Qué costo tiene para Venezuela el rol de Maduro como garante en la negociación con el ELN

POLÍTICA · 16 SEPTIEMBRE, 2022 21:20

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El gobernante Nicolás Maduro aceptó ser garante en la negociación que iniciará el gobierno colombiano con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). El presidente Gustavo Petro le solicitó asumir este rol con el objetivo de lograr la “paz total” que prometió durante su campaña.

Para el politólogo Enderson Sequera el “gran ganador” de este anuncio es Maduro “porque si es el garante de la negociación está implícito que Petro no va a alzar la voz para denunciar las violaciones de derechos humanos ni la falta de democracia en Venezuela”.

“El anuncio es una buena noticia para el pueblo colombiano si la negociación funciona, pero una mala noticia para el pueblo venezolano a corto plazo porque significa la estabilización y consolidación de Maduro en el poder. Significa que esta voz, que podía servir de denuncia desde la izquierda, bajará el tono”, afirma.

Te recomendamos: Txomin Las Heras: Las conversaciones con el ELN no serán fáciles, ni rápidas #CocuyoClaroyRaspao

En su opinión, aunque para Maduro es difícil recuperar legitimidad internacional por las írritas elecciones presidenciales de 2018, su estrategia se enfoca en recuperar cierto prestigio; en demostrar que tiene gran influencia continental, tanta que puede ser nombrado como garante en una negociación; y que ejerce el poder real en Venezuela.

La internacionalista Gioavanna de Michele explicó por qué la pacificación de la frontera resulta conveniente para Maduro: «Para el restablecimiento de una relación comercial sana y fluida en los espacios de frontera se necesitan garantías en materia de seguridad y no puede haber esas garantías mientras sigan operando grupos irregulares como el ELN en esa frontera”.

Un objetivo binacional es crear una zona económica especial entre el departamento de Norte de Santander y el estado Táchira.

La internacionalista, ofreció sus declaraciones en el programa La Fuerza es la Unión de Chúo Torrealba, y señaló que uno de los grandes retos será equilibrar la balanza comercial para que no favorezca únicamente a Colombia, tomando en cuenta que el aparato productivo venezolano está muy deprimido. 

Contactos con el ELN

La incorporación de Maduro como mediador también confirma que su gobierno mantiene contactos con el ELN, opina Sequera.

“Petro lo nombra porque sabe que Maduro tiene una relación importante con el ELN y quiere recuperar el prestigio internacional que una vez tuvo el proyecto chavista que se basaba en la petrodiplomacia, entonces Petro le da esta oportunidad para que recupere prestigio y quizás aumente la probabilidad de éxito de la negociación”, declara.

Te recomendamos: Padrino López confirma muertes de uniformados en Apure y anuncia que intensificarán operaciones militares

Sostiene que “es conocido que en territorio venezolano están estos grupos irregulares como la segunda marquetalia de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el ELN, según reportes de inteligencia que señalan que el Ejército venezolano coopera con ellos, que se les financia y protege”.

Agrega que otros reportes mencionan que Maduro parece tener mejor relación con el ELN que con la segunda marquetalia de la Farc, esto explicaría los enfrentamientos entre efectivos de la Fuerza Armada Nacional y grupos irregulares que se registraron en Apure a inicios de año, según el politólogo.

Organizaciones internacionales como Human Rights Watch (HRW) denuncian que las disidencias de las Farc y el ELN se disputan el control del territorio y de las actividades ilícitas en el departamento colombiano de Arauca y el estado Apure, del lado venezolano.

Estos enfrentamientos provocaron el desplazamiento forzado de más de 3 mil personas en la zona fronteriza, entre enero y marzo de 2022, según el reporte de HRW.

“Múltiples testigos, personas desplazadas y funcionarios humanitarios dijeron a Human Rights Watch que miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas, en particular de la FANB y la GNB (Guardia Nacional Bolivariana), han realizado operaciones conjuntas con guerrilleros del ELN y habrían sido cómplices de sus abusos”, según la investigación que hizo esta organización internacional.

Otro informe de Crisis Group da cuenta de que las autoridades venezolanas han dependido del ELN para reforzar su control sobre áreas fronterizas, lo que sugiere que puede haber un respaldo gubernamental de alto nivel a ese grupo.

¿Un mediador imparcial?

Sequera advierte que condicionar el éxito de las negociaciones con el ELN a la mediación de Maduro “es un riesgo enorme” porque no es un mediador imparcial. “No me queda claro que puede aportar Maduro en esta negociación porque su interés es mantener a estos grupos irregulares como una carta de negociación que mejore su posición internacional”, expresa.

