«El Estado nos condena a morir prematuramente»: personas con cáncer exigen medicinas y equipos

SALUD · 24 MAYO, 2022 20:03

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por Mairet Chourio | @mairetchourio

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El diagnóstico de cáncer de mama de Maryory Carrasquel llegó en 2013. Tras recibir tratamiento con su esfuerzo y el de su familia, logró estar libre de la enfermedad. En 2022 sufrió una recaída hacia los ganglios axilares y ahora necesita quimioterapia y 18 ampollas de Trastuzumab, un medicamento que debería entregar el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), pero cada vez que va a buscarlo solo encuentra las respuestas «no hay», «no sé», «venga otro día».

Con solo 42 años, Maryory afirma que, aunque tiene fuerzas para vivir y quiere ser útil para el país, el Estado la condena a morir. Sin posibilidad de recibir el Trastuzumab de parte del Ivss, debe buscarlo en privado, sector en el que cada ampolla puede costar hasta 1.850 dólares.

El tratamiento completo alcanza los 33.300 dólares, mientras lo que recibe tras su incapacitación como docente apenas llega a 24 dólares mensuales (120 bolívares). Pese a que ahora es comerciante, lo que percibe sigue siendo insuficiente.

En 2022 todavía escasean medicamentos en el Ivss | Foto: Mairet Chourio

«Yo no tengo dinero para costear un tratamiento con Trastuzumab, ni que venda mi casa. Si el Estado no da las medicinas nos está condenando morir prematuramente», dijo a las afueras de la sede del Ivss en la parroquia Altagracia de Caracas, donde manifestó junto a un grupo de pacientes este 24 de mayo para exigir medicinas, equipos e insumos para atender a las personas con cáncer en Venezuela.

Este 25 de mayo debe cumplir su tercer ciclo de quimioterapias, y no tener el otro medicamento necesario pone en riesgo la efectividad de todo el tratamiento: «Puedo recaer de nuevo y el cáncer va a venir para el pulmón o para el hígado». 

Alida Arteaga sabe que tiene cáncer, pero no ha podido recibir un diagnóstico específico por falta de exámenes y recursos | Foto: Mairet Chourio

Egda Calderón está en una situación similar. Aunque vive en el estado Barinas, debió trasladarse hasta la capital del país para poder recibir tratamiento para el cáncer de mama que le diagnosticaron en 2020. Sin embargo, tampoco ha podido completar los ciclos de Trastuzumab en el hospital Domingo Luciani, de El Llanito, centro en el que se atiende. 

«Empecé a recibir Trastuzumab y nada más me puse 8 ciclos y son 18, me faltan 10 ciclos y hasta estas alturas no me las he vuelto a colocar más. En el Llanito no llegó más y a las farmacias de alto costo tampoco», expresó. La opción más económica que ha conseguido, las Farmacias Caribe impulsadas por el gobierno, ronda los 700 dólares.

Equipos dañados

Los equipos para diagnóstico y tratamiento de las personas con cáncer también siguen fallando en los hospitales públicos del país.

Yesenia Tablante debió viajar junto a su madre de 64 años desde Atures, en el estado Amazonas, hasta Caracas ante la falta de centros oncológicos en su entidad. En diciembre de 2021 su madre fue diagnosticada con cáncer de cuello uterino, pero está en una lista de espera con cientos de personas para poder iniciar su tratamiento en el hospital Domingo Luciani. 

Personas con cáncer y sus familiares denuncian falta de tomógrafos | Foto: Mairet Chourio

«Estamos a la espera de que pueda recibir tratamiento: quimioterapia, radioterapia y braquiterapia, porque tiene un cáncer bastante avanzado, pero está en una lista de espera de 800 personas para poder recibir radioterapia», indicó. «Es muy triste ver cómo pierdes a tu familiar poco a poco. Que se le esté yendo la vida y sin poder hacer nada para ayudarlo». 

Para apoyar, la familia de Yesenia ha vendido tortas, hamacas, ha organizado rifas y ha pedido colaboraciones entre vecinos y amigos para poder mantenerse mientras consiguen tratamiento. Cada vez que acuden al hospital les repiten lo mismo: «el equipo está dañado», «pase en 15 días», «lo están arreglando».

Los equipos de radioterapia tampoco funcionan a plenitud en el oncológico Padre Machado de Caracas: en la actualidad no cuentan con radioterapia ni braquiterapia. Tampoco hay guantes ni macrogoteros, denunció Carmen Barrios, paciente del centro de salud. 

Carmen Barrios ha tenido que vender algunas de sus pertenencias para costear tratamientos

En conjunto, todas las personas con cáncer que protestaron este martes entregaron un documento dirigido a la presidenta del Ivss y actual ministra de Salud, Magaly Gutiérrez Viña, para exigir las quimioterapias, máquinas para las radioterapias y braquiterapias.

Igualmente clamaron por suministros médicos, tomógrafos, mamógrafos e insumos necesarios para hacer un gammagrama óseo, marcadores tumorales, laboratorios y equipos para rayos X, resonancias y ecografías.

Además, los pacientes exigen que no les entreguen medicamentos vencidos, como le ocurrió a Iraima Useche este 24 de mayo. Operada hace tres meses, debe recibir quimioterapia, a más tardar, el 4 de junio, pero en el Ivss le entregaron insumos cuya fecha de expiración era el año 2020. 

«Yo no quiero, después que todo el trabajo que hicimos, que toda la operación salió tan bien, vayamos a buscar lo que me falta y me den unos medicamentos que no sirven. Estamos buscando ayuda para matar al cáncer, no que nos maten a nosotros. Nosotros tenemos todavía ganas de vivir, de seguir viviendo», señaló. 

Personas con cáncer y sobrevivientes esperan respuestas tras haber entregado una comunicación a las autoridades | Foto: Mairet Chourio

Según Mildred Varela, representante de la Asociación Civil Conquistando la Vida (Aconvida), en lo que va de año no hay medicamentos para quimioterapias en las farmacias de alto costo del Ivss.

«Llega una que otra cosa, pero más nada, no es lo que necesita la mayoría, no hay desde lo más básico. Lo único que hay es el medicamento para las náuseas. Nadie puede comprar una quimioterapia», expresó. El 4 de febrero, representantes del Ivss les dijeron que ya había llegado un cargamento con medicinas, pero hasta mayo no había rastros de ellos en las farmacias del Seguro Social.