Préstamos internacionales son la opción para reactivar la construcción venezolana

ECONOMÍA · 15 NOVIEMBRE, 2022 17:28

Ver más de

Margaret López


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las expectativas de los constructores venezolanos por nuevos financiamientos dejaron de estar en la banca nacional. El plan más concreto ahora es que la inversión para reactivar la construcción llegue de la mano de los préstamos entregados por los organismos multilaterales como el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Hemos visto con buenos ojos los acercamientos que ha tenido el Estado con los bancos multilaterales, como una reunión reciente que hubo con la CAF. Creemos que ese es el camino y que en 2023 y 2024 deben entrar montos internacionales a financiar estas obras, digamos, prioritarias y urgentes para apuntalar el desarrollo” aseguró Rafael Torrealba, primer vicepresidente de la Cámara Venezolana de la Construcción (CVC), para Efecto Cocuyo en la sede del gremio.  

La estimación inicial de los constructores es que se necesitan, como mínimo, unos 10.000 millones de dólares para reactivar la construcción venezolana. La meta es que estos préstamos internacionales se concentren en la rehabilitación de la infraestructura de los servicios públicos, que estuvo abandonada durante la recesión económica que duró ocho años y en especial, durante los cuatro años de hiperinflación en el país.   

Además, Torrealba detalló que las prioridades de construcción serían los acueductos de aguas potable y servida, el sistema de energía eléctrica y la vialidad central. El presupuesto se dividiría entre las refracciones de grandes dimensiones que necesitan estos servicios públicos y la otra parte en mantenimiento de otras infraestructuras de la salud pública.

Las otras esperanzas 

Los constructores tuvieron varias reuniones con los representantes de la banca en los dos años más recientes. Los encuentros les sirvieron para entender que el dinero depositado en el encaje legal a cargo del Banco Central de Venezuela (BCV) no sería suficiente para impulsar al sector en el corto plazo.

Reactivar la construcción

Enrique Madureri, presidente, y Rafael Torrealba, primer vicepresidente, de la Cámara Venezolana de la Construcción | Foto: Miguel Acurero

“El sector de la construcción  fue el más golpeado de la economía. Tuvimos una caída de 98% en los últimos 10 años. Pasamos de tener una participación de 5% del PIB (Producto Interno Bruto) en 2012, a solo un 0,7% del PIB del país pequeño que somos ahora” detalló Enrique Madureri, presidente de la CVC, en un encuentro con los medios.  

Aparte de los préstamos internacionales, la otra propuesta de los constructores venezolanos es que se modifiquen tres leyes en específico: Arrendamiento Inmobiliario, Protección al Deudor Hipotecario y Contra la Estafa Inmobiliaria.

Los constructores ya forman parte de varias mesas de trabajo con los diputados de la Asamblea Nacional para impulsar las reformas de estas tres legislaciones. Estos cambios pudieran ayudar al regreso de la inversión privada para la construcción de edificios de oficinas, centros comerciales y apartamentos y con eso, se abriría una compuerta de aire fresco en el sector.

Ambos representantes del gremio constructor detallaron que ahora la demanda de cemento y acero está cubierta en el país, porque solo se impulsan pequeñas obras de remodelaciones en el sector privado y unas pocas construcciones en Caracas como las nuevas torres de oficinas en Las Mercedes y el nuevo estadio de béisbol “Hugo Chávez Frías” que se levanta en los terrenos de La Rinconada y que se espera sea inaugurado a comienzos del próximo año.

Foto principal: Skyscraper City

Si quieres saber más sobre este tema, lee también:

ECONOMÍA · 8 DICIEMBRE, 2022

Préstamos internacionales son la opción para reactivar la construcción venezolana

Texto por Margaret López

Las expectativas de los constructores venezolanos por nuevos financiamientos dejaron de estar en la banca nacional. El plan más concreto ahora es que la inversión para reactivar la construcción llegue de la mano de los préstamos entregados por los organismos multilaterales como el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Hemos visto con buenos ojos los acercamientos que ha tenido el Estado con los bancos multilaterales, como una reunión reciente que hubo con la CAF. Creemos que ese es el camino y que en 2023 y 2024 deben entrar montos internacionales a financiar estas obras, digamos, prioritarias y urgentes para apuntalar el desarrollo” aseguró Rafael Torrealba, primer vicepresidente de la Cámara Venezolana de la Construcción (CVC), para Efecto Cocuyo en la sede del gremio.  

La estimación inicial de los constructores es que se necesitan, como mínimo, unos 10.000 millones de dólares para reactivar la construcción venezolana. La meta es que estos préstamos internacionales se concentren en la rehabilitación de la infraestructura de los servicios públicos, que estuvo abandonada durante la recesión económica que duró ocho años y en especial, durante los cuatro años de hiperinflación en el país.   

Además, Torrealba detalló que las prioridades de construcción serían los acueductos de aguas potable y servida, el sistema de energía eléctrica y la vialidad central. El presupuesto se dividiría entre las refracciones de grandes dimensiones que necesitan estos servicios públicos y la otra parte en mantenimiento de otras infraestructuras de la salud pública.

Las otras esperanzas 

Los constructores tuvieron varias reuniones con los representantes de la banca en los dos años más recientes. Los encuentros les sirvieron para entender que el dinero depositado en el encaje legal a cargo del Banco Central de Venezuela (BCV) no sería suficiente para impulsar al sector en el corto plazo.

Reactivar la construcción

Enrique Madureri, presidente, y Rafael Torrealba, primer vicepresidente, de la Cámara Venezolana de la Construcción | Foto: Miguel Acurero

“El sector de la construcción  fue el más golpeado de la economía. Tuvimos una caída de 98% en los últimos 10 años. Pasamos de tener una participación de 5% del PIB (Producto Interno Bruto) en 2012, a solo un 0,7% del PIB del país pequeño que somos ahora” detalló Enrique Madureri, presidente de la CVC, en un encuentro con los medios.  

Aparte de los préstamos internacionales, la otra propuesta de los constructores venezolanos es que se modifiquen tres leyes en específico: Arrendamiento Inmobiliario, Protección al Deudor Hipotecario y Contra la Estafa Inmobiliaria.

Los constructores ya forman parte de varias mesas de trabajo con los diputados de la Asamblea Nacional para impulsar las reformas de estas tres legislaciones. Estos cambios pudieran ayudar al regreso de la inversión privada para la construcción de edificios de oficinas, centros comerciales y apartamentos y con eso, se abriría una compuerta de aire fresco en el sector.

Ambos representantes del gremio constructor detallaron que ahora la demanda de cemento y acero está cubierta en el país, porque solo se impulsan pequeñas obras de remodelaciones en el sector privado y unas pocas construcciones en Caracas como las nuevas torres de oficinas en Las Mercedes y el nuevo estadio de béisbol “Hugo Chávez Frías” que se levanta en los terrenos de La Rinconada y que se espera sea inaugurado a comienzos del próximo año.

Foto principal: Skyscraper City

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO