Medidas de EEUU suben tono a la presión para salida de Maduro, dicen internacionalistas - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 26 MARZO, 2020 21:00

Medidas de EEUU suben tono a la presión para salida de Maduro, dicen internacionalistas

Texto por Deisy Martínez │@deicamar

Ver más de

Deisy Martínez │@deicamar

¿Cómo valoras esta información?

29
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Pese a que el foco mundial de atención está en la pandemia del COVID-19, Estados Unidos vuelve su mirada hacia la necesidad del cambio político en Venezuela.  Tal como lo prometió, el gobierno de Donald Trump le sube el tono a la presión para tratar de acelerar la salida del gobierno de Nicolás Maduro.

Internacionalistas como Félix Arellano y Emilio Figueredo califican las nuevas medidas de la administración estadounidense contra Maduro y altos funcionarios como el presidente de la Constituyente, Diosdado Cabello, como extraordinarias y de gran impacto. Esto, porque consideran que el ofrecimiento de recompensas por las capturas aumentan las presiones para que la democracia en Venezuela sea recuperada.

Este jueves 26 de marzo, EEUU acusó al jefe del gobierno venezolano chavista de “narcoterrorismo” y ofreció una recompensa de hasta 15 millones de dólares por información que conduzca a su arresto. El anuncio fue hecho por el secretario de justicia de Estados Unidos, William Barr.

“Son medidas impactantes por los detalles de los expedientes de cada uno de los funcionarios, están bien documentados. No son inesperadas, porque ya Estados Unidos advirtió desde antes que veían más sanciones y Maduro decidió no levantar el teléfono para negociar su salida”, dijo el internacionalista Félix Arellano.

El profesor universitario enfatizó que son medidas de carácter individual contra personas y no contra Venezuela o su pueblo. Así mismo, que no obstaculizan las acciones para contener la propagación del COVID-19 en el territorio, ni la entrada de alimentos, insumos ni medicinas.

Por Cabello se ofrece una recompensa de 10 millones de dólares. El funcionario estadounidense también acusó al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, de utilizar a la Fuerza Armada para supuestamente transportar droga.

También fueron acusados el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, a quien Barr señaló por supuesto lavado de dinero, Tareck El Aissami y Hugo “el pollo” Carvajal. Igualmente el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, y Clíver Alcalá Cordones, además de Maduro y Padrino López.

“No pueden viajar, movilizarse fuera del país se les torna más complicado. Ofrecer recompensas sube la presión, ¿pero van a entrar (a Venezuela) para capturar a Maduro? No, es más presión a ver si Miraflores entiende que lo que se quiere es una salida”, apuntó Arellano.

El internacionalista Emilio Figueredo también aclaró que “ponerle precio a la cabeza de Maduro” y su entorno no tendrá efectos prácticos dentro del país, pero reduce considerablemente sus posibilidades en el exterior.

“Las medidas implican además que cualquier vuelo o nave fuera del mar territorial venezolano puede ser interceptado si se sospecha que está ayudando al narcotráfico y no es considerado acto de guerra”, explicó.

Sin tregua

Maduro reaccionó a las decisiones contra su persona y su entorno, y ratificó su denuncia contra EEUU y Colombia por supuesta conspiración. Los internacionalistas no dudan que Miraflores continuará con el discurso, según el cual, las acciones del gobierno a favor de los venezolanos, y ahora frente a la pandemia, se verán saboteados por más sanciones.

“El gobierno de Maduro no está preparado para enfrentar la pandemia y EEUU cree que su salida facilitaría el ingreso de ayuda. Si Maduro le diera un papel más activo a las ONG, a la ONU y a la OPS  para que entraran a ayudar, contribuiría, pero solo quiere una bandera roja en todo lo que entra al país”, sostuvo Arellano.

Los analistas tampoco creen que el llamado al diálogo que hiciera Maduro, la noche del 25 de marzo, para frenar el virus sea sincero. Recuerda que existen antecedentes de cero resultados en conversaciones porque el régimen no quiere arriesgar nada.“Es una jugada táctica y la comunidad internacional lo sabe y no le cree”, acotó Arellano.

A la pregunta de por qué la administración Trump actúa en plena crisis sanitaria por el COVID-19, Figueredo también añade que la campaña electoral en el país norteamericano continúa. El mandatario quiere dejar claro, especialmente ante el estado de Florida, que la recuperación de la democracia venezolana continúa entre las prioridades.

“Estados Unidos está preocupado por el COVID-19, pero no quiere que eso distraiga la atención sobre la necesidad de cambio en nuestro país. Es bien sabido que quien gana Florida gana la presidencia, por lo que veremos la política mezclada con la lucha frente a la pandemia”, agregó.

EE.UU. presentó cargos contra 15 funcionarios o exfuncionarios venezolanos, como el exministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez.

El Departamento de Estado señaló que el gobierno de Trump puede ampliar las sanciones financieras u otras restricciones contra el régimen chavista.