OPS alerta sobre el aumento sin precedentes de la resistencia a los antimicrobianos

SALUD · 17 NOVIEMBRE, 2021 14:41

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por EFE

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Mientras la pandemia de COVID-19 sigue activa en la región, otra pandemia silenciosa se ha potenciado: la resistencia a los antimicrobianos. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), tras la llegada del coronavirus, el uso inadecuado de antimicrobianos ha aumentado a niveles «sin precedentes», con consecuencias graves para el futuro.

«Los datos de entornos hospitalarios en la región muestran que del 90% al 100% de los pacientes hospitalizados recibieron antimicrobianos como parte del tratamiento contra COVID-19, al tiempo que solo 7% de esos pacientes padecieron una infección secundaria que exigía el uso de estos medicamentos», dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne, este 17 de noviembre.

Durante la conferencia de prensa semanal de la organización, previa al inicio de la Semana mundial de concienciación sobre el uso de los antimicrobianos, Etienne destacó que estos fármacos se han utilizado inadecuadamente en el contexto de la pandemia, por lo cual instó a usarlos de manera responsable. 

«Las bacterias pueden presentar resistencia y tornar ineficaces estos fármacos con el tiempo. De hecho, esto es exactamente lo que estamos viendo gracias al uso exagerado e indebido de antibióticos y otros antimicrobianos. Así, arriesgamos perder los fármacos a los cuales hemos recurrido para tratar infecciones comunes», añadió. 

Indicó que la alerta epidemiológica más reciente de la OPS observó el surgimiento de bacterias resistentes a los antimicrobianos, «con una magnitud y complejidad que no se había descrito hasta ahora».

Países como Argentina, Uruguay, Ecuador, Guatemala y Paraguay están notificando alzas abruptas de la detección de infecciones farmacorresistentes, según OPS. Pero el uso indebido de los antimicrobianos también ha ocurrido fuera del entrono hospitalario. 

«Fármacos como ivermectina, azitromicina y cloroquina se utilizaron de manera generalizada como tratamientos no comprobados incluso después de haber tenido datos científicos sólidos de que no eran beneficiosos para pacientes con COVID-19″, explicó Etienne. 

Como prevención ante el aumento de la resistencia a los antimicrobianos, la directora de la OMS llamó a los países a asegurarse de que las personas no puedan comprar esos fármacos sin receta médica, además de publicar pautas clínicas claras para los profesionales sanitarios, quienes solo deben recetarlos cuando se los necesite.

«La resistencia a los antimicrobianos era y sigue siendo una emergencia importante que provoca unas 700.000 muertes al año», dijo. 

Número incierto de pruebas en Venezuela

Con respecto a la capacidad diagnóstica del COVID-19 de Venezuela, el director de Emergencias en Salud de OPS, Ciro Ugarte, destacó que no tienen información actualizada sobre el número de pruebas diagnósticas para la enfermedad, tanto de antígenos y de PCR, que se hacen en el país. 

«La información que disponemos es que hasta fines de julio el promedio de pruebas de antígenos era 510 al día y, según otras fuentes que todavía no son oficiales, hay indicaciones de que se han realizado más de 3 millones de pruebas entre PCR y pruebas de antígenos, para un total aproximado de 5.900 pruebas diarias en promedio. Pero es información no oficial que tiene que ser ratificada por el gobierno», explicó.

Agregó que podrán reportar específicamente el número de pruebas realizadas una vez que reciban la información. 

Mitad de la población vacunada en América Latina

La OPS informó que la mitad de las personas de América Latina y el Caribe han sido vacunadas completamente contra COVID-19. Sin embargo, el porcentaje es menos del 20 % en Guatemala, Jamaica y San Vicente y las Granadinas y menos del 10 % en Nicaragua y en Haití. 

Igualmente, los voceros destacaron que la vacunación sola no es suficiente: aún se deben mantener medidas de prevención para controlar la transmisión. Cuatro países de las Américas tienen más de 70 % de su población vacunada, pero la transmisión sigue en esos países.  

Sylvain Aldighieri, gerente de Incidente de COVID-19 de la OPS, aseguró que la característica principal de esta pandemia sigue siendo la incertidumbre de su evolución. Mientras se determina si se convertirá en una endemia o no, esperan observar repuntes importantes donde se hayan logrado altas coberturas de vacunación, como sucede en algunos países de Europa. 

«Pensamos que las medidas de salud pública y distanciamiento social siguen siendo un instrumento importante, clave, que debe modularse con base en la evolución epidemiológica, que sigue siendo muy incierta», señaló.