CIDH denuncia intento de suicidio de militar preso en Dgcim de Boleíta

SUCESOS · 16 ABRIL, 2019 14:18

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Este 15 de abril, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció sobre el intento de suicidio del mayor Abraham Suárez. El hombre tuvo un cuadro depresivo que lo llevó a atentar contra su vida, mientras está recluido en la sede de la Dirección General Contrainteligencia Militar (Dgcim) de Boleíta.

De acuerdo con información publicada por la abogada y directora de Casla, Tamara Suju, el funcionario de las Fuerzas Especiales de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) fue trasladado al Hospital Militar de Caracas Carlos Arvelo.

Allí fue atendido por la unidad de Psiquiatría. “No permiten que su esposa y abogado lo vean. Suárez fue torturado en dicho centro”, denunció Suju. Posteriormente, las autoridades lo regresaron al centro de la Dgcim, ubicado en el municipio Sucre de Miranda. Según la abogada continúa con un cuadro depresivo agudo, que requiere tratamiento médico especializado.

La CIDH recordó que desde el 21 de marzo de 2019 los privados de libertad que se encuentran en la Dgcim de Boleíta tienen una medida cautelar internacional de protección.

La organización tomó la decisión después de las denuncias de torturas y malos tratos por parte de funcionarios a cargo de la custodia de las personas privadas de la libertad. Al igual que una serie de presuntas deficiencias estructurales como la ausencia de ventilación y luz solar, y una alegada atención precaria a la población detenida, lo que incluiría la falta de acceso a alimentos y agua durante amplios períodos de tiempo, presuntamente como represalia o castigo.

El mayor Abraham Suárez fue detenido el 21 de mayo de 2018  junto a siete personas más. El domingo 27 de mayo de ese año fueron imputados por un tribunal militar nueve personas, entre ellas ocho militares y un civil, por traición a la patria, instigación a la rebelión, motín y contra el decoro militar.

En principio Suárez fue recluido en el Centro para Procesados Militares de Ramo Verde, pero en enero de este año fue trasladado hasta la Dgcim porque supuestamente estaba implicado en la sublevación de efectivos castrenses en Cotiza, el pasado 21 de enero.

Sin atención

En marzo de 2018,  Boris Quiñones intentó suicidarse en dos ocasiones. La primera vez ingiriendo “una cantidad importante” de cloro, por lo que fue internado en el espacio de asistencia médica de la cárcel. “Le hicieron el lavado estomacal y le suministraron su tratamiento, pero solo lo tuvieron en observación durante un día”, informó su abogado Carlos Penella a Efecto Cocuyo, en ese momento. Cuatro días después, el hombre fue encontrado en su celda ahorcado.

Aunque la familia, abogados y el tribunal pidió el traslado a un centro médico que atendiera su situación psiquiátrica, las autoridades del Internado Judicial de Carabobo, Hombre Nuevo Libertador, nunca atendieron la solicitud.

Quiñones fue arrestado el 2 de julio en una redada que irrumpió en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel) de Maracay, estado Aragua.

Lea también:

La depresión es una enfermedad y requiere apoyo profesional, según especialistas