Retardo procesal y «falsos testimonios» marcan primer mes del juicio contra Roland Carreño  

POLÍTICA · 14 JUNIO, 2022 13:05

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Después de 18 meses de detención, la primera audiencia del juicio oral y público contra el periodista Roland Carreño, prevista para el 2 de mayo de 2022, fue diferida una semana más, por falta de traslado del también activista de Voluntad Popular (VP) desde la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) desde el Helicoide, sitio donde permanece recluido.

A poco más de un mes de haberse iniciado el juicio, el equipo de abogados defensores del periodista, integrado por Ana Leonor Acosta, María Alejandra Poleo y Joel García, resaltan que el retardo procesal, la inexistencia de pruebas que comprueben los delitos en los que el Ministerio Público (MP) asegura incurrió Carreño, y testimonios contradictorios de los funcionarios policiales que participaron en su captura, marcan el proceso judicial.

«No hay pruebas que lo señalen por los delitos cometidos, se usa el aparato de la justicia para perseguir a quienes piensan distinto, en este caso por ser Roland Carreño integrante de VP. Se usan a los tribunales para ir contra un oponente político», enfatizó Acosta, en declaraciones a Efecto Cocuyo.

Defensa alerta sobre testimonios contradictorios de la PNB en juicio contra Roland Carreño

 Los retrasos

A Carreño lo detuvieron el 26 de octubre de 2020 funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Caracas, señalado de tener armas y «alterar» la paz de la República. Para entonces se denunció que fue víctima de desaparición forzada porque pasaron más de 24 horas antes de que el MP confirmara su detención.

En la madrugada del 29 de octubre de 2020, durante la audiencia de presentación, el MP lo imputó por los presuntos delitos de «conspiración, tráfico ilícito de armas de guerra y financiamiento al terrorismo».

No fue sino hasta el 9 de julio de 2021, cuando se realizó la audiencia preliminar, ocho meses después de su detención e imputación. Para entonces, el juez encargado de la causa, Mascimino Márquez, admitió las acusaciones del MP contra Carreño y determinó que debía mantenerse en prisión. Nueve meses después es que comienza el juicio.

Desde que inició el juicio ha habido tres diferimientos (2 de mayo, 17 de mayo y 9 de junio). Las dos primeras por falta de traslado de Carreño desde el Sebin y ausencia del testigo y la tercera porque el Tribunal atendía otros asuntos (Plan Cayapa judicial en cárceles del país). También hubo una suspensión por celebrarse el 29 de mayo, el Día del Trabajador Tribunalicio. 

A la fecha se han hecho cinco audiencias, la próxima está prevista para este jueves 16 de junio, luego del diferimiento de la semana pasada.

 No hay pruebas

«En un mes de juicio se han evacuado tres órganos de pruebas (por parte del MP) con tres funcionarios policiales actuantes en la aprehensión del periodista, que para el desconcierto del juez no tienen interés criminalístico. Los testimonios han sido contradictorios e inverosímiles, sobre el lugar exacto de la captura, unos dicen que fue de día y otros de noche», apuntó la abogada Poleo.

Vale recordar que en la primera audiencia del juicio (9 de mayo), el MP ratificó los delitos imputados contra Carreño: tráfico de armas, asociación, conspiración criminal y financiamiento del terrorismo. Los funcionarios de la PNB reiteraron que supuestamente fue hallado en el vehículo que transportaba al periodista un fusil, documentos y dinero en efectivo.

La defensa ha señalado además que Carreño les ha comunicado que nunca vio a tales funcionarios al momento de su captura, por lo que alertan, el MP estaría promoviendo «testimonios falsos».

«Si hay un país con seguridad jurídica la sentencia para Carreño debe ser absolutoria. No hay elementos de interés criminalístico y se ha practicado retardos a propósito. La evolución del juicio dependerá de la voluntad política de los interesados», advirtió Poleo.

Ambas abogadas temen que el juicio se prolongue por un tiempo indefinido por motivos políticos, pese a la inocencia de Carreño.

Difieren audiencia de Roland Carreño por ausencia de un “testigo”

Entre deseos de libertad y clases de modales

La defensa asegura que la salud de Carreño está estable y que las patologías que presenta, agravadas en un momento (septiembre de 2021) debido a un cuadro de COVID-19, se mantienen controladas. El periodista padece hipertensión e hiperglicemia.

También afirman que el comunicador social está en un peso corporal aceptable, pese a las condiciones de hacinamiento y mala alimentación en el sitio de reclusión que no es diferente, indicaron, a la situación de otros centros de detención del país. No ha reportado ninguna tortura física.

«Cada vez que nos ve nos pregunta que cuando va a terminar esto, que quiere salir, que es inocente», comenta Acosta.

Poleo destaca que Carreño se mantiene «entretenido» y pasa los días de presidio, dando clases de historia, venezolanidad y buenos modales, a otros reclusos.