Sobrepoblación y enfermedades en calabozos ponen en riesgo la vida de los presos políticos

De los 487 presos políticos en Venezuela reseñados por la ONG Foro Penal, al menos 45 presentan problemas de salud, por lo que sus abogados y familiares piden que sean trasladados a hospitales para atender los padecimientos que ponen en peligro sus vidas.

Los nombres de todos los presos políticos con patologías diagnosticadas no han sido publicado para este martes 26 de septiembre. Sin embargo, se conocen los casos de 20 privados de libertad que corren el riesgo de morir como el concejal Carlos Andrés García, quien falleció el pasado domingo 17 de septiembre en custodia del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Táchira, luego de sufrir un accidente cerebro vascular (ACV), según denunciaron varias ONG y dirigentes políticos.

El director del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Humberto Prado declaró que el Estado es el responsable por la salud de los reclusos, puesto que, al estar bajo su custodia, debe velar porque sus derechos se respeten. “El Gobierno tiene que velar por los derechos a la alimentación, a la salud y a la vida de los privados por la libertad, parece que en Venezuela los presos políticos no tienen derechos humanos” aseveró.

El activista señaló que, en los centros de reclusión preventiva, como El Helicoide del Sebin, se deteriora con frecuencia la salud de los detenidos debido al tiempo prolongado en calabozos sin acceso a la luz del sol. “¿Por qué los detenidos en El Helicoide se enferman tanto? muchos tienen conjuntivitis y hepatitis, por estar tanto tiempo encerrados sin las condiciones establecidas en la ley, con canchas deportivas y otras oportunidades”, indicó Prado.

Marcados por el hacinamiento

Foro Penal publicó los lugares donde están recluido los presos políticos: 216 se encuentras en centros de reclusión preventiva (calabozos de la policía, comandos de la GNB, del Sebin, del Dgcim) que están concebidos para mantener a un detenido solo durante las 48 horas que indica la ley. En esos lugares, según la ONG Una Ventana a la libertad, no tienen las condiciones mínimas para que reclusos permanezcan internos por largos períodos.

Luisa Torrealba, jefa de investigación de la organización, explicó que se así se violan tanto los derechos de los presos políticos como de los privados de libertad por delitos comunes que se encuentran allí. “Con los presos políticos se agregan más personas a las celdas, donde hay escabiosis (sarna); un fuerte hacinamiento; no hay baños ni medicinas para atender las enfermedades que se presentan por las condiciones insalubres” describió.

La investigadora contó que en Táchira reportaron un caso donde los funcionarios de una comandancia de policía abarrotada por detenidos utilizaron vehículos oficiales como calabozos. “Hasta 10 personas en una patrulla”, precisó la defensora de los derechos humanos.

La sobrepoblación en los centros de reclusión preventiva monitoreados por Una Ventana a la Libertad alcanza el 432%. Así mismo registraron que en este año varios reclusos murieron por desnutrición bajo custodia policial. 

Presos políticos con problemas de salud

Carlos Graffe es dirigente del partido político Voluntad Popular. Fue arrestado el pasado 13 de julio en Valencia y en la actualidad está recluido en Ramo Verde. Presenta cólico nefrítico con litiasis renal izquierda múltiple con hidronefrosis moderada, que es un padecimiento producido por cálculos renales. Su padre denunció por medio de su cuenta en Twitter que un urólogo logró ver al político y aseguró que necesita ser trasladado a un centro de salud con urgencia.

Oswaldo García fue detenido el pasado 4 de mayo en Caracas por estar presuntamente involucrado con una “célula insurgente armada“. Presenta hipertensión y diabetes. Según su hermano, Alexis García, su expediente reposa en un tribunal militar. Se encuentra recluido también en Ramo Verde.

El capitán Juan Carlos Caguaripano fue arrestado el pasado 11 de agosto en La California, municipio Sucre de Caracas. Se identificó como el líder del asalto al Fuerte Paramacay, ocurrido varios días antes. Según el comité de familiares de presos políticos, padece enfisema pulmonar y gastritis.

