Foro Penal denuncia persecución contra funcionarios militares - Efecto Cocuyo

Foro Penal denuncia persecución contra funcionarios militares

Son 82 los militares retirados o activos que están tras las rejas. Este  lunes 4 de febrero, la organización civil Foro Penal reiteró la denuncia: el sector militar es uno de los grandes azotados por la represión gubernamental.

Gonzalo Himiob, director de la asociación que hace seguimiento a las detenciones por razones políticas, recordó que los funcionarios militares que detienen de forma arbitraria a sus compañeros, que “secuestran” a sus familiares y practican tratos crueles a ambos cometen un crimen. Por lo tanto los conminó a cesar este tipo de acciones.

Al menos 30 militares fueron detenidos en los últimos días. Himiob destacó el caso de los 24 privados de libertad de Cotiza, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que manifestaron su descontento con Nicolás Maduro, después de robar un arsenal.

Se trata del sargento Harley Solano quien actualmente está en fuga. Es perseguido por su participación en la sublevación del 21 de enero en Cotiza, Distrito Capital. “Como no lo han podido ubicar, secuestraron a siete personas de su familia, civiles y militares. Había una joven de 19 años y un señor de 73 años. Todos fueron secuestrados y torturados para tratar de dar con el sargento”, denunció Himiob.

Al 4 de febrero son 966 presos políticos los que tiene encima el gobierno de Nicolás Maduro. Solamente, desde la semana del 21 de enero hubo 988 arrestos, de los cuales 137 eran adolescentes. De este grupo etáreo permanecen privados de libertad 10 muchachos.

Una familia de 16

La detención de sus hijos ahora las convirtió en familia. En la rueda de prensa de Foro Penal hicieron presencia los parientes de algunos de los 16 jóvenes que permanecen privados de libertad en el comando de El Paraíso de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Vincent Arcas, de 23 años de edad, es uno de ellos. Es estudiante de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel). A él lo atraparon en el puente de Los Leones el 23 de enero. Quería llegar a la concentración de El Paraíso, pero no pudo. Se topó con la multitud asustada. Un funcionario le tapó la cara y lo montó en una moto.

Ese mismo día, arrestaron a Yohendry Rivas, de 26 años de edad. Él estaba con su novia en Chacaíto. Solo paseaban, no manifestaban. Funcionarios de la GNB los sorprendieron y a ella le gritaron que corriera. A él le dispararon en la pierna con la carabina de perdigones.

En la plaza Altamira fue detenido Luis David Renedo Hernández, de 21 años. Él estaba con un grupo de vecinos de Catia que fueron hasta ese punto para manifestarse en contra de Maduro. Allí fueron reprimidos por la GNB y a él no le dio tiempo de correr.

Dos días antes, habían detenido en la avenida Fuerzas Armadas, dentro del sector Caraballo, a Henreyder de Jesús Acosta Lucena, de 18 años. Es estudiante de bachillerato.

Tanto a él como al resto los presentaron en destiempo y los mantuvieron incomunicados. El sábado 26 de enero salieron de tribunales con cuatro delitos: obstrucción de vías públicas, instigación al desorden público, resistencia a la autoridad y agavillamiento.

Solo hasta el domingo 3 de febrero les fue permitido ver a sus familiares. “Yo no entiendo cómo es que hacen un solo acta para todos, si los agarraron en días diferentes y en lugares distintos”, dijo la madre de Acosta Lucena.

Actualmente, los 16 detenidos en el comando 443 de la GNB El Paraíso están junto a presos por delitos políticos. Unos 40 muchachos están en una misma celda que parece un “bohío”. Comparten el mismo baño y solo reciben comida de sus parientes, que deben llevársela diariamente. “Ahora todos somos una familia”, refirió una de las madres de los nuevos presos políticos.

Lea también:

Enero termina con 983 presos políticos, entre ellos 67 adolescentes

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!