Petareños usan “perreras” y hasta cavas para poder regresar a sus casas #VenezuelaAPie

caos del transporte

Yarizut Angulo tiene 23 años. En su barriga se notan unos seis meses de embarazo y es oriunda de Puente Maca, en Petare, estado Miranda. A las 6 pm del viernes, 4 de mayo, es una de las más de 100 personas que está haciendo la cola en Puente Baloa para tomar un jeep que la lleve a su hogar. Pero ya son pocos los rústicos que trabajan en la línea que va hacia las zonas del sector 12 de Febrero. En su lugar unos camiones, llamados popularmente “ perreras ”, ofrecen el “servicio” de transporte.

En la plaza El Cristo de Petare, ubicada luego de finalizar la avenida Francisco de Miranda, cientos de petareños esperan a que llegue una unidad de transporte público que los traslade a sus hogares.  

A pesar de que desde hace tres años tienen problemas con los vehículos, la dificultad de trasladarse se ha agudizado y desde principios de marzo de 2018 han aparecido los camiones Ford 350 y 750 como alternativa de servicio.

“A 7 mil pa´ La Machaca, a 7 mil pa´ La Machaca”, gritaba a toda voz un hombre frente a un camión tipo cava, que normalmente es utilizado para transportar carnes, pollos, embutidos, u otros alimentos. En Petare se usan para sustituir los rústicos y autobuses de transporte público. “Nosotros salvamos a esta gente, aquí trabajamos hasta las 10 de la noche”, dijo el que gritaba, quien prefirió no revelar su identidad.

En estos vehículos se trasladan los petareños al sector La Machaca

Yarizut Angulo nunca se ha subido a uno de estos vehículos. Prefiere no hacerlo por su avanzado estado de embarazo, por eso camina todos los días para no esperar mucho tiempo en la parada un bus que quizás no llegue. “Yo no soy un animal para montarme en esos camiones, en las mañanas bajo caminando de Puente Maca a la Redoma de Petare, allí tomo el Metro y voy a mi trabajo”.

La joven embarazada contó que ya en la zona populosa son pocas las líneas de transporte que quedan, porque los choferes prefieren “piratear”.

El Via Crucis de La Machaca

Ir al sector La Machaca de Petare se ha convertido en toda una pesadilla. En las filas que se hacen frente a la plaza El Cristo, las personas aseguran que pierden hasta dos horas en una cola. Isabel Gutiérrez, de 65 años, es una de las afectadas; ella llegó a la parada a las 4 pm y a las 6:10 pm aún permanecía a la espera de un autobús.

“Las perreras sustituyeron a los autobuses”, dice. “Ha llegado solo un bus, pero está cobrando 15 mil bolívares; el pasaje legal son 8 mil, pero ellos (colectores) hacen lo que les da la gana. No puedo montarme en esas cavas porque soy hipertensa y me da miedo morir asfixiada”, dijo.

Ante la falta de autobuses, los vecinos de Petare están obligados a usar “perreras”.

Al igual que en el estado Vargas, los camiones tipo cava y las perreras de Petare no están organizadas como líneas de transporte, solo aparecen en las horas pico y tienen una tarifa por debajo de la que pueda cobrar un autobús. La mayoría de estos camiones cobra de 5 mil a 7 mil bolívares.

El pasaje mínimo para las zonas periféricas del barrio más grande de latinoamérica es de Bs. 5 mil, pero la mayoría de los autobuses Encava cobran hasta 15 mil bolívares por movilizar a los usuarios.

La inseguridad los empuja a usar “perreras”

Muchos prefieren montarse en las “perreras” o “chivas” -como también se le conoce a estos vehículos-, antes que esperar mucho tiempo en las paradas. “Yo prefiero irme en las chivas, a que me roben por quedarme a esperar un autobús”, dijo Doris Palacio, una vecina del barrio El Carpintero.

Petare es una de las zonas más peligrosas de la Gran Caracas, y sus habitantes no subestiman el peligro, Según el Monitor de Víctimas, en la parroquia Petare, entre mayo de 2017 y marzo de 2018 hubo 270 homicidios . La inseguridad obliga a las personas a usar las “chivas”. “Yo nunca me quedo en la redoma después de las 6 de la tarde, prefiero correr detrás de los camiones hasta montarme en uno, esto aquí es peligroso”, dice Yuraima Cherema vecina del sector 12 de Febrero.

Cherema denunció que después de las 7 pm las paradas se van quedando solas y a oscuras y el hampa aprovecha para hacer de las suyas. La mujer dice que la policía del municipio Sucre, raras veces hace labores de patrullaje y cuando las realizan es para “matraquear”.

En las horas pico las colas son interminables para trasladarse a sectores de Petare

Si no hay efectivo toca caminar

Cuando Carmen Hernández, de 48 años, no tiene efectivo, tiene que caminar desde su casa, en el barrio Juventud Bicentenaria, a la estación del metro Petare. Ella trabaja como personal de limpieza de una empresa en Los Palos Grandes, del municipio Chacao, y tiene que bajar del barrio a las 5:40 am para no llegar tarde. “A veces me quedo sin efectivo porque prefiero dárselo a mi hijo que estudia quinto año de bachillerato en Los Dos Camino. Prefiero caminar yo a que lo haga él, porque  tiene que estar a las 7 de la mañana en el colegio y yo puedo llegar a mi trabajo a las 8:30, mi jefe entiende lo que sucede con el transporte”, comentó.

En al menos seis oportunidades a Carmen le ha tocado subir caminando hacia La Machaca, es un recorrido que dura aproximadamente dos horas y lo ha hecho porque a veces no tiene efectivo para pagar una perrera. “Lo que hago es subir poco a poco y me paro en algunos sitios a descansar. Hay veces que salgo de mi trabajo a las 4:30 pm y llego a mi casa a las 7:30pm. Mi esposo si sube y baja todos los días caminando, él sale de la casa a las 4 am para llegar a las 7 de la mañana al colegio Don Bosco, su trabajo”.

Carmen asegura que no es la única que toma la decisión de caminar por la falta de camionetas: en ocasiones, para paliar la inseguridad, se unen varias personas y se desplazan juntas a sus lugares de destino. Una de ellas es Katiuska Vivenes, de 43 años, vecina de Carmen y con regularidad se hacen compañía en las “chivas” y en las largas caminatas de ida y vuelta.

Katiuska y Carmen no creen que los gobernantes puedan solucionar de manera inmediata el problema del transporte en Petare. Ellas están convencidas de que se seguirán trasladando en las cavas porque “hasta por dentro le pusieron luces para llevar a las personas por las noches.”

“Al final, ellos (los camioneros) son los que nos salvan”.

Leer más de #VenezuelaAPie

“Me niego a montarme en una perrera”, varguenses sin transporte #VenezuelaAPie

Fotografías y videos: Iván Reyes @IvanEReyes  

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!