Relaciones Brasil-Venezuela no serán como en los tiempos de Chávez aunque gane Lula, dicen internacionalistas

POLÍTICA · 3 OCTUBRE, 2022 22:00

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

No se da por sentado el triunfo del expresidente brasileño, Luiz Inacio Lula Da Silva – tampoco el de Jair Bolsonaro – en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en el gigante suramericano, previstas para el 30 de octubre, a partir de lo ocurrido en la primera vuelta de este domingo, cuando se impuso el expresidente por poco margen.

A juicio de internacionalistas, las grandes derrotadas de los comicios de este domingo en Brasil fueron las encuestadoras que vaticinaban una victoria de Lula «por paliza», lo cual evidencia un país polarizado entre dos opciones. De acuerdo con números actualizados de los escrutinios, el exmandatario alcanzó 48,43% de la votación frente a 43,20% logrado por Bolsonaro.

El gobierno de Nicolás Maduro le apuesta a quien en su momento fuera un gran aliado del fallecido expresidente, Hugo Chávez, pero los analistas consultados por Efecto Cocuyo advierten que de ganar, no ven a Lula como un «incondicional» de Miraflores.

Difícil pronóstico

«Los resultados de la primera vuelta en Brasil fueron sorpresivos en el sentido de que Bolsonaro tiene más apoyo del que se reflejaba en las encuestas. Se repite el patrón en América Latina según el cual las zonas más oprimidas desde el punto de vista socioeconómico se inclinan hacia la izquierda, mientras que el sector industrial, productivo del sur del país votó por Bolsonaro», expresó la internacionalista, Giovanna De Michele.

Sostiene que en estos momentos es difícil hacer un pronóstico para la segunda vuelta de los comicios presidenciales brasileños por lo cerrada de la contienda entre los dos principales candidatos. El resto de los contendores no llegaron ni a 5% de la votación, por lo que quedó, señaló, un remanente de votos muy pequeño que podría quedarse en la abstención o inclinarse a favor de una de las opciones.

«Si bien manejó muy mal la pandemia (por COVID-19), Bolsonaro tiene una aceptación importante que no se puede desmeritar. No se puede dar por descontado el triunfo de ninguno, pueden haber sorpresas», coincidió el también internacionalista, Eduardo Díaz.

Un día antes de los comicios, los sondeos daban ventaja a Lula Da Silva, candidato del partido de los Trabajadores hasta por 10 puntos sobre Bolsonaro. Para Díaz, el elector brasileño no olvidó que Lula fue investigado y encarcelado por corrupción en 2017, aunque luego su condena fue anulada por la justicia, lo que le permitió presentarse como candidato presidencial.

¿Izquierda moderada?

«Si nos guiamos por lo que dicen las encuestas, podemos decir que muy pronto Venezuela y Brasil mejorarán relaciones. En el año 2023, las relaciones con Brasil deberían ser distintas. Abogamos por unas elecciones en paz sin injerencia de movimientos extraños, que se respete la voluntad del pueblo», dijo el alto vocero del chavismo, Diosdado Cabello, sobre los comicios brasileños, el pasado 26 de septiembre.

Tanto de Michelle como Díaz aludieron a ciertos elementos que indican que de ganar Lula Da Silva, no será un «aliado incondicional» como quisiera Miraflores, aunque admitieron que sin duda habría mejores relaciones que con Bolsonaro.

«Quien acompaña a Lula como vicepresidente, Geraldo Alckmin, no se muestra como de izquierda, más bien entre moderado y de centro derecha. Pudiera ser un caso parecido al de Colombia cuyo gobierno por ejemplo, advirtió que respetaba el derecho al asilo político y no extraditaría a opositores en ese país, perseguidos por la justicia venezolana», apuntó la analista.

 El País de España describe a Alckmin como un centroderechista del Partido Socialista Brasileño, captado por Lula para atraer al poder económico y a la clase media que apostó por Bolsonaro.

Subrayó, «no es la misma izquierda en tiempos de Chávez ni de principios del siglo XXI», por lo que afirmó, esa línea Chávez-Lula difícilmente volverá a repetirse, principalmente, recalcó, porque Venezuela no es la misma y Maduro enfrenta fuertes señalamientos internacionales por violaciones de derechos humanos.

«Lula es más racional»

«Boric (presidente chileno) habla con preocupación de la migración venezolana, Petro es moderado y va con cautela y Lula es más racional que Maduro, cuyo gobierno es impopular y está acusado de violar derechos humanos internacionalmente. Sí van a mejorar las relaciones pero no veremos a Lula como fue con Chávez porque esa cercanía se fundó en medio de la popularidad de ambos y una mejor situación económica», agregó Díaz.

Luego de conocerse el resultado de los escrutinios de la primera vuelta, Bolsonaro expresó su preocupación acerca de que Brasil «siga el camino» de Venezuela, Colombia, Argentina y Nicaragua. El mandatario brasileño reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela en 2019, pese a ello no hubo ruptura de relaciones diplomáticas como ocurrió con Colombia, pero si hubo «erosión».

Según cifras oficiales del Ministerio de Justicia de Brasil, 325.763 venezolanos viven en el país vecino y se reconoce el apoyo de la gestión de Bolsonaro hacia los migrantes que huyen de la crisis venezolana.

