Obispo Moronta asegura que "no ha habido ningún encubrimiento" en caso de pederastia en Táchira - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 28 ENERO, 2020 17:42

Obispo Moronta asegura que “no ha habido ningún encubrimiento” en caso de pederastia en Táchira

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Mario Moronta, aseguró que “en ningún momento ha habido encubrimiento” en el caso del sacerdote asesinado e investigado por presunto abuso de niños y adolescentes en el estado Táchira.

En entrevista con Vladimir Villegas, transmitida por el canal de noticias Globovisión este martes 28 de enero, el purpurado explicó que de acuerdo con los estatutos jurídicos de la Iglesia católica, cuando se reciben este tipo de denuncias se debe avisar a El Vaticano, al acusado se le debe quitar “el oficio” (potestad para impartir misa y dar la primera comunión) y se le envía a un lugar en el que no tenga contacto con niños, niñas o adolescentes.

“Algunos han dicho que por qué el padre estaba recluido y por qué no se le prohibió salir: porque nosotros no tenemos un poder coercitivo. Cuando se empezó el proceso, siempre se le dijo a la familia que tenía todo el derecho de ir al foro civil. Puedo garantizarte que ni hemos encubierto ni vamos a encubrir a nadie“, dijo Moronta en el programa Vladimir a la 1.

Evaluaciones psicológicas

Al obispo se le preguntó sobre si existe algún mecanismo para prevenir el ingreso de personas pederastas al servicio sacerdotal. Moronta respondió que todos los años los seminaristas deben rendir evaluaciones psicológicas. A partir de este proceso los centros de formación religiosa elaboran una ficha de cada estudiante. Comentó que a pesar de ese proceso, puede que este trastorno psiquiátrico no se refleje durante el período del seminario.

Señaló que la Santa Sede pidió a Venezuela la elaboración de protocolos para prevenir abusos sexuales de parte de sacerdotes y otras personas que trabajan en las iglesias.

El 21 de enero, el sacerdote Jesús Manuel Rondón Molina fue encontrado muerto en una zona boscosa del sector conocido como La Escalera y El Campanario, en la zona de La Palmita del municipio Junín del estado Táchira. Se encontraba desaparecido desde el pasado 16 de enero.

Por el homicidio del presbítero hay un adolescente de 17 años de edad detenido, según el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol. Las autoridades interrogaron al joven, quien habría confesado el asesinato del sacerdote.

Dijo que Rondón Molina venía abusando sexualmente de él desde hace cuatro años. El sacerdote había recibido sentencia definitiva de dimisión del estado clerical por investigación de abuso de menores y habría apelado a la misma, según reveló el obispo de la Diócesis de San Cristóbal.

Este lunes, 27 de enero, el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, informó que Rondón Molina habría abusado no solo de su victimario sino también de su hermano de 10 años y tenía dos denuncias anteriores, desde los años 2014 y 2015.