“Sentí que me podían pegar un tiro”, lo que pasó en la autopista Francisco Fajardo - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 27 FEBRERO, 2020 19:40

“Sentí que me podían pegar un tiro”, lo que pasó en la autopista Francisco Fajardo

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

¿Cómo valoras esta información?

24
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

“Escuché la granada, una explosión muy fuerte y extraña y quedé atrapada durante unos minutos muy largos: la gente se devolvía y yo pensé en devolverme también(…)”, recordó Ana Mujica, quien se desplazaba por la autopista Francisco Fajardo, la tarde de este miércoles, 26 de febrero, cuando hubo un enfrentamiento. “Sentí que podían pegar un tiro”, dijo.

Ana manejaba desde el suroeste caraqueño hasta la urbanización Las Palmas, en el municipio Libertador. A las 4:30 pm, a la altura de Bello Monte, se encuentra con una tranca y pensó que había sido un accidente de tránsito, pero el paso de más de 50 funcionarios de las Faes, con armas largas, por los costados de los vehículos que estaban en cola, la hicieron estar en alerta.

“Cuando empieza a llegar el batallón de las Faes, en moto y con fusiles, me comienzo a asustar porque eran muchos y se metían entre los carros. Luego llegaron funcionarios a pie como corriendo entre los carros. Me asusté más y sentí miedo”, contó la mujer.

El enfrentamiento se generó entre funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (Faes) y miembros de la megabanda de “El Coqui”, tras el secuestro de un hombre que se encontraba en los alrededores del Centro Comercial Ciudad Tamanaco (Ccct) en Chuao, en el este de Caracas.

La balacera paralizó la autopista Francisco Fajardo y dejó al menos cuatro personas muertas y al menos cinco heridas. El reporte policial indica que las cuatro personas fallecidas eran miembros de la banda que habita en la Cota 905, municipio Libertador, y que lidera Carlos Luis Revete.

Tras las balas y por medidas de seguridad, Mujica revisó que todos los seguros de las puertas de su vehículo estuvieran abajo, nunca pensó en salirse del carro pero sentía que su vida corría peligro. “En la línea de fuego hubo gente que se bajó de los carros”, contó.

Mujica revela que en ningún momento del enfrentamiento vio que los funcionarios ayudaran a los cientos de transeúntes desorientados y atrapados en la autopista. La mujer vio cómo dos efectivos de las Faes chocaron su moto de reglamento con un vehículo y el fusil que llevaba uno de ellos voló por los aires.

“Las autoridades no hicieron nada. No se justifica que pusieran en riesgo muchas vidas, allí pudo haber ocurrido una tragedia degrandes magnitude. Los malandros tenían armas de alto calibre. Sentí que mi vida pendía de un hilo y que me podían pegar un tiro”, narró Mujica.

Los hombres de la banda de “El Coqui” abrieron fuego desde el Ccct hasta la Fajardo a la altura de Bello Monte. Para intentar escapar de la persecución policial pretendieron lanzar dos granadas expansivas, pero los funcionarios repelieron el ataque y dispararon antes de que lanzaran el explosivo. Aún así  el artefacto detonó dentro de una camioneta Land Cruiser blanca, donde se trasladaban los secuestradores.

Al menos nueve hombres de “El Coqui”  habrían participado en el secuestro que terminó enfrentando a la megabanda con los funcionarios policiales. De ellos al menos cinco lograron escapar, una vecina de la parroquia El Recreo, logró captar en un video cómo hombres vestidos de negro y con capuchas robaron un vehículo y se dieron a la fuga.

Darío Ascanio también quedó atrapado en la línea de fuego. El joven que se dirigía hacia La California pudo ver cómo los funcionarios de las Faes dispararon a los miembros de la banda “El Coqui” desde la parte de arriba de la autopista Fajardo.

“Nosotros nos agachamos hacia el tablero del carro. Escuché todo tipo de armas y la explosión”, contó Ascanio a Efecto Cocuyo.