Luis Rafael Colmenares fue detenido el 12 de febrero de 2015 por estar presuntamente involucrado en un golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro, junto a otro civil y cinco oficiales de la Aviación. Presenta dermatitis generalizada y desnutrición. Está detenido en el Internado Judicial de Monagas, conocido como La Pica.

Vasco Da Costa tiene diabetes y ha bajado 35 kilos de peso desde su arresto. Su hermana, Ana María Da Costa, denunció que debido a la indecisión de la juez que lleva el caso, no lo han trasladado a un centro de salud. El politólogo está detenido desde el 24 de julio de 2014 y actualmente está recluido en la cárcel de Tocuyito.

José Luis Santa María está arrestado desde el 14 de julio del mismo año. Presenta problemas gástricos y hongos en la piel. Está detenido en la cárcel de El Rodeo II.

Efraín Ortega era empleado del BCV antes de su detención el 24 de julio de 2014 por presuntamente conspirar para realizar actos de terrorismo. También está internado en El Rodeo II, donde fue diagnosticado con trombosis en sus piernas, insuficiencia renal y hepatitis C.

El general Ángel Vivas tiene una fractura en la columna y pérdida de audición. Está detenido en la cárcel de Ramo Verde, luego de ser capturado por funcionarios del Sebin el pasado 7 de abril a las afueras de su casa en Caracas.

Pedro Maury fue condenado por instigación a la rebelión a cinco años de prisión, sentencia que debe cumplir en la cárcel de Ramo Verde. Fue detenido en Maracay el 13 de febrero por estar señalado como parte del llamado Golpe Azul.

El teniente coronel José Gámez ha sufrido dos accidentes cerebrovasculares (ACV) y un infarto durante su privativa de libertad.

Fue detenido en 2012 por estar presuntamente involucrado en un plan magnicida contra el presidente Hugo Chávez. Por motivos de salud, se le dio una medida cautelar sustitutiva libertado, pero el 20 de enero del 2015 fue arrestado. Tiene parálisis en varias partes de su cuerpo.

Juan Miguel De Sousa está recluido en la sede del Sebin en El Helicoide. Tiene cáncer de próstata y necesita realizarse quimioterapias para tratar su enfermedad. Fue detenido el 21 de enero del 2015.

El general de la Aviación Oswaldo Hernández tiene inflamación severa de los ganglios del cuello. Fue privado de su libertad el 24 de marzo del 2014 por los delitos de instigación a la rebelión y contra el decoro militar, luego de ser involucrado con un presunto plan golpista contra el presidente Nicolás Maduro.

Rolman Rojas, dirigente de Voluntad Popular en el estado Aragua, fue detenido el pasado el 18 de julio junto a otros dos militantes de la tolda naranja. Se encuentra en la cárcel 26 de julio en Guárico y padece de hipertensión arterial.

Andrés Colmenares está recluido en El Helicoide después de su detención el 21 de mayo. Presenta problemas respiratorios.

El sargento retirado Jimmy Torres fue arrestado el 10 de junio mientras tomaba fotografías en una manifestación en Barquisimeto, estado Lara. Fue condenado a 5 años de cárcel. Actualmente tiene problemas de circulación y está recluido en la cárcel de Ramo Verde.

Gregory Sanabria fue detenido el l7 de octubre del 2014 por su presunta participación en hechos violentos ocurridos en el estado Táchira. Actualmente se encuentra en El Helicoide, donde presenta un cuadro de gastritis severa.

Delson Guárate era alcalde del municipio Mario Briceño Iragorry en el estado Aragua. Está recluido en el Helicoide donde padece linfoma no Hodgkin, diabetes e hipertensión. Fue detenido el 2 de septiembre del 2016, por supuestamente haber cometido delitos ambientales y poseer armas de guerra.

Kelvin Rojas, José Saldivia y Abraham Quiroz fueron detenidos en la Upel de Maracay, presentaron paludismo durante su reclusión en la cárcel de El Dorado según el comité de familiares de presos políticos. Uno de sus parientes informó a Efecto Cocuyo que los jóvenes aún se recuperan de la enfermedad.

Lea más:

“Estar preso en Venezuela es una condena de muerte”, defensores de DDHH sobre muerte de concejal