Pacientes pediátricos del Oncológico Luis Razetti sufren más por falta de agua

SALUD · 12 MAYO, 2020 19:04

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Familiares del servicio de Pediátria del Instituto de Oncología Dr. Luis Razetti (Iolr), ubicado en San José de Cotiza, en Caracas, denunciaron este martes 12 de mayo que no cuentan con servicio de agua.

«No tenemos una gota de agua», dicen en un video difundido por la Fundación Mamá Lis Venezuela, que se dedica a apoyar a niñas, niños y adolescentes con cáncer en el país.

En medio de la cuarentena para prevenir la propagación del nuevo coronavirus, los niños siguen recibiendo quimioterapias, pero la ausencia de agua también dificulta la preparación de los alimentos, pues los familiares de los niños hospitalizados tienen un área para cocinar.

Denuncian que hay un niño en estado «delicado». Alertan sobre el riesgo de que los pequeños contraigan alguna infección por la dificultad para realizar labores de limpieza y mantenimiento de la higiene. «Se les agradece que por favor nos colaboren con el agua», agregan. Exigen que se les envíe un camión cisterna con urgencia.

La falla en el suministro de agua se ha convertido en una «problemática general» y frecuente en el servicio de Pediatría Oncológica del hospital, afirma un médico del servicio a Efecto Cocuyo.

Más fallas

Además del irregular servicio de agua, los pacientes se enfrentan a otros obstáculos para poder recibir atención. Desde finales de 2019, el servicio de Pediatría del oncológico Luis Razetti ha sufrido fallas eléctricas, falta de mantenimiento y daño de equipos.

En octubre de 2019, el servicio estuvo al borde del cierre técnico y las quimioterapias estuvieron suspendidas durante una semana y fueron reactivadas tras una semana de protestas de parte de padres y pacientes.

Las filtraciones, la inoperatividad de los ascensores, deficiencias en los laboratorios, intermitencia en la dotación de medicamentos y fallas de equipos de radioterapia se suman a la lista. El centro asistencial también fue víctima del robo de aires que ventilaban el servicio pediátrico y el área de quimioterapia ambulatoria.

SALUD · 28 NOVIEMBRE, 2022

Pacientes pediátricos del Oncológico Luis Razetti sufren más por falta de agua

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Familiares del servicio de Pediátria del Instituto de Oncología Dr. Luis Razetti (Iolr), ubicado en San José de Cotiza, en Caracas, denunciaron este martes 12 de mayo que no cuentan con servicio de agua.

«No tenemos una gota de agua», dicen en un video difundido por la Fundación Mamá Lis Venezuela, que se dedica a apoyar a niñas, niños y adolescentes con cáncer en el país.

En medio de la cuarentena para prevenir la propagación del nuevo coronavirus, los niños siguen recibiendo quimioterapias, pero la ausencia de agua también dificulta la preparación de los alimentos, pues los familiares de los niños hospitalizados tienen un área para cocinar.

Denuncian que hay un niño en estado «delicado». Alertan sobre el riesgo de que los pequeños contraigan alguna infección por la dificultad para realizar labores de limpieza y mantenimiento de la higiene. «Se les agradece que por favor nos colaboren con el agua», agregan. Exigen que se les envíe un camión cisterna con urgencia.

La falla en el suministro de agua se ha convertido en una «problemática general» y frecuente en el servicio de Pediatría Oncológica del hospital, afirma un médico del servicio a Efecto Cocuyo.

Más fallas

Además del irregular servicio de agua, los pacientes se enfrentan a otros obstáculos para poder recibir atención. Desde finales de 2019, el servicio de Pediatría del oncológico Luis Razetti ha sufrido fallas eléctricas, falta de mantenimiento y daño de equipos.

En octubre de 2019, el servicio estuvo al borde del cierre técnico y las quimioterapias estuvieron suspendidas durante una semana y fueron reactivadas tras una semana de protestas de parte de padres y pacientes.

Las filtraciones, la inoperatividad de los ascensores, deficiencias en los laboratorios, intermitencia en la dotación de medicamentos y fallas de equipos de radioterapia se suman a la lista. El centro asistencial también fue víctima del robo de aires que ventilaban el servicio pediátrico y el área de quimioterapia ambulatoria.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO