Rafael Ramírez dice que acusaciones son «una persecución política»

POLÍTICA · 1 SEPTIEMBRE, 2022 22:05

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El exministro de Petróleo y expresidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, volvió a defenderse de las acusaciones en su contra, tras las declaraciones del fiscal Tarek William Saab este jueves 1 de septiembre.

Ramírez usó su cuenta en la red social Twitter para descalificar la investigación que se abrió en su contra y hasta ahora arrojó la detención del exvicepresidente de Finanzas de la estatal petrolera, Víctor Aular.

«Quiero manifestar mi más absoluta indignación y rechazo ante la humillación, los tratos crueles y degradantes a que son sometidos los secuestrados políticos del gobierno. Las confesiones obtenidas de esta manera son nulas», dijo este jueves.

Aseguró que el gobierno de Nicolás Maduro «aplica esta práctica degradante para que el detenido lea el guión con las mentiras de la Fiscalía. Se confirma el patrón de conducta de violación de los DDHH como política de Estado», tras afirmar que le ponen «una pistola en la cabeza» para acusarlo, al referirse al video que mostró Saab con la confesión de Aular en contra de Ramírez.

Lea más en: El Aissami vs. Ramírez: dos chavistas enfrentados por una denuncia de corrupción

De qué lo acusan

Este martes, el ministro de Petróleo de Maduro, Tareck El Aissami, acusó al expresidente de Pdvsa y exembajador en la ONU de haber obtenido contratos ilegales con una firma auditora para robar  4 mil 850 millones de dólares.

Ramírez aseguró que «todo esto se trata de una persecución política y que arremeten contra la izquierda», al defender a Toby Valderrama, uno de los señalados en el caso.

«Que quede claro que estamos tomando acciones en tiempo real ante los organismos y actores internacionales en contra de todos y cada uno de los responsables directos de estos nuevos ataques», añadió.

También expresó que se trata de «una reacción histérica» del gobierno ante su anuncio de lanzarse como candidato presidencial para los comicios de 2024.

POLÍTICA · 30 SEPTIEMBRE, 2022

Rafael Ramírez dice que acusaciones son «una persecución política»

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

El exministro de Petróleo y expresidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, volvió a defenderse de las acusaciones en su contra, tras las declaraciones del fiscal Tarek William Saab este jueves 1 de septiembre.

Ramírez usó su cuenta en la red social Twitter para descalificar la investigación que se abrió en su contra y hasta ahora arrojó la detención del exvicepresidente de Finanzas de la estatal petrolera, Víctor Aular.

«Quiero manifestar mi más absoluta indignación y rechazo ante la humillación, los tratos crueles y degradantes a que son sometidos los secuestrados políticos del gobierno. Las confesiones obtenidas de esta manera son nulas», dijo este jueves.

Aseguró que el gobierno de Nicolás Maduro «aplica esta práctica degradante para que el detenido lea el guión con las mentiras de la Fiscalía. Se confirma el patrón de conducta de violación de los DDHH como política de Estado», tras afirmar que le ponen «una pistola en la cabeza» para acusarlo, al referirse al video que mostró Saab con la confesión de Aular en contra de Ramírez.

Lea más en: El Aissami vs. Ramírez: dos chavistas enfrentados por una denuncia de corrupción

De qué lo acusan

Este martes, el ministro de Petróleo de Maduro, Tareck El Aissami, acusó al expresidente de Pdvsa y exembajador en la ONU de haber obtenido contratos ilegales con una firma auditora para robar  4 mil 850 millones de dólares.

Ramírez aseguró que «todo esto se trata de una persecución política y que arremeten contra la izquierda», al defender a Toby Valderrama, uno de los señalados en el caso.

«Que quede claro que estamos tomando acciones en tiempo real ante los organismos y actores internacionales en contra de todos y cada uno de los responsables directos de estos nuevos ataques», añadió.

También expresó que se trata de «una reacción histérica» del gobierno ante su anuncio de lanzarse como candidato presidencial para los comicios de 2024.