Fallas eléctricas dejan a oscuras al hospital pediátrico de El Algodonal

SALUD · 20 ABRIL, 2022 07:10

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por Cortesía

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Múltiples fallas eléctricas e intentos de robo durante este mes de abril han dejado a oscuras a los pacientes del centro pediátrico Luisa Cáceres de Arismendi, ubicado en el Complejo Hospitalario José Ignacio Baldó, conocido como Hospital El Algodonal, en Caracas.

Los problemas se agudizaron el sábado 16 de abril en horas de la noche. Según familiares de pacientes del hospital, un intento de robo de cables, situación que afirman no es inédita para ellos, los dejó a oscuras, mientras que este martes 19 de abril sufrieron otro corte eléctrico.

“Hoy hubo otro apagón, pero no fue por robo. Hubo un cortocircuito y el hospital está prácticamente sin luz. Las habitaciones no tienen energía eléctrica y hay pasillos que están a oscuras”, contó la familia de un paciente este 19 de abril a Efecto Cocuyo. “No tenemos electricidad, solamente en un pasillo hay algunas lámparas y solo hay dos cuartos con electricidad, pero los otros están sin energía”.

En el centro pediátrico de El Algodonal hay más de 15 pacientes hospitalizados por diferentes enfermedades y condiciones, como fibrosis quística, neumonías o derrames. Según los familiares, la situación dificulta aún más la administración de tratamientos en horas de la noche.

Así se ven los pasillos | Foto cortesía

“Esto afecta a todos los niños hospitalizados que tenemos acá porque para ponerles el tratamiento hay que alumbrar con las linternas de los celulares y muchos tratamientos se ponen de noche o de madrugada. Hay un niño con condiciones especiales en un cuarto totalmente a oscuras”, añadió la familia.

Además de los problemas con la energía eléctrica, los pacientes también padecen la falta de colchones y deficiencias con el suministro de agua, pues solo la ponen por breves momentos en la mañana y en la tarde.

“No tenemos camas buenas, las paredes están con moho, están sucias, rotas. Los vidrios están rotos y casi no tenemos seguridad, es muy poca. Sí hay algunos medicamentos pero otros no. Nuestros muchachos pasan trabajo aquí. Y la alimentación también es mala”, agregó.

Durante abril, las fallas eléctricas se han vuelto más frecuentes en Venezuela, dejando a pueblos enteros en el estado Lara con más de una semana sin luz, mientras que los apagones en estados del occidente del país, como Mérida y Táchira, también se han agravado.