Aumento de los límites de las tarjetas de crédito será progresivo

ECONOMÍA · 13 NOVIEMBRE, 2019 18:35

Aumento de los límites de las tarjetas de crédito será progresivo

Texto por Margaret López | @Jamsg

Ver más de

Margaret López | @Jamsg

¿Cómo valoras esta información?

67
QUÉ CHÉVERE
7
QUÉ INDIGNANTE
6
QUÉ CHIMBO

El nuevo límite mínimo de las tarjetas de crédito en el país será de un millón de bolívares, de acuerdo a la resolución emitida por la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela (Sudeban). Esta ventana crediticia puede traducirse como un incentivo del Gobierno para que los venezolanos expandan el consumo en la época navideña, pero el aumento de los límites de los plásticos será progresivo y dependerá de los perfiles individuales de cada cliente.

“El principal recurso para definir cuáles tarjetahabientes recibirán un límite mayor al mínimo siempre va a ser la capacidad de pago, que tiene esa persona con esa entidad bancaria. Quienes tengan una larga trayectoria con sus tarjetas puede que se vean favorecidos, pero es poco probable que veamos la entrega masiva de nuevas tarjetas de crédito”, explicó la economista Ariadna Lira de la firma de Econométrica, en entrevista para Efecto Cocuyo.

Sudeban no aumentaba el límite mínimo de las tarjetas de crédito desde diciembre del año pasado, cuando se fijó en 5.000 bolívares el monto mínimo. Esta nueva resolución supone que los tarjetahabientes recibirán incrementos que comienzan en 19.900%, aunque ese nuevo límite mínimo se trate de un monto equivalente a solo 33 dólares, en función de la tasa oficial del Banco Central de Venezuela (BCV) que cerró este miércoles en 29.949,68 bolívares.

Los primeros beneficiados con ese millón de bolívares disponibles podrán hacer un mercado de alimentos y productos de higiene personal para dos semanas o podrán comprarse dos jeans en una de las grandes multitiendas que vende ropa importada.

Diciembre es una época donde el gasto se incrementa de forma estacional y esta medida puede incentivar un poco el consumo, en especial porque el gasto viene en caída desde comienzos del año”, recordó Lira.

Aquellos clientes con tarjetas negras o en las categorías más altas contarán con límites de crédito que se acercarán más al nuevo tope máximo de 10.000.000 de bolívares. Estos venezolanos recibirán un financiamiento equivalente a 334 dólares, si se hace el cambio a la tasa oficial del BCV y que da cuenta de un monto muy bajo si se le compara con los límites de 20.000 o 25.000 dólares, que estas tarjetas tienen en el extranjero.

La carta del encaje bancario

El primer paso para que la banca concrete los aumentos de los límites de crédito será una revisión de los perfiles crediticios de sus clientes y una evaluación de los niveles de ingreso. En especial, porque las entidades financieras mantienen estándares de riesgo más estrictos en medio de una hiperinflación, como la que atraviesa el país desde el año 2017.

“La tarjeta de crédito representa una triple posibilidad de ingreso para la banca. Se perciben intereses cuando el tarjetahabiente la usa y también se le cobra al proveedor por el punto de venta, aparte de la comisión por emitir los plásticos. Así que esta medida puede ayudar a mover algo del dinero que ahora está disponible y paralizado, pero eso solo se hará después de que se evalúe la capacidad de pago de cada tarjetahabiente”, explicó una fuente relacionada con la banca que prefirió mantenerse en el anonimato.

Los aumentos de los límites de crédito no serán lineales, sino que pasarán algunas semanas hasta que la gente pueda disfrutarlos. En buena medida, porque las entidades financieras tienen dinero disponible para prestar, pero no demasiado debido al encaje bancario. Ampliar el financiamiento crediticio a un mayor número de venezolanos, de hecho, dependerá de una flexibilización del encaje marginal que ahora está fijado en 100%.

Al igual que con los nuevos créditos comerciales anclados al tipo de cambio, la banca necesita evaluar al detalle quiénes están en capacidad de pagar y necesita contar con una mayor liquidez para volver a abrir el grifo del financiamiento en el país.