Personal del hospital de Porlamar protesta por falta de equipos de protección este #26Oct - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 26 OCTUBRE, 2020 17:51

Personal del hospital de Porlamar protesta por falta de equipos de protección este #26Oct

Texto por Antonella Freites Franco | @antonellanff

Ver más de

Antonella Freites Franco | @antonellanff

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Nuevamente el personal sanitario del hospital Luis Ortega de Porlamar, estado Nueva Esparta, protestó este lunes 26 de octubre por la falta de equipos de protección y material de bioseguridad para manejar la emergencia nacional de la COVID-19 en este centro de salud.

Además exigieron una remuneración salarial justa para cubrir sus necesidades básicas.

El presidente de la Sociedad Médica de Especialistas de este hospital, Frank Cortéz, dijo a Efecto Cocuyo que desde el año 2017 el gremio de la salud en la entidad denuncia la emergencia que padece el centro hospitalario; sin embargo, con la llegada del nuevo coronavirus al país la situación se agravó por la falta de insumos médicos y de bioseguridad.

“Tenemos fallas en cuanto a la estructura, no ha habido mantenimiento de la estructura física del hospital, ni de los equipos. Encima de eso, muchos de los profesionales se nos han ido buscando una mejor calidad de vida y mejores condiciones laborales. Estamos con déficit de personal, insumos, mantenimiento, todo el hospital está en crisis. La emergencia que decretamos en el 2017 hoy en día pasó a ser algo extremo. El hospital no tiene como responderle al estado en cuanto a salud”, denunció.

Cortéz señaló que el personal de enfermería junto a médicos y familiares de los pacientes internados protestaron porque no hay condiciones adecuadas para trabajar.  Los quirófanos no cuentan con aire acondicionado porque se encuentran dañados desde hace meses. Además, la estructura física del hospital está abandonada y sin mantenimiento alguno.

“Ellos no tienen condiciones adecuadas para trabajar. No hay equipos de protección personal para manejar la COVID-19,  no hay insumos, no hay lencería para trabajar en quirófano, no hay cómo esterilizar el material instrumental para operar y a esto se le suma que la remuneración salarial es pobre. El personal de salud que está en el hospital es tan noble que cada vez desmejoran las condiciones de trabajo y ellos siguen trabajando así”, indicó.

Materiales de bioseguridad

“El principal motivo de la protesta es por la ausencia del material de bioseguridad del personal de salud que está laborando”, así lo indicó la licenciada Nairobis Estaba, quien denunció que no hay agua en el Hospital Luis Ortega de Porlamar.

La profesional de la enfermería también denunció que una quincena de Bs. 700.000,00 no le alcanza para comprar nada. En su caso es madre y padre de familia al mismo tiempo y el dinero se le va para pagarle a la persona que cuida a su hija mientras ella trabaja en el hospital.  “Nosotros vamos a la institución porque es nuestra profesión y tenemos vocación por esto, pero el sueldo que ganamos no nos alcanza para nada”.

Añadió que “tenemos más de 15 días yendo a laborar sin el material de bioseguridad, lo único que nos dan es una bata de paciente y un par de guantes. Cómo nos acercamos a nuestros familiares luego de tener contacto con estos pacientes con COVID-19. El tapabocas que nos dan lo tenemos que reutilizar, lo lavamos y lo lavamos, duramos hasta un mes con el mismo. Ya estamos cansados del miserable sueldo que ganamos, más da un bono que la miseria de quincena que ganamos”.

Los familiares de los pacientes también alzaron sus voces

Tras la escasez de insumo médicos en este centro de salud, los familiares se unieron a la protesta del personal de salud para exigir la dotación de medicamentos. La madre de una joven de 17 años declaró a El Pitazo que teme que su hija fallezca por falta de atención y medicamentos. Con respecto a esta situación el presidente de la Sociedad Médica de Especialistas señaló que la situación de los medicamentos no es menos grave, ya que los familiares tienen que buscar los medicamentos debajo de las piedras.

“Sé de familiares que han tenido que vender alguna propiedad para poder costear la enfermedad de los pacientes, porque a la hora de operar no solo deben comprar todo el material  para operar, sino también todos los antibióticos, analgésicos, los relajantes musculares porque los pacientes no se pueden anestesiar porque no hay relajantes”.

Señaló que los parientes de los enfermos deben comprar desde los botellones de agua potable que tienen un costo de un dólar, hasta las gasas y adhesivos. “Me contenta que hoy hayan apoyado a las enfermeras en la calle porque yo soy de los que siempre les dice que protesten con nosotros porque son los más afectados por esta situación”.

La crisis hospitalaria no abandona a la región insular.  El pasado 19 de octubre los trabajadores de la salud tomaron la parte externa del hospital Luis Ortega para alzar su voz ante la decadencia y la crisis que padece el centro de salud público.