El país como videojuego

Alberto Barrera Tyszka

Escritor venezolano. Premio Herralde de novela 2006. Premio Tusquets de Novela 2015. Articulista en The New York Times en español y de Efecto Cocuyo.

Puedes jugar desde tu casa, en bermudas y en chancletas. Con un vaso repleto de hielo y de escocés muy cerca de una de tus manos mientras, con la otra, controlas el teclado y disparas relámpagos y te entregas a vivir, días tras días, la eterna batalla final.

Es una épica sabrosa, respeta tus horarios, tus urgencias personales. Puedes, por ejemplo, detener el combate en cualquier momento y, durante media hora, hablar por teléfono con otro furioso guerrero para comentar la jugada anterior o la hazaña que viene. Puedes también hacer una siesta y regresar más repuesto a la lucha. Se trata, sin duda, de una heroicidad con bastantes ventajas. Una de ellas, fundamental, es que nadie te ve. Puedes ser un valiente que desafía a un general en el teléfono celular mientras, al mismo tiempo, estás tendido en tu cama viendo un juego de los Yankees. Puedes arriesgar tu vida mientras estás sentado, en un cómodo restaurante, almorzando con la familia. Ya no te tienes que preocupar por calentar la calle. Ahora solo te tienes que dedicar a calentar el lenguaje.

Hay una forma de vida en las redes sociales que ha encontrado en el extremismo su propio espacio. Se trata, evidentemente, de usuarios que, de entrada, reúnen dos condiciones básicas: les sobra tiempo y no tienen apremios económicos, no necesitan ocuparse en algo, sea trabajar o formarse en una cola. Por lo tanto, su angustia, no dudo que muchas veces con la mejor de las intenciones, se concentran en el país. En lo que pasa y no pasa en el país. Venezuela está moviéndose de manera constante en su monitor y en su ansiedad. Y frente a ella se sientan y teclean. De manera frenética. Entran a jugar en un mapa digital que, por momentos, confunden con el mapa real del país.

Siempre es tentador crear una ficción lúdica que, desde afuera, nos permita resolver casi mágicamente los problemas de la realidad. Ante las enormes dificultades que existen para enfrentar y luchar contra el poder que hoy nos somete, una fantasía más o menos formal, que trate de inventar espacios institucionales en los que la justicia funcione y en los que no pueda entrar la mafia que secuestró al país, tiene un gran atractivo. La idea de que un decreto formulado en algún lugar puede transformar mágicamente nuestro presente es, sin duda, casi irresistible. Pero también es quimérica. La sentencia del llamado TSJ en el exilio quizás tenga un valor en el futuro, no lo sé. Pero suponer que el Gobierno no cae, porque hay unos corruptos, colaboracionistas, negligentes o estúpidos que no son capaces, o no se atreven, a cumplir con ese dictamen, es un delirio. La velocidad de Twitter es engañosa y cruel. La realidad no baila al ritmo del tuit.

La desesperación multiplica los espejismos. Y la trágica crisis que devora al país hace que la desesperación sea nuestro estado natural.

En todos los sentidos y en cualquier dimensión. Por eso mismo es tan terrible, en momentos como estos, ver que la dirigencia opositora continúa ausente, dividida entre egos y oportunismos, todavía pensando en el protagonismo y la supervivencia individual. En solitario, ninguno podrá lograrlo. Siguen sin entender que, mientras no se unan verdaderamente, jamás serán una alternativa.

En coincidencia con esto, en el país del videojuego uno de las tramas esenciales consiste en sabotear la unidad. Los soldados digitales no hacen alianzas. Entran a la contienda para descabezar a impuros e impíos. Avanzan a la siguiente etapa poniendo bombas a sus competidores más cercanos. Cualquiera que se les parezca debe ser destruido. Viven buscando entre las sombras traidores y delatores. No puede haber pactos. Ellos son únicos. Ellos son los castos, los inmaculados. Tienen una rara vocación restauradora. Organizan cacerías privadas, revisan los árboles ideológicos de sus vecinos, exigen certificados virginidad política. No solo saben lo que hay qué hacer. También quieren decidir quién puede y debe hacerlo. Y, por supuesto, quién no.

Mientras tanto, lejos de las pantallas, pero cerca de Miraflores, unos vecinos organizan su desesperación gritando y protestando, enfrentándose directamente al Gobierno. Quizás ninguno de ellos tiene cuenta de Twitter. Pero si existe una épica en estos días, hay que buscarla ahí. O en las enfermeras y en los trabajadores de la salud de Venezuela que hoy en día son un modelo de resistencia y dignidad. O en los periodistas perseguidos por investigar y publicar los casos de corrupción. O en las celdas del Helicoide…Una cosa es jugar. Otra cosa muy es muy distinta es hacer política.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!