Cinco claves sobre la masacre escolar en Texas que dejó 19 niños y dos adultos muertos

INTERNACIONALES · 25 MAYO, 2022 11:00

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Al menos 19 niños y dos adultos murieron este martes 24 de mayo tras un tiroteo ocurrido en la Escuela Primaria Robb, ubicada Uvalde, en el centro de Texas, Estados Unidos. El joven autor de los asesinatos, identificado como Salvador Ramos, también falleció luego de ser enfrentado por la policía de la ciudad.

El sargento del Departamento de Seguridad Pública (DPS, por sus siglas en inglés) de Texas, Erick Estrada, comentó que Ramos estrelló un vehículo cerca del colegio antes de entrar y disparar a los niños. El suceso indignó al país y pone sobre la palestra nuevamente el debate sobre el control de porte de armas en Estados Unidos. 

Efecto Cocuyo identificó cinco claves para entender la masacre ocurrida en el centro de educación estadounidense y la solicitud de varias autoridades del país para que el gobierno tome acciones efectivas al respecto.  

1. El tirador dejó señales en redes sociales

De acuerdo con medios estadounidenses, Ramos dejó algunas señales de porte de armas en redes sociales, específicamente Instagram. El 21 de mayo, una cuenta con el nombre de «salv8dor_» publicó una foto de dos rifles AR15.

CNN señaló que compañeros de clases confirmaron que la cuenta pertenecía al atacante. Esta fue finalmente borrada por Meta (anteriormente conocida como Facebook). Un vocero de la compañía expresó que se encuentra en contacto con la policía.

Distintas personalidades en Estados Unidos señalan que es necesario que autoridades y plataformas estén alertas a este tipo de publicaciones, puesto que podrían servir para detener en seco varias tragedias. No obstante, en realidad es común que personas jóvenes suban imágenes de este tipo, por lo que los cuerpos de seguridad necesitarían de un monitoreo profundo para identificar posibles agresores. 

El investigador y productor, Curt Devine, publicó las declaraciones de un excompañero de clases de Ramos, quien contó que el tirador le envió un mensaje de texto y varias fotos de municiones unos días antes del tiroteo en la primaria Robb.

«Me enviaba mensajes aquí y allá, y hace cuatro días me envió una foto del AR que estaba usando… y una mochila llena de cartuchos 5,56, probablemente como siete cargadores», aseguró el joven, quien prefirió mantenerse en el anonimato. 

Quién era Salvador Ramos, el tirador de la masacre escolar de Texas

2. Restricciones relajadas para comprar armas

En 2014, el diario The Washington Post alertó que las leyes de porte de arma en EE.UU. ponían en peligro potencial a los niños y adolescentes del país.

«Veinte estados y el Distrito de Columbia han establecido sus propias leyes de edad mínima que van desde los 14 años en Montana hasta los 21 en Illinois, pero en los 30 estados restantes es técnicamente legal que un niño posea un arma larga«, indicó el diario. 

Sin embargo, Salvador Ramos no era un niño: tenía 18 años, una edad en la que legalmente podía inscribirse por sí mismo en el +Ejército estadounidense. Debido a que las restricciones para adquirir un arma son más bien pocas en estados del sur, como Texas, el joven pudo comprar dos rifles de asalto, sin que nadie se sorprendiese, con los que asesinó a una veintena de personas. 

El Proyecto de Ley 1927 de la Cámara de Representantes entró en vigencia en septiembre de 2021. Esta elimina la necesidad de una licencia para portar un arma en Texas. Antes de ella, aquellos que deseaban ir armados debían pasar por una capacitación y aprobar un examen.

Hoy en día, cualquier texano mayor de edad, que no tenga una prohibición legal o haya sido condenado por violencia doméstica o terrorismo, tiene permiso de llevar consigo una pistola o fusil de asalto en público sin que la policía pueda detenerlo por ello. 

3.Tardanza en reconocer a víctimas

Los medios en EE.UU publicaron dolorosas imágenes de padres y representantes quienes se vieron obligados a reconocer los cuerpos de sus niños. Uno de ellos, Ángel Garza, no se encontraba en Uvalde y publicó un pedido de ayuda en Facebook para encontrar a su hija, Amerie Jo Garza, de 10 años.

Siete horas después, Ángel confirmó la muerte de la pequeña a través de redes sociales. Otra de las víctimas identificadas fue Xavier López, de 10 años, quien recibió un certificado por ingresar al cuadro de honor de la escuela, horas antes de ser asesinado. 

El colegio funciona especialmente para los niños menos favorecidos o que se encuentran en el núcleo de familias vulnerables, que no pueden costear una matrícula elevada. 

Eva Mireles, maestra de cuarto grado, es otra de las víctimas según reseñó CNN. Uvalde, una ciudad de 15 mil 751 habitantes, se encuentra verdaderamente conmocionada por la masacre. 

4. Estados Unidos vs el control de armas

Según la organización Gun Violence Archive han ocurrido al menos 212 tiroteos masivos en Estados Unidos en lo que va de 2022. Diarios estadounidenses afirman que 38 de ellos se han registrado en centros escolares. 

Aún así, la discusión sobre el control del porte de armas sigue sin resolverse en el país norteamericano. La cultura de la «legítima defensa» (un derecho consagrado en la Segunda Enmienda de la Constitución de EE.UU) ha caracterizado a la nación desde el inicio. De hecho, la organización suiza Small Arms Survey (SAS) asegura que en el país hay 120 armas de fuego por cada 100 estadounidenses: para el 1 de abril de 2020, la población ascendía a 331 millones 449 mil 281 personas. 

Los republicanos y demócratas difieren en cuanto a ponerle un alto a la facilidad para obtener un arma. Los primeros son considerablemente más flexibles a la hora de tomar medidas. Para algunos críticos, esta es una de las causas por las que Estados Unidos tiene una de las tasas de homicidios por armas de fuego más altas del mundo (4 por cada 100.000 habitantes).

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó en 2019 que el derecho a la defensa propia usualmente es deformado y utilizado como bandera para arrebatarle la vida a otros, y cuestionó las leyes estadounidenses que lo amparan. 

5. Presidente Biden pidió actuar 

Finalmente, Joe Biden, presidente de Estados Unidos, pidió a los legisladores que actuaran de forma inmediata contra estos casos de violencia. Recordó también la masacre de 2012 en la escuela Sandy Hook, donde seis adultos y 20 niños fueron asesinados por Adam Lanza, quien antes había matado a su madre en su hogar. 

“Hay muchas cosas que aún no sabemos. Hay mucho que sabemos. Los padres que nunca volverán a ver a sus hijos, nunca los dejarán saltar en la cama y acurrucarse con ellos. Padres que nunca serán los mismos. Perder a un hijo es como que te arranquen un pedazo del alma”, expresó Biden.

Kamala Harris, vicepresidenta, manifestó que la nación debe crear políticas públicas razonables para garantizar que nada parecido vuelva a ocurrir en ninguna ciudad del país. Por otro lado, el fiscal general Merrick Garland tachó el tiroteo como «acto de violencia indescriptible». 

Lideres mundiales enviaron sus condolencias a EE.UU. El papa Francisco se pronunció al respecto este 25 de mayo y pidió el cese de la «circulación indiscriminada de armas». 

Con información del New York Times, CNN y The Washington Post