De la ilusión al engaño: casos de agencias de modelaje y explotación sexual - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 4 SEPTIEMBRE, 2019 14:42

De la ilusión al engaño: casos de agencias de modelaje y explotación sexual

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano Fotos por Belankazar.com

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

17
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

De la ilusión de una carrera exitosa, al abuso y la explotación. Las academias de modelaje están bajo la mira, luego de que el influencer Irrael y otros tuiteros, denunciaran el pasado domingo, 1 de septiembre, que la agencia Belankazar cobraba una suscripción anual de hasta 200 dólares para acceder a contenido privilegiado de las modelos que representan. 

Si bien la academia aseguró que su material «jamás ha sido orientado con una visión sexual o aprovechamiento de nuestras modelos», varias asociaciones de protección a la infancia y la mujer instaron a las autoridades a investigar estas denuncias.  

El director general del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, anunció el inicio de una averiguación a la agencia y después informó la detención de tres miembros de esta organización.

Cicpc inicia investigación a agencia de modelaje Belankazar

No es la primera vez que se denuncia un hecho similar en el país. Incluso, algunas de estas acusaciones han estado relacionadas con abusos sexuales. Según datos del Cicpc, hasta el 29 de agosto se han registrado 1.180 casos de abusos sexuales. A continuación, algunos de los casos más emblemáticos relacionados con agencias o academias de modelaje: 

El «monstruo del modelaje» del Zulia

Según información del diario Panorama, desde el 2011 funcionaba una agencia de modelaje en el barrio Las Marías, parroquia Francisco Eugenio Bustamante de Maracaibo.

En agosto de 2015, las madres de las adolescentes que acudían a la academia denunciaron ante el Cicpc que a sus hijas «las obligaban a tomarse fotos desnudas y tener relaciones sexuales para grabarlas en video«, obviando la promesa inicial de enseñarlas a modelar. El responsable de la escuela fue identificado como Adolfredo Rafael Matos González. El hombre había sido procesado por abuso sexual a una menor en 2008. 

La tía de una de las adolescentes que frecuentaba la academia aseguró a Panorama que entre 12 y 15 jóvenes y niñas fueron abusadas, presuntamente. Para la fecha de la publicación del artículo (9 de agosto de 2015), siete de ellas declararon ante el Cicpc. La policía allanó la vivienda, pero no encontró a Matos. 

El hombre fue apresado en Riohacha, Colombia, según Panorama. Se había instalado en Papayal, Barrancas, donde montó una academia de modelaje. 

Captación en el centro de Caracas

Tres mujeres y un hombre fueron aprenhendidos por el Cicpc por pertenecer a una red internacional de pornografía infantil.

Un reporte de Panorama publicado el 16 de octubre de 2017 indica que los detectives encargados del caso se encontraban haciendo pesquisas en la avenida Lecuna de Caracas. 

Comprobaron que la organización captaba mujeres y niñas ofreciendo clases de modelaje. Luego de que se realizaban su inscripción les enviaban bajo engaño a un estudio de grabación, donde las explotaban sexualmente. 

Las grabaciones se enviaban a un local ubicado en la esquina La Bolsa. Desde allí se cargaban a una página web internacional, donde se comercializaba el video en dólares. Las mujeres que se negaban a continuar en el lugar eran amenazadas con divulgar sus grabaciones en portales web públicos. 

Los «sugar babies» de Sabana Grande

Una mujer de 32 años fue detenida en la calle El Colegio, en el bulevar de Sabana Grande, por la Policía Municipal de Caracas el 1 de marzo de 2018. Según el reporte de Yvke Mundial, formaba parte de una red de prostitución infantil conocida como «los sugar babies». 

La organización buscaba adolescentes de entre 15 y 17 años para ofrecerles trabajo como modelo. Gracias a la denuncia de una de las afectadas, la policía supo que la mujer capturada obligaba a las adolescentes a tomarse fotos en ropa interior o traje de baño, imágenes con las que luego las chantajeaban

A través de las redes sociales, la mujer se coordinaba con ciudadanos asiáticos para compartirles el material y obtener provecho económico por ello.