Nuevos créditos comerciales: 7 preguntas para entender la resolución del BCV - Efecto Cocuyo

ECONOMÍA · 24 OCTUBRE, 2019 19:15

Nuevos créditos comerciales: 7 preguntas para entender la resolución del BCV

Texto por Margaret López | @Jamsg

Ver más de

Margaret López | @Jamsg

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

A partir del próximo lunes 28 de octubre, la banca venezolana ofrecerá los nuevos créditos comerciales que estarán anclados a “la variación del tipo de cambio”. El Banco Central de Venezuela (BCV) aún no especifica si la moneda de referencia que se usará para estos financiamientos será el dólar estadounidense, el euro o cualquier otra como el rublo ruso. Lo que sí queda claro es que esto será un nuevo reto para las empresas venezolanas.

En la calle y en las redes sociales, se les bautizó a estos nuevos créditos comerciales como “los préstamos en dólares” y ciertamente, lo más importante para entender es que estos financiamientos se igualarán conforme avance o retroceda el valor de otra moneda distinta al bolívar.

¿Qué es la nueva Uvcc?

La Unidad de Valor de Crédito Comercial (Uvcc) es una figura creada por el BCV, que permite establecer una actualización diaria del valor total de un préstamo solicitado por una empresa.

Esto quiere decir que si una compañía pide un crédito por 100.000 bolívares para pagarlo durante el lapso de un año, al final tendrá que cancelar mucho más de los 100.000 bolívares que recibió al comienzo. El porcentaje adicional dependerá de la fluctuación del tipo de cambio.

Por ejemplo, si se usa el dólar estadounidense como referencia es necesario considerar que su precio oficial rondaba los Bs. 3.300 a finales de enero, mientras que el pasado jueves 24 de octubre se cotizó en Bs. 18.587,15. Ese margen tan amplio de fluctuación es parte de lo que enfrentarán las compañías que soliciten estos préstamos a la banca.

¿Esto oficializa la dolarización en Venezuela?

Estos nuevos créditos comerciales son un reconocimiento del Ejecutivo de que la inflación es una pieza clave a la hora de entender la economía venezolana.

Sin importar, si la moneda de referencia que se use sea el yuan chino o el euro, lo que sí importa es que hay un reconocimiento implícito de que el bolívar no es una moneda estable y que su valor está expuesto a grandes fluctuaciones de forma constante.

¿Por qué el BCV lanza ahora estos créditos?

Esta fórmula corrió como un rumor desde comienzos de septiembre en el mundo bancario y empresarial y es parte de la nueva política de mantener estable tanto el tipo de cambio como a la inflación, con la apuesta de controlar la liquidez monetaria.

Como el BCV reveló en un comunicado oficial en enero pasado, su meta es frenar que algunas empresas utilicen el mecanismo de los créditos bancarios para tener dinero y luego ir a comprar dólares en el mercado paralelo de divisas.

Al atar estos préstamos al tipo de cambio, el BCV elimina el incentivo para que las empresas, tanto grandes como pequeñas, puedan obtener una ganancia cambiaria con esta clase de operaciones.

¿Quién es el principal beneficiado con estos créditos?

Sin duda, la banca venezolana.

Desde la imposición de las medidas de aumento de los encajes legales, las entidades financieras vieron disminuir con fuerza su intermediación crediticia, al punto en que hoy está en los niveles más bajos de su historia. Aparte de que las tasas de interés que pueden cobrar por los créditos, en términos reales, no le permiten sacar ninguna ganancia.

Estos nuevos créditos tendrán una tasa de interés anual mínima de 4% y máxima de 6%, que al atarlo al movimiento del tipo de cambio, puede llevarlos a obtener algún beneficio.

¿Las empresas están preparadas para endeudarse bajo estas condiciones?

Para que las compañías venezolanas puedan pedir un financiamiento con las llamadas Uvcc sería necesario que sus productos y sus servicios también fueran cobrados con alguna fórmula que les permita igualar, de forma muy rápida, las fluctuaciones del tipo de cambio.

Antes de endeudarse bajo esta nueva modalidad, las empresas tienen que hacer una proyección detallada sobre su flujo de caja y sus ventas para los meses siguientes. No en vano, Consecomercio dijo que “la implementación de este nuevo sistema supone una serie de complicaciones para el sector comercial de nuestro país”, como lo expresó en un comunicado público tras conocerse la medida.

¿Esto afectará a las tarjetas de crédito o las otras gavetas crediticias?

El BCV fue enfático al aclarar que esta nueva modalidad no aplica para las tarjetas de crédito ni para los préstamos al consumo de las personas naturales. De hecho, tampoco aplicará para todos aquellos financiamientos especiales y obligatorios, por ejemplo, para las microempresas, el sector agrícola o turístico.   

¿Cuánto dinero estará disponible para estos nuevos créditos?

Si se considera que la banca venezolana en su conjunto completo posee una cartera de créditos de alrededor de 213 millones de dólares, estos nuevos créditos comerciales pudieran mover entre 30 y 50 millones de dólares.

El elemento clave para que esta fórmula pueda inyectar un mayor volumen de dinero a la economía es que fuera acompañada por una reducción de los márgenes del encaje bancario por parte del BCV.