Gobierno de Maduro da concesiones presionado por la crisis y eso debe aprovechar la oposición, opinan politólogos

POLÍTICA · 7 MAYO, 2021 18:00

Gobierno de Maduro da concesiones presionado por la crisis y eso debe aprovechar la oposición, opinan politólogos

Texto por Deisy Martínez │@deicamar

Ver más de

Deisy Martínez │@deicamar

¿Cómo valoras esta información?

84
QUÉ CHÉVERE
14
QUÉ INDIGNANTE
24
QUÉ CHIMBO

La entrada del Programa Mundial de Alimentos (PMA) a Venezuela, el arresto domiciliario para seis directivos de Citgo, más la designación de un Consejo Nacional Electoral (CNE) con dos rectores principales y tres suplentes no vinculados con el chavismo son considerados el resultado evidente de negociaciones o conversaciones entre el gobierno de Nicolás Maduro con sectores de la oposición, del mismo chavismo y también de la sociedad civil, todo con la mediación internacional.

Politólogos afirman que éstos son pasos dados por una gestión madurista agobiada por la crisis y las sanciones internacionales, para provecho propio.

Pero lo que no vislumbran son cambios significativos en términos de la recuperación de la democracia en el país. Pese a ello, se cree que las concesiones otorgadas por el Ejecutivo pueden ser una oportunidad, si se sabe aprovechar, para la conquista de mayores garantías y la recuperación de espacios democráticos.

 “Avances tímidos”

 “No sé si tanto de negociaciones pero ciertamente son producto de conversaciones y concesiones que está haciendo el Estado, presionado por la situación, por su carencia de legitimidad. Está empezando a buscar avenidas de normalización que ha conseguido en algunos sectores sociales y políticos de algún modo”, expresó el politólogo Guillermo Tell Aveledo a Efecto Cocuyo.

 El lunes 19 de abril, desde Miraflores se transmitió la firma del convenio entre el director ejecutivo del PMA, David Beasley y Maduro. El funcionario de Naciones Unidas dijo que el programa llegaría hasta 185.000 niños de todo el país, afectados por la inseguridad alimentaria, a finales de este año.

 Otro hecho que denotó la existencia de contactos fue la medida de casa por cárcel a seis directivos de Citgo sentenciados a entre ocho y trece años de cárcel en noviembre de 2020, por los delitos de peculado doloso propio y concierto de funcionario con contratista y asociación para delinquir. El arresto domiciliario, interpretado como un  “gesto de buena voluntad”, fue dado a conocer el 30 abril.

Los 15 días que movieron el escenario en Venezuela

El mismo 30 de abril se reunieron en Miraflores el cardenal venezolano Baltazar Porras y el nuncio apostólico de la Santa Sede en Venezuela, Aldo Giordano, con Maduro. El gobernante aseguró que fue un “encuentro de reconciliación“.

Aveledo advierte que de momento tales hechos no implican la reinstitucionalización del país ni ninguna normalización de las circunstancias actuales. Los califica como  “avances tímidos” con los que nadie, ni los sectores beneficiados, “se llaman a engaño”.

Los reclamos de la oposición que quiere ir a elecciones, de la Iglesia, de Fedecámaras, con respecto a la situación económica y la falsa apertura, siguen vigentes y adelante. Lo mismo los reclamos del Foro Cívico, en el cual están organizaciones que pelean por los derechos humanos y que siguen vigentes en sus críticas. Hasta ahora se trata solo de concesiones unilaterales del Estado, aunque consiguen receptividad en estos sectores”, sostiene.

 Negociaciones informales

La politóloga Carmen Beatriz Fernández indica que a diferencia de las negociaciones formales entre Gobierno y oposición que se dieron en República Dominicana y Oslo, el proceso actual es muy sui géneris, desordenado o informal, aunque igualmente cuenta con la mediación de Noruega en los contactos con distintos actores.

 “No son gestos de altruismo (del Gobierno) hacia una reconversión democrática, se buscan espacios para aliviar sanciones individuales que son las que más les preocupan y sanciones económicas, como las petroleras, que afectan al país. Son incentivos que abren una posibilidad de conversar al menos, algo que antes estaba cerrado”, dice.

 Pese a ello, la analista apuesta a que los acercamientos y concesiones tales como designar a un CNE  “menos desequilibrado” sirvan como una “puertecita” en el camino hacia la reinstitucionalización y hacia más democracia.

No es una victoria, es una rendijita para la redemocratización. Con este nuevo CNE que estará por siete años comienza la tarea que es lograr condiciones electorales, depuración del Registro Electoral, habilitación de partidos políticos, liberación de presos políticos, regreso de exiliados, que sea un punto de inflexión”, sostiene.

 Este 4 de mayo, la Asamblea Nacional elegida el 6 de diciembre nombró como cinco rectores principales del CNE a Pedro Calzadilla, Tania D’Amelio, Alexis Corredor, Roberto Picón y Enrique Márquez. Los tres primeros están ligados al chavismo y los dos últimos a la oposición. Calzadilla preside el Poder Electoral y Márquez es el vicepresidente.

Como rectores suplentes también fueron seleccionados el disidente de Primero Justicia, Conrado Pérez, el expresidente de Fedecámaras, Francisco Martínez y la directora del Observatorio Global de Comunicación y Democracia, Griselda Colina.

Los cálculos de Guaidó

Pese a que el presidente de la Comisión Delegada Legislativa, Juan Guaidó, y la oposición mayoritaria encabezada por el G4 dejó claro que no reconoce la legitimidad de ese CNE y el de la AN que lo nombró, recientes declaraciones dadas  por él al periodista Alonso Moleiro revelaron que estaría dispuesto a aprovechar los mecanismos de participación que se logren a partir de ese nombramiento.

Ello ha sido interpretado por los analistas como cálculos que el sector de Guaidó estaría haciendo para no quedar al margen de estos acuerdos de las últimas semanas en caso de que se logren mayores avances, aunque en el fondo no esperen cambios reales.

Aveledo recuerda que el Gobierno interino ha tenido incidencia en los acuerdos con el Ejecutivo acerca del acceso a las vacunas contra el COVID-19 a través del mecanismo Covax y la liberación de activos para el pago y que es en la actual ronda de conversaciones con el Gobierno que incluyeron el tema del CNE, que no aparece.

 “La movida política no la está teniendo Guaidó, puede quedarse fuera de lo que se logre y eso puede se parte de la táctica del Estado, pero a su vez el Gobierno interino puede aprovechar esta oportunidad y el movimiento opositor para removilizar su bando, aprovechando avenidas que otros han conseguido sin necesidad de comprometerse con eso. En ese matiz dado por Guaidó puede haber una oportunidad para él “, apuntó.

 Fernández considera positivo que el líder opositor esté dispuesto a asumir la contradicción de no reconocer al CNE pero aprovechar las garantías conquistadas, pues la realidad venezolana, al igual que esa posición, afirma, es ambigua y hay que saber jugar.

 “Esto puede ser una oportunidad, no para que Maduro salga del poder, pero si se le explica bien a la sociedad, para lograr mayores espacios democráticos, para que se recupere la confianza en el voto y para que los partidos políticos recuperen músculo”, afirma.