 

 

 

POLÍTICA · 27 NOVIEMBRE, 2022

Relaciones Brasil-Venezuela no serán como en los tiempos de Chávez aunque gane Lula, dicen internacionalistas

Texto por Deisy Martínez

No se da por sentado el triunfo del expresidente brasileño, Luiz Inacio Lula Da Silva – tampoco el de Jair Bolsonaro – en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en el gigante suramericano, previstas para el 30 de octubre, a partir de lo ocurrido en la primera vuelta de este domingo, cuando se impuso el expresidente por poco margen.

A juicio de internacionalistas, las grandes derrotadas de los comicios de este domingo en Brasil fueron las encuestadoras que vaticinaban una victoria de Lula «por paliza», lo cual evidencia un país polarizado entre dos opciones. De acuerdo con números actualizados de los escrutinios, el exmandatario alcanzó 48,43% de la votación frente a 43,20% logrado por Bolsonaro.

El gobierno de Nicolás Maduro le apuesta a quien en su momento fuera un gran aliado del fallecido expresidente, Hugo Chávez, pero los analistas consultados por Efecto Cocuyo advierten que de ganar, no ven a Lula como un «incondicional» de Miraflores.

Difícil pronóstico

«Los resultados de la primera vuelta en Brasil fueron sorpresivos en el sentido de que Bolsonaro tiene más apoyo del que se reflejaba en las encuestas. Se repite el patrón en América Latina según el cual las zonas más oprimidas desde el punto de vista socioeconómico se inclinan hacia la izquierda, mientras que el sector industrial, productivo del sur del país votó por Bolsonaro», expresó la internacionalista, Giovanna De Michele.

Sostiene que en estos momentos es difícil hacer un pronóstico para la segunda vuelta de los comicios presidenciales brasileños por lo cerrada de la contienda entre los dos principales candidatos. El resto de los contendores no llegaron ni a 5% de la votación, por lo que quedó, señaló, un remanente de votos muy pequeño que podría quedarse en la abstención o inclinarse a favor de una de las opciones.

«Si bien manejó muy mal la pandemia (por COVID-19), Bolsonaro tiene una aceptación importante que no se puede desmeritar. No se puede dar por descontado el triunfo de ninguno, pueden haber sorpresas», coincidió el también internacionalista, Eduardo Díaz.

Un día antes de los comicios, los sondeos daban ventaja a Lula Da Silva, candidato del partido de los Trabajadores hasta por 10 puntos sobre Bolsonaro. Para Díaz, el elector brasileño no olvidó que Lula fue investigado y encarcelado por corrupción en 2017, aunque luego su condena fue anulada por la justicia, lo que le permitió presentarse como candidato presidencial.

¿Izquierda moderada?

«Si nos guiamos por lo que dicen las encuestas, podemos decir que muy pronto Venezuela y Brasil mejorarán relaciones. En el año 2023, las relaciones con Brasil deberían ser distintas. Abogamos por unas elecciones en paz sin injerencia de movimientos extraños, que se respete la voluntad del pueblo», dijo el alto vocero del chavismo, Diosdado Cabello, sobre los comicios brasileños, el pasado 26 de septiembre.

Tanto de Michelle como Díaz aludieron a ciertos elementos que indican que de ganar Lula Da Silva, no será un «aliado incondicional» como quisiera Miraflores, aunque admitieron que sin duda habría mejores relaciones que con Bolsonaro.

«Quien acompaña a Lula como vicepresidente, Geraldo Alckmin, no se muestra como de izquierda, más bien entre moderado y de centro derecha. Pudiera ser un caso parecido al de Colombia cuyo gobierno por ejemplo, advirtió que respetaba el derecho al asilo político y no extraditaría a opositores en ese país, perseguidos por la justicia venezolana», apuntó la analista.

 El País de España describe a Alckmin como un centroderechista del Partido Socialista Brasileño, captado por Lula para atraer al poder económico y a la clase media que apostó por Bolsonaro.

Subrayó, «no es la misma izquierda en tiempos de Chávez ni de principios del siglo XXI», por lo que afirmó, esa línea Chávez-Lula difícilmente volverá a repetirse, principalmente, recalcó, porque Venezuela no es la misma y Maduro enfrenta fuertes señalamientos internacionales por violaciones de derechos humanos.

«Lula es más racional»

«Boric (presidente chileno) habla con preocupación de la migración venezolana, Petro es moderado y va con cautela y Lula es más racional que Maduro, cuyo gobierno es impopular y está acusado de violar derechos humanos internacionalmente. Sí van a mejorar las relaciones pero no veremos a Lula como fue con Chávez porque esa cercanía se fundó en medio de la popularidad de ambos y una mejor situación económica», agregó Díaz.

Luego de conocerse el resultado de los escrutinios de la primera vuelta, Bolsonaro expresó su preocupación acerca de que Brasil «siga el camino» de Venezuela, Colombia, Argentina y Nicaragua. El mandatario brasileño reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela en 2019, pese a ello no hubo ruptura de relaciones diplomáticas como ocurrió con Colombia, pero si hubo «erosión».

Según cifras oficiales del Ministerio de Justicia de Brasil, 325.763 venezolanos viven en el país vecino y se reconoce el apoyo de la gestión de Bolsonaro hacia los migrantes que huyen de la crisis venezolana.

 

 

 

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

3

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO