William Spindler: Acnur no busca quitar protección a venezolanos desplazados #ConLaLuz

VENEZUELA MIGRANTE · 23 JUNIO, 2020 18:46

William Spindler: Acnur no busca quitar protección a venezolanos desplazados

Texto por Ibis Leon | @ibisL

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El portavoz para América Latina de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), William Spindler, aclaró que la categoría “venezolanos desplazados en el extranjero”, usada en el informe Tendencias Globales 2019, no busca quitar protección internacional a esta población.

“Este es un informe estadístico, no es una nota de la posición legal sobre el estatus de los refugiados; Acnur ha emitido notas sobre la protección internacional a los venezolanos, la última en mayo de 2019, donde dice que la gran mayoría está en necesidad de protección internacional y recomienda que se les de la condición de refugiados, según la Declaración de Cartagena”, respondió.

El representante de Acnur fue invitado en el Con la Luz de este martes 23 de junio y fue entrevistado por la directora general de Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes.

La incorporación de la categoría “venezolanos desplazados en el extranjero”, que no se incluyó en las versiones anteriores del informe, fue rechazada por la socióloga e investigadora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, Ligia Bolívar.

La especialista señaló que esta calificación es inexistente en el derecho internacional y no amplía derechos sino los quita porque niega la base legal para que se reconozca a los venezolanos como refugiados.

Sobre esto, Spindler reiteró que el término se utilizó como una forma de visualizar la crisis. “De ninguna manera significa que estamos tratando de quitar la necesidad de protección de esta población, de hecho se reitera en el informe esta necesidad de protección”, afirmó.

El representante explicó que se utilizó el término para incorporar a los venezolanos que no son solicitantes de asilo y que no son reconocidos como refugiados.

“De los 4,5 millones de venezolanos que había fuera de su país, a finales de 2019, casi 800 mil habían solicitado asilo y hay más de 90 mil refugiados reconocidos oficialmente. Esto deja a 3 millones 600 mil venezolanos fuera de estas categorías y era importante incluirlos en nuestras estadísticas”, señala.

No obstante, insiste en que la gran mayoría debe recibir protección como refugiados porque la crisis que atraviesa su país los forzó a salir y les impide regresar.

Niños desplazados

La Acnur estima que hay 79,5 millones de personas desplazadas que tuvieron que huir de sus hogares a causa de la violencia y la persecución, lo que representa el 1% de la población mundial. De este total, el 40% (34 millones) son niños y niñas.

Esta proporción se repite en el éxodo de venezolanos, según William Spindler. “Su situación es muy vulnerable y preocupa a la Acnur”, advirtió.

La pandemia de COVID-19 es un nuevo factor que pone en riesgo a los venezolanos en el exterior. “Ha tenido un efecto devastador, los venezolanos se han encontrado en una situación más desesperada de la que vivían antes porque muchos dependían de empleos en el sector informal, han perdido sus ingresos diarios y sus hogares, y lo que estamos tratando de hacer es trabajar con las autoridades para que los refugiados y migrantes sean incluidos en todos los planes de respuesta”, expresó.

Para activar los planes de ayuda se articulan con la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud. Este trabajo en conjunto permite que se entreguen kits de higiene y se refuerce la capacidad de atención en clínicas y hospitales.

“Hay que reconocer la contribución que han tenido muchos profesionales venezolanos en varios países que se han unido para combatir el virus, esto es algo que nosotros hemos facilitado también porque hemos pedido que se reconozcan los diplomas de estos profesionales”, manifestó.

Pocos recursos

Para la atención de migrantes y refugiados venezolanos los recursos son limitados, manifestó el portavoz.

“Los donantes a veces no entienden y dicen que Brasil, Ecuador o Colombia no necesitan tanta ayuda como países en África o en el medio oriente. Hay que explicarles que las comunidades pobres en que reciben más venezolanos ya tenían dificultades para acceder a agua potable, a servicio eléctrico, para tener acceso a la salud, a infraestructura y ahora no pueden prestar esos servicios”, indicó.

Destacó la conferencia internacional de donantes que se realizó el pasado 26 de mayo y que permitió movilizar recursos para garantizar una respuesta humanitaria en medio de la pandemia, pero también para fortalecer la infraestructura de los países receptores.

También hizo referencia al “proceso de Quito”, un foro que han utilizado los Estados para compartir buenas prácticas y tratar de unificar la respuesta en materia de protección de los migrantes y refugiados venezolanos.

“Muchos países facilitaban los movimientos de los venezolanos, pero hemos visto en el último año que se han introducido ciertas medidas restrictivas y es importante que esto se armonice para que no hayan países que permitan la entrada y otros no”, manifestó.

Más xenofobia por COVID-19

La xenofobia es un fenómeno muy preocupante para Acnur. Aunque es “excepcional” en el caso venezolano, según el portavoz de la organización, se ha detectado un aumento de discriminación a causa de la pandemia de COVID-19.

Algunos venezolanos, que han perdido sus ingresos diarios, sus hogares y se han visto obligados a vivir en la calle, son acusados de no respetar las consignas de salud de las autoridades y se les ha visto como culpables de llevar o esparcir el virus, alertó Spindler.

“Hay una campaña regional que vamos a lanzar para valorizar los aportes que los migrantes hacen en las sociedades en las cuales se encuentran. Los líderes políticos, religiosos y sociales tienen que apoyar los mensajes de tolerancia y convivencia”, exhortó.