 “Es una jugada muy audaz por parte de Petro, si le sale bien puede ponerse a las puertas de un nuevo premio Nobel de la paz, pero si le sale mal podría destruir las aspiraciones de su política exterior, el prestigio de su política exterior y una de las propuestas más importantes de su gobierno que es el tema de la paz total”, agrega.

La relación de estos grupos guerrilleros con gobiernos venezolanos es de vieja data, apunta el politólogo Ricardo Sucre: “Yo no sé si Venezuela es un santuario del ELN como dicen, pero desde el punto de vista político por supuesto que el gobierno de Maduro tiene contacto con ese grupo”.

“Las relaciones de estos grupos con Venezuela son, si se quiere, antiguas, no solo con el chavismo, con los gobiernos democráticos también. Iván Márquez estuvo aquí cuando Carlos Andrés Perez. La espada de (Simón) Bolívar del que tanto se habló en la toma de posesión de Petro lo recuperó Pérez (cuando lo robó la guerrilla M-19). Quizás la diferencia con los gobiernos de (Hugo) Chávez y Maduro es que hicieron proselitismo de estas relaciones”, expone.

El analista considera que la designación de Maduro como garante “es razonable” considerando que busca dar continuidad a las conversaciones que iniciaron en 2012, cuando Maduro era canciller y conoció de cerca ese proceso que entonces mediaba por Hugo Chávez.

Sucre subraya que hay un statu quo y una suerte de reconocimiento al gobierno chavista por la vía de los hechos cuando se le consulta sobre la legitimidad que podría ganar Maduro al ser garante en esta mesa de negociación.  «Se impuso una nueva realidad geopolítica mundial, eso no significa que los gobiernos del mundo le van a dar un abrazo a Maduro, pero saben que se tienen que entender con él porque es el que está en Miraflores», argumenta.

¿Y México?

Sucre no cree que la participación de Maduro en la mesa de negociación colombiana sea contradictorio a pesar de que el gobernante venezolano se niega a volver a la de México para restablecer las conversaciones con la oposición venezolana.

«Es una jugada política, Colombia y Venezuela tienen sus objetivos de Estado y México no entra en esos objetivos», agrega.

Pero Sequera sí considera incoherente la participación de Maduro en este sentido: «Es una contradicción bastante marcada, pero hay que tomar en cuenta que Maduro acepta ser garante porque quiere recuperar prestigio internacional, queda claro que lo que realmente le importa es su consolidación en el poder y no tiene mayor interés en llegar a acuerdos políticos en México«.

POLÍTICA · 30 SEPTIEMBRE, 2022

Qué costo tiene para Venezuela el rol de Maduro como garante en la negociación con el ELN

Texto por Ibis Leon | @ibisL

El gobernante Nicolás Maduro aceptó ser garante en la negociación que iniciará el gobierno colombiano con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). El presidente Gustavo Petro le solicitó asumir este rol con el objetivo de lograr la “paz total” que prometió durante su campaña.

Para el politólogo Enderson Sequera el “gran ganador” de este anuncio es Maduro “porque si es el garante de la negociación está implícito que Petro no va a alzar la voz para denunciar las violaciones de derechos humanos ni la falta de democracia en Venezuela”.

“El anuncio es una buena noticia para el pueblo colombiano si la negociación funciona, pero una mala noticia para el pueblo venezolano a corto plazo porque significa la estabilización y consolidación de Maduro en el poder. Significa que esta voz, que podía servir de denuncia desde la izquierda, bajará el tono”, afirma.

Te recomendamos: Txomin Las Heras: Las conversaciones con el ELN no serán fáciles, ni rápidas #CocuyoClaroyRaspao

En su opinión, aunque para Maduro es difícil recuperar legitimidad internacional por las írritas elecciones presidenciales de 2018, su estrategia se enfoca en recuperar cierto prestigio; en demostrar que tiene gran influencia continental, tanta que puede ser nombrado como garante en una negociación; y que ejerce el poder real en Venezuela.

La internacionalista Gioavanna de Michele explicó por qué la pacificación de la frontera resulta conveniente para Maduro: «Para el restablecimiento de una relación comercial sana y fluida en los espacios de frontera se necesitan garantías en materia de seguridad y no puede haber esas garantías mientras sigan operando grupos irregulares como el ELN en esa frontera”.

Un objetivo binacional es crear una zona económica especial entre el departamento de Norte de Santander y el estado Táchira.

La internacionalista, ofreció sus declaraciones en el programa La Fuerza es la Unión de Chúo Torrealba, y señaló que uno de los grandes retos será equilibrar la balanza comercial para que no favorezca únicamente a Colombia, tomando en cuenta que el aparato productivo venezolano está muy deprimido. 

Contactos con el ELN

La incorporación de Maduro como mediador también confirma que su gobierno mantiene contactos con el ELN, opina Sequera.

“Petro lo nombra porque sabe que Maduro tiene una relación importante con el ELN y quiere recuperar el prestigio internacional que una vez tuvo el proyecto chavista que se basaba en la petrodiplomacia, entonces Petro le da esta oportunidad para que recupere prestigio y quizás aumente la probabilidad de éxito de la negociación”, declara.

Te recomendamos: Padrino López confirma muertes de uniformados en Apure y anuncia que intensificarán operaciones militares

Sostiene que “es conocido que en territorio venezolano están estos grupos irregulares como la segunda marquetalia de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el ELN, según reportes de inteligencia que señalan que el Ejército venezolano coopera con ellos, que se les financia y protege”.

Agrega que otros reportes mencionan que Maduro parece tener mejor relación con el ELN que con la segunda marquetalia de la Farc, esto explicaría los enfrentamientos entre efectivos de la Fuerza Armada Nacional y grupos irregulares que se registraron en Apure a inicios de año, según el politólogo.

Organizaciones internacionales como Human Rights Watch (HRW) denuncian que las disidencias de las Farc y el ELN se disputan el control del territorio y de las actividades ilícitas en el departamento colombiano de Arauca y el estado Apure, del lado venezolano.

Estos enfrentamientos provocaron el desplazamiento forzado de más de 3 mil personas en la zona fronteriza, entre enero y marzo de 2022, según el reporte de HRW.

“Múltiples testigos, personas desplazadas y funcionarios humanitarios dijeron a Human Rights Watch que miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas, en particular de la FANB y la GNB (Guardia Nacional Bolivariana), han realizado operaciones conjuntas con guerrilleros del ELN y habrían sido cómplices de sus abusos”, según la investigación que hizo esta organización internacional.

Otro informe de Crisis Group da cuenta de que las autoridades venezolanas han dependido del ELN para reforzar su control sobre áreas fronterizas, lo que sugiere que puede haber un respaldo gubernamental de alto nivel a ese grupo.

¿Un mediador imparcial?

Sequera advierte que condicionar el éxito de las negociaciones con el ELN a la mediación de Maduro “es un riesgo enorme” porque no es un mediador imparcial. “No me queda claro que puede aportar Maduro en esta negociación porque su interés es mantener a estos grupos irregulares como una carta de negociación que mejore su posición internacional”, expresa.

 “Es una jugada muy audaz por parte de Petro, si le sale bien puede ponerse a las puertas de un nuevo premio Nobel de la paz, pero si le sale mal podría destruir las aspiraciones de su política exterior, el prestigio de su política exterior y una de las propuestas más importantes de su gobierno que es el tema de la paz total”, agrega.

La relación de estos grupos guerrilleros con gobiernos venezolanos es de vieja data, apunta el politólogo Ricardo Sucre: “Yo no sé si Venezuela es un santuario del ELN como dicen, pero desde el punto de vista político por supuesto que el gobierno de Maduro tiene contacto con ese grupo”.

“Las relaciones de estos grupos con Venezuela son, si se quiere, antiguas, no solo con el chavismo, con los gobiernos democráticos también. Iván Márquez estuvo aquí cuando Carlos Andrés Perez. La espada de (Simón) Bolívar del que tanto se habló en la toma de posesión de Petro lo recuperó Pérez (cuando lo robó la guerrilla M-19). Quizás la diferencia con los gobiernos de (Hugo) Chávez y Maduro es que hicieron proselitismo de estas relaciones”, expone.

El analista considera que la designación de Maduro como garante “es razonable” considerando que busca dar continuidad a las conversaciones que iniciaron en 2012, cuando Maduro era canciller y conoció de cerca ese proceso que entonces mediaba por Hugo Chávez.

Sucre subraya que hay un statu quo y una suerte de reconocimiento al gobierno chavista por la vía de los hechos cuando se le consulta sobre la legitimidad que podría ganar Maduro al ser garante en esta mesa de negociación.  «Se impuso una nueva realidad geopolítica mundial, eso no significa que los gobiernos del mundo le van a dar un abrazo a Maduro, pero saben que se tienen que entender con él porque es el que está en Miraflores», argumenta.

¿Y México?

Sucre no cree que la participación de Maduro en la mesa de negociación colombiana sea contradictorio a pesar de que el gobernante venezolano se niega a volver a la de México para restablecer las conversaciones con la oposición venezolana.

«Es una jugada política, Colombia y Venezuela tienen sus objetivos de Estado y México no entra en esos objetivos», agrega.

Pero Sequera sí considera incoherente la participación de Maduro en este sentido: «Es una contradicción bastante marcada, pero hay que tomar en cuenta que Maduro acepta ser garante porque quiere recuperar prestigio internacional, queda claro que lo que realmente le importa es su consolidación en el poder y no tiene mayor interés en llegar a acuerdos políticos en México«.