Red Electoral Ciudadana: Parlamentarias 2020 carecen de autenticidad, transparencia y equidad

POLÍTICA · 4 DICIEMBRE, 2020 13:43

Ver más de

Deisy Martínez

Foto por Iván Reyes

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

ONG participantes en la Red Electoral Ciudadana (REC) y el Diálogo Social presentaron un informe que evalúa la organización y el desarrollo de los comicios parlamentarios 2020. Concluyen que la elección con la que se pretende elegir a una nueva Asamblea Nacional (AN) carece de “autenticidad, transparencia y equidad“.

 “Venezuela se aproxima por lo tanto al final de 2020 enfrentando un evento electoral que acentuó, en forma alarmante, el deterioro de las condiciones y garantías ciudadanas y el derecho a elegir, debilitando al mismo tiempo el espacio democrático”, se advierte en el balance.

 En la elaboración del informe preelectoral colaboraron el Centro de Justicia y Paz (Cepaz), el movimiento ciudadano Dale Letra, la Red de Observación Electoral de Asamblea de Educación , Red Sinergia AC, el Observatorio Electoral Venezolano (OEV), el Observatorio Global de Comunicación y Democracia y Voto Joven.

La REC hizo un repaso de etapas fundamentales del proceso, desde la designación de las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) por parte del Tribunal Supremo de Justicia y la modificación de la normativa electoral. También se refiere al aumento de los cargos a elegir de 167 a 277 diputados, la creación de una lista nacional de 48 legisladores, la elección de los diputados indígenas, además se hacer hincapié en la puesta en marcha de un nuevo sistema automatizado que arrojó más dudas que certezas, entre otros.

Intervención del TSJ

 Las ONG destacan el rol interventor que jugó el TSJ desde el inicio, al usurpar funciones de la AN que ya había designado a un Comité de Postulaciones Electorales y designar a los rectores del Poder Electoral. Luego, mediante sucesivas sentencias, otorgó al CNE facultades legislativas con las que se modificó la normativa electoral a menos de seis meses de la elección.

 Se le suma la intervención de las directivas de varios partidos políticos, entre ellos, Acción Democrática (AD) y Voluntad Popular (VP) para obligar la participación de sus tarjetas electorales en los comicios.

 “Estas intervenciones privaron a las elecciones parlamentarias 2020 de dos elementos decisivos para la determinación de la legitimidad de las mismas: la existencia de un árbitro electoral imparcial y la presencia de un sistema de partidos políticos independientes y autónomos”, se cuestiona.

El balance hace énfasis en que modificó la proporción de cargos de la AN realizada por el CNE y que llevó a 52% la adjudicación nominal y a 48% la representación proporcional para los cargos de la lista, no se hizo ajustada a la Constitución.

 “Adicionalmente, el CNE creó una lista de adjudicación nacional para elegir a 48 diputados adicionales. Esta lista no se relaciona con ninguna de las dos modalidades de voto prevista en la ley, y de acuerdo con la normativa especial del CNE, esa lista de adjudicación nacional no se vincula al voto directo del elector (artículo 186 de la Constitución) sino que funciona como una especie de elección de segundo grado sin que el escaño represente a un estado en particular”.

 Igualmente se cuestiona la eliminación del voto directo para la representación indígena (tres diputados) en el Parlamento y que la escogencia se haga tres días después de los comicios nacionales, todo ello consumado a través de un reglamento especial para esta elección que no fue sometido a consulta.

 “La constitución venezolana establece el derecho de las comunidades indígenas a la participación política. Tanto la sentencia del TSJ como el Reglamento Especial para Regular la Elección de la Representación Indígena en la Asamblea Nacional afectan el principio de progresividad de los derechos fundamentales y civiles de las personas, al desconocer el voto universal, directo, secreto y libre”, cuestiona el informe.

Sistema automatizado

 Las elecciones parlamentarias 2020 se llevarán a cabo en un nuevo ambiente, en el que la confiabilidad del proceso automatizado de votación venezolano ha sido puesta en duda por la mayoría de los actores nacionales e internacionales», señala el informe sobre el sistema que se empleará para este 6 de diciembre.

 Indica que el desprestigio se debe fundamentalmente a dos razones: 1) La abrupta salida de Venezuela de la empresa responsable de la automatización del voto (Smartmatic), tras denunciar públicamente graves irregularidades en la elección de la Constituyente 2) El incendio ocurrido en marzo de 2020 en un galpón del CNE, en el que se quemó un porcentaje crítico del hardware electoral, lo que obligó al ente electoral a reemplazar la casi totalidad de los componentes críticos del sistema.

 La Red de Observación Asamblea de Educación advirtió que, considerando la incertidumbre generada por el nuevo sistema automatizado, y el desconocimiento del software, los tiempos establecidos para las auditorías (15 en total de acuerdo con el cronograma electoral) resultan insuficientes. De acuerdo con Súmate las auditorias debieron haberse tomado por lo menos seis meses antes de la elección del 6 de diciembre.

 “La auditoría del software de las nuevas máquinas de votación, realizada entre el 12 y el 16 de octubre, lejos de reducir la incertidumbre sobre el funcionamiento del sistema de votación, la incrementó, agregando incluso nuevas interrogantes”, se lee en el escrito.

Señalan, citando al periodista especializado en el tema electoral, Eugenio Martínez, que tras la auditoria del software persisten dudas en relación a por lo menos tres puntos sensibles: la posible usurpación de tecnología de la empresa Smartmatic, la posible falta de autorización por parte de la empresa Microsoft para el uso de Windows 8 y las razones por las que no se migró al software libre, dado que este procedimiento constituye un mandato del estado venezolano.

Brechas en la paridad de género

 La RED mencionó un aspecto que quizás ha pasado desapercibido y es la paridad de género que de acuerdo con el CNE era de obligatorio cumplimiento para las organizaciones políticas a la hora de inscribir a los candidatos. Se señala que la mayoría de las listas de aspirantes a la AN presentaron “brechas significativas” en ese terreno.

 “En una revisión a la Lista de Adjudicación Nacional publicada por el CNE, realizada por CEPAZ, se encontró que, de 26 partidos políticos, apenas tres cumplieron con el criterio de paridad (El Cambio, Pro-ciudadanos y UPP89). Ninguno cumplió con el criterio de alternabilidad. Algunas organizaciones con fines políticos presentaron incluso candidaturas con brechas de género que alcanzaron una diferencia de hasta 30%”,  se señala.

 La evaluación también deja plasmada la preocupación por el incumplimiento de las medidas biosanitarias recomendadas internacionalmente para evitar la propagación del COVID-19, a lo largo de la organización del evento electoral, especialmente durante el mes de campaña y los simulacros electorales del 26 de octubre y el 15 de noviembre. Se alerta que para el 6D tampoco existe un protocolo amplio Las consecuencias de estas acciones entre la población venezolana están por verse, en medio del temor por un repunte de contagios luego de las votaciones.

 Lea el informe completo aquí