Nueva planta eléctrica del JM de los Ríos tiene más de un año sin ser instalada - Efecto Cocuyo

SALUD · 27 ABRIL, 2020 21:11

Nueva planta eléctrica del JM de los Ríos tiene más de un año sin ser instalada

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La noche del 24 de abril, una falla en el suministro de energía eléctrica dejó al hospital JM de los Ríos sin luz. Su primera planta eléctrica —que debía cubrir las áreas de emergencia, terapia intensiva y nefrología— no arrancó. Su segunda planta eléctrica pudo haber respondido, pero desde hace más de un año espera por su instalación.

Después de los primeros megaapagones que afectaron a Venezuela en marzo de 2019, el hospital recibió una nueva planta eléctrica grande con capacidad para auxiliar a todo el hospital, explicó el médico intensivista Vietnan Vera, vicepresidente de la Sociedad de Médicos del JM de los Ríos. Sin embargo, se han mantenido con la vieja planta eléctrica, que carece de mantenimiento, porque la nueva no ha sido puesta en funcionamiento.

Las secuelas del primer apagón siguen apareciendo en el hospital. El 7 de marzo de 2019, Vera estaba de guardia. Ese día, la planta eléctrica tampoco respondió. Cuando las baterías de los ventiladores mecánicos se agotaron, tuvieron que asistir manualmente a los pacientes que estaban en la terapia intensiva.

En esa fecha, el personal también tuvo que bajar por las escaleras a un paciente neonatal para asistirlo en terapia intensiva cuando lograron tener algo de electricidad tras la llegada de trabajadores de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec).

Más de un año después, el 24 de abril de 2020, aunque la terapia intensiva del JM de los Ríos sumaba casi dos meses cerrada, dos pacientes recibían ventilación mecánica y el personal buscaba reubicarlos. Finalmente el servicio comenzó a restablecerse y no fue necesario trasladarlos.

La terapia intensiva, cerrada por falta de personal que cumpla todos los turnos de guardia, también cuenta con un sistema de alimentación ininterrumpida (UPS, por sus siglas en inglés) para dar soporte. El sistema está diseñado para mantener prendidos los equipos médicos por un tiempo luego de una falla, pero suma al menos cuatro años con sus baterías dañadas. Hoy solo funciona para detectar las fluctuaciones eléctricas y encender una alarma.

“Esas interrupciones son las que terminan dañando tarjetas y aparatos”, agregó Vera.

Los médicos exigen que se instale la nueva planta eléctrica para proteger a los niños, niñas y adolescentes que se atienden en el hospital, que cuenta con 14 medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) que exigen al estado venezolano acciones urgentes para garantizar la salud de los pacientes.

Las baterías del UPS requieren un mantenimiento trimestral / Foto: @nanasouquett