El "cálculo" de Rafael Urdaneta - Efecto Cocuyo

CINE · 19 MARZO, 2021 06:20

El “cálculo” de Rafael Urdaneta

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

36
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El General en Jefe Rafael Urdaneta, nacido en Maracaibo en 1788, es una de las figuras más importantes en la historia del estado Zulia y Venezuela.

En 45 días participó en 27 combates y a los 27 años de edad ya era General de División.

Para el Libertador Simón Bolívar, era “el más constante y sereno oficial del ejército” porque tenía dotes de organizador y administrador, además de un gran prestigio militar y lealtad.

Este insigne venezolano fue el último presidente de la Gran Colombia, de 1830 a 1831.

Murió el 23 de agosto de 1845 en París, Francia. Hoy en día, uno de sus recuerdos más estrambóticos reposa en el Museo Urdaneta, ubicado en el centro de Maracaibo.

Se trata del cálculo renal que le extrajeron, después de años de una enfermedad que le impidió participar incluso en la Batalla de Carabobo de 1821.

Como una piedra

Encima de una almohadilla roja, dentro de una caja de cristal bordeada con la bandera de Venezuela, se muestra el cálculo renal extraído de la vesícula del General Rafael Urdaneta.

Allí, en medio de muchas de sus espadas, plumas, documentos y un récipe médico en francés, está la curiosa pieza.

Parecido en tamaño a un puño, el cálculo mide casi 7 centímetros y pesa 134 gramos.

De acuerdo con registros de la Dra. Alba Gaskin de Urdaneta, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia, tenía la siguiente composición:

  • Oxanato de calcio al 48,07 %
  • Oxanato de amonio al 29,09 %
  • Fosfato de calcio al 22,11 %

El “cálculo” de Urdaneta es una de las muestras más buscadas en el Museo: muchos se quedan sorprendidos por su tamaño y se preguntan cómo el prócer zuliano pudo vivir tantos años con ese padecimiento.

Pero más allá del cálculo, su recuerdo como un general ilustre permanece en la memoria histórica de la ciudad: desde escuelas hasta el reconocido Puente Sobre el Lago de Maracaibo llevan su nombre.

Y el Museo Urdaneta, prácticamente, es una época detenida en un tiempo y lugar de la ciudad natal del “prócer más fiel de Bolívar”.