“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario

Ver Galería
8 Fotos
“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario
_MG_0605 (2)

“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario
_MG_0604 (2)

“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario
_MG_0602 (2)

“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario
_MG_0581 (2)

“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario
_MG_0630 (2)

“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario
_MG_0628 (2)

“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario
_MG_0620 (2)

“No es una guarimba, queremos medicinas”, gritaron en el plantón hospitalario
_MG_0603 (2)

La precaria situación de los centros de salud públicos impulsó a médicos, familiares y pacientes a unirse en un grito de protesta que se replicó en ocho centros de salud de la capital venezolana. El llamado plantón hospitalario se llevó a cabo la mañana de este martes, 16 de mayo y, salvo la agresión a dos galenos en el Hospital José María Vargas, no hubo ningún incidente.

La lluvia ambientó la protesta en el Hospital de Niños J.M. de los Ríos, pero no la impidió. “No es una guarimba, queremos medicinas”, “Se mueren nuestros niños y nadie hace nada”, “Los niños necesitan, comida, salud y medicinas” y “No hay comida, tampoco medicinas”, fueron las consignas que corearon durante la hora y media que duró la protesta.

Una de las voces fue Sonia Sifontes (foto principal), presidenta de la Sociedad Venezolana de Médicos y jefe del servicio de Medicina III del hospital infantil. “No hay medicamentos, no hay insumos, no hay, no hay y no hay. Queremos que halla cambios en las políticas de salud, que se dé lo que los pacientes necesitan para poder atenderlos adecuadamente”, refirió.

La situación en ese centro de salud es crítica. Ya Efecto Cocuyo reportó la muerte de dos niños en el área de nefrología, víctimas de una bacteria intrahospitalaria. Los 16 pequeños que reciben hemodiálisis en ese espacio se encuentran infectados, mientras que en el servicio de medicina III es la mitad de los pequeños pacientes. En ese espacio una niña falleció allí a principios de año.

Pero, según denuncia Sifontes, en cada hospitalización se consiguen niños infectados. La deficiente limpieza a causa de agua, escasa y no muy limpia, así como la falta de jabón, cloro y productos de limpieza, ha favorecido la contaminación con bacterias de los espacios. La falta de antibióticos, o la irregularidad en su suministro, ha complicado la atención de los enfermos.

Padres se solidarizaron con la protesta

Dayana Landinis asistió con su hija de tres años en brazos. La pequeña padece de desnutrición y su madre contó todas las dificultades para atenderla en el hospital. “Todos los días vengo para ver si consigo medicamentos, insumos… además los exámenes no los hacen aquí y son super caros”, expresó. La niña, que debió ser hospitalizada cuando estuvo más delicada, no consiguió una cama y por esa razón Landinis baja casi a diario para que los médicos continúen el tratamiento. “Las fórmulas que me recetaron, además de caras, no se consiguen”, concluye.

El hijo de Danesa Salazar es paciente oncológico, tiene 11 años y durante 7 de ellos ha recibido tratamiento médico en el hospital. “Aquí no hay medicamentos, no hay insumos, no hay para hacer rayos X y a veces ni siquiera para una hematología completa. Tampoco inyectadoras”, dijo la madre. Las complicaciones de no recibir el tratamiento completo ocasionan que el pequeño recaiga y desmejore. Las quimioterapias se le han alargado mucho por esta causa.

Renuncia de los directivos

En el Hospital Vargas la situación también es compleja. No hay quirófanos para operar y en emergencia, reiteradamente, se agotan hasta los guantes para la atención de los pacientes. Durante la mañana del martes, uno de los médicos de guardia fue agredido por un miliciano mientras protestaba por la escasez de insumos médicos.

La situación caldeó los ánimos del personal en pleno y la protesta se reforzó. Todos los asistentes se solidarizaron con el médico agredido y salieron a la plaza y a la calle a continuar con el plantón. El gremio, incluso, llegó a exigir la renuncia del director del hospital.

De acuerdo con Jaime Lorenzo, uno de los integrantes de la Organización Médicos Unidos de Venezuela, mientras la protesta se llevaba a cabo en ocho hospitales de Caracas, el personal directivo se encontraba en San Martín recibiendo insumos. ” La protesta fue satisfactoria y logramos llevar el mensaje. En los  hospitales hay 80% de escasez de insumos y de medicamentos llega hasta el 90%. Así no se puede trabajar”, puntualizó.

El Hospital Clínico Universitario, la Maternidad Santa Ana, la Maternidad Concepción Palacios, el Periférico de Catia, el José Ignacio Baldó, el Pérez Carreño y el Domingo Luciani se unieron a la protesta. Para el día de mañana, 17 de mayo,  los médicos convocaron también a una marcha del gremio de la salud pública y privada al que se unirán estudiantes, organizaciones no gubernamentales y pacientes. El punto de salida es el J.M. de los Ríos y el de llegada es el Ministerio de Salud.

Fotos y videos: Iván Reyes

 

(Visited 338 times, 55 visits today)