Internacionalistas descartan que gobierno de Boric sea aliado de Maduro

POLÍTICA · 20 DICIEMBRE, 2021 16:42

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

49
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
12
QUÉ CHIMBO

El joven izquierdista Gabriel Boric, diputado por el Frente Amplio, ganó este domingo, 19 de diciembre, la Presidencia de Chile al obtener más del 55,18 % de los votos. Ante el temor sobre un «avance del comunismo» en América Latina, internacionalistas descartan, de momento, una alianza del nuevo mandatario con gobiernos como los de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

«Hay que desmontar mitos, Boric le ganó en primarias al alcalde de Recoleta y dirigente del Partido Comunista, Daniel Jadue Jadue. Boric viene de la lucha estudiantil y, en su momento, se enfrentó a sectores radicales y negoció con el gobierno de Piñera por lo que no es un actor que deba generar inquietud», señala el internacionalista, Luis Daniel Álvarez.

El analista internacional Iván Rojas coincide y recuerda que una cosa es la dirigencia de la vieja izquierda chilena y otra la nueva generación. Le ve sentido a la victoria del diputado de 35 años por ser «heredero» de las fuertes protestas contra la gestión de Piñera en 2019, pero lo acerca más a la «centro izquierda», con «una cara más amplia».

Felicitado por todos

Tanto el presidente de la Comisión Delegada Legislativa, Juan Guaidó, como el gobernante Nicolás Maduro felicitaron a Boric por su victoria. Guaidó le pide que mantenga su apoyo a la defensa de los derechos humanos en Venezuela, así como una buena gestión hacia los migrantes venezolanos en ese país. Mientras, Maduro destacó «la derrota del fascismo» en Chile y lo invitó a trabajar en conjunto.

En 2013, Boric expresó respaldo a Maduro como sucesor de Hugo Chávez, pero en 2019 manifestó apoyo a un informe de la alta comisionada de Naciones Unidas, Michell Bachelet sobre violaciones de derechos humanos en Venezuela. Llamó a la izquierda a condenar tales acciones sin «empates ni matices».

También expresó su rechazo a las elecciones presidenciales en Nicaragua de noviembre, al catalogarlas como «no democráticas» y manifestó apoyo a los presos políticos y exiliados de la nación centroamericana.

Álvarez recuerda que incluso parte de la vieja izquierda, en voz de la diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo, advirtió en 2020 que los informes de Bachelet sobre Venezuela son «lapidarios» y que las violaciones de DDHH son «intolerables» tanto en Venezuela como Chile.

«Apostará al diálogo»

El también director de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), cree que Boric apostará por el diálogo en nuestro país para salir de la crisis con mediación internacional, sin reconocer a Maduro pero tampoco a Guaidó.

El actual gobierno de Piñera no reconoce a Maduro como presidente pero tampoco da el estatus de embajador al representante de Guaidó en ese país, Carlos Millán.

«Yo descarto que Boric sea un aliado para Maduro, nadie quiere retratarse con el caso venezolano. Creo que su gobierno será respetuoso de los derechos humanos y las libertades y nadie que quiera una supervivencia política va a aparecer al lado de Maduro», sostiene.

Rojas admite que hay figuras dentro de la coalición política que apoya a Boric que respaldan a Maduro y trabajarán a su favor, pero igualmente cree que el nuevo mandatario chileno adoptará un punto intermedio, sin «apoyos automáticos» para el gobernante ni para Guaidó.

Sobre los migrantes venezolanos, calculados en 455.494 personas, si bien, a su juicio, Boric no exhibe una política específica hacia ese sector, apuesta a que sea «menos dura» en comparación con la gestión de Piñera.

«¿Veremos en Chile un aumento del papel del Estado en la economía? Sí ¿Aumento del asistencialismo? Sí pero no se traduce en un modelo cubano ni venezolano», asegura.

Agrega que hay que poner atención al equipo de gobierno, especialmente a quien resulte como canciller y a qué sector representa, porque será un indicativo importante sobre hacia dónde van las relaciones exteriores.