueras de la plaza, un hombre vestido como José Gregorio Hernández camina cerca de la feligresía. Las personas gritan, saludan, piden que se acerque, le toman fotos y le graban videos. Aunque todos saben que no es José Gregorio, este hombre genera pasión entre las personas presentes; su nombre es Francisco Augusto Santos y tiene, al menos, cinco años personificando a Hernández en las calles de Caracas.

Santos se convirtió en objeto de aplausos y atención este lunes. Foto: Mairet Chourio

Santos cuida cada detalle. El bigote bien definido, el sombrero negro, el traje sobrio y el bolso de médico. Decidió personificar a José Gregorio Hernández pues es su forma de rendirle tributo al beato venezolano.

“Se siente uno con la fuerza de José Gregorio”, dijo Francisco mientras era acompañado por dos mujeres que esperaban un minuto para tomarse una foto con él. A Francisco le lleva una hora arreglarse y maquillarse. Dice que es difícil para él estar en la calle, pues las personas siempre quieren tomarse fotos con él y saludarlo. “Yo me voy ahorita a mi casa y llego como a las 4:00 de la tarde”, comentó a eso de las 11:00 de la mañana.

Francisco Augusto cuida todos los detalles para personificar a José Gregorio Hernández

La emoción de las personas era notable

Feligreses en la calle y en casa

Mientras los alrededores de la plaza Candelaria lucían abarrotados y el sol tenía mayor incidencia en las personas, parte de la feligresía decidió quedarse en casa y ver el proceso por televisión. Rosa Zambrano se sentía algo mal de la espalda, pero a las 10:00 de la mañana prendió el televisor. Antes de iniciar la misa le hizo la primera petición a José Gregorio, “por favor, quítame este dolor”. Aunque no se sentía bien, escuchó y vio la misa a través de la transmisión de los canales de televisión abierta, “lo estaban pasando en varios canales”, recuerda.

La decisión de Rosa parecía lógica para varias de las personas que estaban en la plaza y esperaban tener una pantalla grande en el lugar. De hecho, las pocas quejas del día se repartían entre que no dejaban a la gente acercarse hasta la iglesia y que, por lo menos, pusieran unas cornetas para escuchar la eucaristía.

“Yo pensé que íbamos a tener una pantalla para ver la misa y el lugar donde está José Gregorio. De haber sabido esto me quedo en mi casa”, comentó Gerardo, quien llegó a la plaza a las 8:00 de la mañana.

Algunas personas tenían la ilusión de poder ver parte del proceso que ocurría puertas adentro en la iglesia

La imagen de José Gregorio

Además de tener una persona vestida similar a José Gregorio Hernández, la imagen del futuro beato venezolano se encontraba en cada paso dado por los alrededores de la plaza. Andrés tenía a José Gregorio en un tapabocas, Gerardo en una estampita, María en una franela y Oswaldo en un afiche.

A José Gregorio lo llevaron hasta en el tapabocas

Los feligreses mostraron con orgullo las imágenes del futuro beato

Alexis González vino a Caracas hace un mes. Vive en Isnotú, lugar de nacimiento de José Gregorio, pero se vino a la capital “porque en el pueblo la cosa está muy dura”. González trabaja con un familiar que le dijo que se trajera las pinturas del venerado médico y las tuviera listas para el 26 con el objetivo de venderlas en los alrededores de la plaza. Las piezas de González costaban entre 10 y 20 dólares, y llamaban la atención de quienes pasaban cerca.

González vino a Caracas para mostrar su arte relacionado con José Gregorio. Foto: Mairet Chourio

Sin embargo, aunque Alexis sentía felicidad, afirmó que echaba en falta mayor apoyo por parte de las autoridades en el tema relacionado a José Gregorio Hernández. “En Isnotú me dicen que están sonando las campanas todo el día y acá no han sonado ni una sola vez hoy”, dijo el trujillano.

Poco después de las 12:00 del mediodía, el cardenal Porras salió de la iglesia. Antes salieron los representantes diplomáticos de Italia, España y Alemania, así como el diputado Stalin González.

Porras explicó que el proceso apenas había iniciado y que ahora queda seguir una serie de protocolos científicos para conservar de la mejor manera posible los restos de José Gregorio Hernández.

Cardenal Porras agradeció la presencia de los medios de comunicación y pidió ser pacientes

Tras ver la salida de Porras, muchas de las personas aglomeradas alrededor de la plaza decidieron irse, mientras que otras aprovecharon que los funcionarios de la PNB no estaban cerca y pasaron hacia la fachada de la iglesia para mostrar su devoción hacia el futuro beato de Venezuela.

Según funcionarios policiales en el lugar, el precinto de seguridad se mantendrá hasta el martes 27