Liquidez de bolívares dispara precio del dólar paralelo y oficial

ECONOMÍA · 28 AGOSTO, 2019 19:30

Liquidez de bolívares dispara precio del dólar paralelo y oficial

Texto por Alessandro Di Stasio | @Adistasiob

Ver más de

Alessandro Di Stasio | @Adistasiob

¿Cómo valoras esta información?

17
QUÉ CHÉVERE
6
QUÉ INDIGNANTE
6
QUÉ CHIMBO

Una moneda que no para de devaluarse. El bolívar pierde valor a diario y cada hora frente al dólar, según reconocen los indicadores del mercado paralelo y el propio Banco Central de Venezuela (BCV) a través de su página web. Solo esta semana el precio de la divisa ha subido casi 5.000 bolívares en la tasa no oficial, medida por el indicador Monitor Dolar Vzla.

No obstante, la devaluación ha sido constante desde el pasado 8 de julio, fecha cuando se rompió un breve período de estabilización en el precio del dólar. A partir de allí la depreciación de la moneda nacional ha sido indetenible, incluso, a pesar del alto encaje legal que mantiene el BCV para congelar la mayoría de los fondos de la banca nacional.

De acuerdo con los indicadores, ambas tasas, tanto la oficial como la paralela, duplicaron su precio en las últimas siete semanas:

1⃣ El valor de la divisa en el mercado paralelo pasó de Bs. 7.989 a 22.905 bolívares, al cierre de este miércoles, 28 de agosto. Ello se traduce en una variación del tipo de cambio de 186,7% y una devaluación de 65,12%.

2⃣ En simultáneo, el precio oficial pasó de Bs. 6.977 a Bs. 18.410. Esto representa un incremento de 163,87% en la tasa y una depreciación de 62,10%.

En ambos casos son los aumentos más importantes del año. Y, según expertos en el área financiera consultados por Efecto Cocuyo, este incremento en el valor del dólar se debe a distintos factores.

Uno de ellos se trata de una mayor disponibilidad de bolívares en el mercado. Sobre todo al hecho de que la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) realizó pagos en la moneda local a sus proveedores. “Y esos (bolívares) se destinan a comprar dólares y euros, lo cual evidentemente responde a una conducta emocional ligada a la preservación del patrimonio”, dijo Andrés Guevara, integrante de la casa de bolsa Rendivalores.

Pero esta situación, advierte, no viene “de un día para otro”, sino que es una respuesta de los agentes del mercado al contexto macroeconómico del país. Es decir, resulta una manera de protección frente a la contracción y la hiperinflación.

“Corrección del mercado”

En los últimos meses el dólar ha perdido su poder de compra dentro del país. Ahora se necesitan mayores cantidades de la moneda estadounidense para comprar la misma cantidad de productos que en meses anteriores.

Ante ello, el analista financiero y director de la consultora Econométrica, Henkel García, precisa que la fuerte devaluación del bolívar se traduce en una “corrección del mercado“.

“El tipo de cambio estaba rezagado y este aumento trata de corregir esa distorsión, de un dólar que compra muy poco a lo interno”, comentó.

Si bien el incremento del precio del dólar pudiera generar también un aumento en los precios de los bienes y servicios, García no cree que ocurra al mismo ritmo de ascenso de la divisa.

Muchos de los productos ofertados en el país, al depender en algunos casos de materiales importados, deben calcularse dependiendo del valor del dólar para poder garantizar su costo de reposición. Es lo que sucede, por ejemplo, con el costo de los alimentos, que llegaron a duplicarse en el último mes.

¿Agotado el encaje legal?

Con esa medida el BCV logró desacelerar la inflación y la devaluación. Pero ahora, dice Guevara, parece haber llegado a su fin. Por meses obligó a los bancos a congelar alrededor de 70 de cada 100 bolívares en el ente emisor; sin embargo, ya puede haberse agotado.

“El encaje legal está dando signos de agotamiento porque, de alguna manera, los bancos no tienen más que encajar. Y si tienes el encaje demasiado limitado, pues la única opción que te queda es comenzar a devaluar”, explicó el especialista.

En simultáneo, la masa monetaria se sigue expandiendo. Aunque a un ritmo mucho menor que a comienzos de año, semanalmente el BCV emite millardos de bolívares para financiar el gasto del Ejecutivo nacional.

“Y esos bolívares tienen que ir a algún lugar”, afirma Guevara, que ve como una acción lógica que el dinero se destine a la compra de divisas y, por lo tanto, generar una presión alcista al valor de ellas.