Al igual que Mujica, el joven Ascanio no recibió ninguna indicación para ponerse en resguardo por parte de las autoridades desplegadas en el lugar. “Los oficiales todos estaban pendientes del tiroteo”, relató.

El operativo obligó a cerrar el sentido oeste de la autopista Francisco Fajardo. Las autoridades lograron incautar tres fusiles, una granada fragmentaria y dos vehículos. Extraoficialmente se conoció que al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) se le prohibió estar presente en la autopista durante el enfrentamiento.

Heridos

Cuatro personas fueron heridas tras el enfrentamiento. Una de ellas era una niña que se encontraba en una clase de tareas dirigidas cuando fue herida de bala en uno de sus pómulos; la niña de nueve años de edad fue ingresada la noche de este 26 de febrero a la clínica El Ávila, donde este jueves sería intervenida quirúrgicamente.

Según personal del centro hospitalario, otra niña herida durante el enfrentamiento también ingresó al centro de salud, pero fue traslada al hospital El Llanito.

A la emergencia del Hospital Universitario de Caracas (HUC) también ingresaron dos personas heridas. José Eriberto Torres Castellano, de 32 años de edad, presentó una herida por impacto de bala en el fémur derecho; el segundo herido responde al nombre de Alejandro Antonio Castellano, de 50 años de edad, quien presentó una herida de bala en el fémur derecho a la altura de la rodilla.

Tras el intercambio de disparos una de las unidades de las Faes se volcó en la autopista Valle Coche, a la altura de Santa Mónica. Dos de los funcionarios también resultaron heridos.

¿Qué debe hacer un ciudadano si queda atrapado en un tiroteo?

Para el médico táctico Delmiro De Barrio, lo primero que debe hacer un ciudadano que quede atrapado en medio de una balacera es entender la situación y saber de dónde provienen los disparos para luego ponerse a cubierto y, en lo posible, tratar de colocarse en un lugar donde algún objeto quede entre él y los que efectúan los disparos.

“Se debe considerar dónde o qué usan para cubrirse porque, por ejemplo, a la carrocería de un vehículo común le pasarían las balas de fusil muy fácil; en todo caso podría tratar de ponerse a cubierto detrás del motor, pero siempre dependerá de dónde se encuentre cada persona y las posibilidades de encontrar una mejor protección”, detalló el experto en situaciones de alto riesgo.

Lanzarse al piso y cubrirse la cabeza con los brazos es una buena opción para protegerse de las balas, pero todo dependerá de qué tan cerca se esté de quienes disparan. “Si estás demasiado cerca quizás no sea tan buena idea”, dijo.

Si queda atrapado en un tiroteo en una autopista como la Francisco Fajardo, lo adecuado sería esconderse detrás de los separadores de canales porque son de concreto, pero si no se está lo suficientemente cerca del separador, entonces debe resguardarse de otra forma y evitar correr.

La actuación policial

De Barrio considera que la actuación de los funcionarios policiales fue un poco desordenada, pero explica que en las operaciones policiales siempre hay variables que no son posibles de predecir. “Los operadores tácticos son personal altamente capacitadas para estas situaciones, ‘actualmente en Venezuela no es así’, pero siempre habrá factores que no se puedan controlar o que puedan surgir de improviso”, comentó.

En una situación de rehenes, donde los secuestradores no están dispuestos a mediar, existen muchas variables. Estas variables de las que habla De Barrio pueden llegar a comprometer la vida de civiles en medio de un operativo policial. “Lamentablemente las persecuciones de este tipo no se sabe qué desenlace tendrán ni dónde finalizarán”.

De Barrio califica de complicada la persecución y el enfrentamiento en la autopista Fajardo. “Lo que ocurrió ayer en la autopista, donde los delincuentes estaban en medio de vehículos civiles haciendo uso de fusiles de asalto y granadas fragmentarias, fue una situación muy compleja; de hecho fue una ‘suerte’ que no hubiera más heridos por parte de los civiles que transitaban en el lugar”, aseveró.

*Nombre ficticio para proteger a la fuente