Ruta de Capriles “pierde fuerza” sin observación electoral de la UE

POLÍTICA · 16 SEPTIEMBRE, 2020 13:12

Ruta de Capriles “pierde fuerza” sin observación electoral de la Unión Europea

Texto por Ibis Leon | @ibisL Fotos por Miguel Rodríguez Drescher

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Unión Europea parece decantarse por no enviar una misión de observación para la elección del 6 de diciembre. Aunque la postura oficial se conocerá este jueves 17 de septiembre, cuando se reunirá el Grupo Internacional de Contacto, portavoces de la organización internacional adelantaron que “el tiempo ya es demasiado corto” para cumplir con esta garantía.

Mientras, el gobierno de Nicolás Maduro se niega a posponer los comicios porque esto significaría darle más tiempo de vida a la Asamblea Nacional y al gobierno interino que encabeza Juan Guaidó.

Politólogos consultados consideran que la ruta propuesta por el excandidato presidencial Henrique Capriles de participar en el proceso electoral para exigir condiciones “pierde fuerza” sin la observación electoral de la Unión Europea. No obstante, el dirigente opositor advirtió que de no haber garantías se retiraría de la contienda.

“Si no se dan garantías ni condiciones, como la observancia y monitoreo del proceso electoral, la propuesta de Capriles pierde sentido y pierde fuerza porque el sector que lo acompaña lo que está tratando es de restablecer condiciones democráticas”, opina el politólogo y profesor universitario Henryk Domiter.

No obstante, el especialista en resolución de conflictos y negociación sostiene que la decisión de Capriles sí generó cambios dentro del sistema con la liberación de presos políticos y movió el tablero político al obligar a los actores, tanto chavistas como opositores, a revaluar sus posibilidades y escenarios.

“Lo cierto es que la respuesta de la Unión Europea de que no hay tiempo para generar una misión de observación es parte de la negociación, no todo está dicho. Las partes están evaluando y viendo cuáles son las posibilidades de flexibilizar sus posturas”, señala.

La consultora en comunicación y estrategia política Paola Molina Noguera afirma que la propuesta de Capriles “no tendrá mayor implicación en los apoyos internacionales”, explica que estos apoyos ya se habían pronunciado hace meses sobre el proceso electoral como una pretensión de Maduro de hacerse de la Asamblea Nacional por vías electorales sin condiciones para la participación de la oposición porque “es claro que su objetivo es obtener legitimidad internacional”.

“La posición de la comunidad internacional es clave y no se vislumbra un cambio en cuanto a aceptar participar en el proceso. Mientras tanto, Capriles tendrá que exigir condiciones a lo interno para promover la participación del electorado venezolano, pero, por el poco tiempo que queda para la elección y con los precedentes que tiene el gobierno para el 6D, es claro que los índices de abstención serán altos”, expresa.

Para Molina, esperar un cambio político dentro del sistema (como propone Capriles) con una oposición dispersa que no actúa en bloque “no es viable”.

“Para cualquiera de las posiciones individuales sea la de Juan Guaidó, María Corina Machado o Henrique  Capriles, la incidencia interna va a ser mínima en un contexto de fragmentación porque se dispersan los esfuerzos si no se actúa en bloque y, por lo tanto, esperar un cambio dentro del sistema, sin unidad, no será viable. Ninguna opción por sí sola encarna el liderazgo de la oposición venezolana, hay desgastes en todas las figuras, pérdida de credibilidad y de confianza”, argumenta.

La analista política cuestiona que la dirigencia opositora depositara todos sus esfuerzos en la comunidad internacional y abandonara la acción a lo interno. “Para el venezolano la situación de alimentación y salud es cada vez más precaria y esto tiene que llevar a acciones contundentes a lo interno y no solo esperar intervenciones internacionales para resolver los problemas del país. Se tiene que plantear una agenda prioritariamente social sobre la política y esto debe conllevar a acuerdos, negociaciones y concertación con el gobierno de Nicolás Maduro porque se trata de la supervivencia del venezolano de cubrir sus necesidades básicas”, expone.

Más presión diplomática

En cuanto a los escenarios más probables para la oposición, Paola Molina Noguera descarta escenarios de intervenciones externas ni salidas exprés: “Seguirá prevaleciendo la ya conocida vía diplomática, donde el actuar estará limitado a sanciones económicas, no reconocimiento a los resultados de los comicios de diciembre, revocación de visas, medidas que no resuelven los problemas humanitarios que vive el país”.

Recomienda a la oposición mantener una posición de presión interna para que se generen elecciones con condiciones justas y transparentes; replantear los objetivos del gobierno interino de manera que se pueda generar un bloque opositor con objetivos en común, con metas claras que sean alcanzables que vayan más allá de llamadas o eventos virtuales con la comunidad internacional y que contemplen acuerdos y soluciones de los principales problemas que afectan a los venezolanos, “cuya dinámica de supervivencia va más allá de participar en procesos electorales”, afirma.

El politólogo Henryk Domiter responde que el escenario es de total incertidumbre y será el resultado de la presión que haga la oposición en los próximos meses. El trabajo de calle y la generación de esperanza a favor de la democracia puede representar un contrapeso importante frente a la nueva Asamblea Nacional, sostiene.