Gases lacrimógenos no impidieron aprobación del Pliego Nacional de Conflicto - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 10 MARZO, 2020 17:38

Gases lacrimógenos no impidieron aprobación del Pliego Nacional de Conflicto

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo Fotos por Iván Reyes

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

¿Cómo valoras esta información?

15
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

En el medio de la calle. En la avenida principal de Las Mercedes sesionó la Asamblea Nacional (AN), tras la represión de los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) contra la marcha de la oposición en Chacaíto.

La movilización que se dirigiría a la sede del Palacio Federal Legislativo, en el centro de Caracas, fue reprimida con gases lacrimógenos y perdigones después de avanzar 800 metros. A pesar de la arremetida, los diputados y ciudadanos aprobaron la tarde de este martes, 10 de marzo, el Pliego Nacional de Conflicto.

El presidente encargado Juan Guaidó, acompañado de los diputados de la Asamblea Nacional, se encontraba en la primera línea de la movilización y pidió a los asistentes no caer en provocaciones, ya que un fuerte contingente de la PNB se encontraba en Chacaíto, donde cerraba los accesos al centro de la ciudad capital.

Frente a la torre CrediCard el despliegue de los funcionarios policiales esperaba a los manifestantes; cientos de policías con escudos impedían la continuidad de la movilización, que reactivó la protesta opositora.

Los opositores venezolanos no se agrupaban en las  calles de Caracas desde el pasado 16 de noviembre de 2019, cuando el también presidente del Parlamento venezolano llamó a marchar en contra del chavismo gobernante.

Desde las 10 de la mañana los ciudadanos empezaron a reunirse en la plaza Juan Pablo II, de Chacao. Con pitos, banderas y pancartas acudieron al llamado de Guaidó. Muchos llegaron antes de la hora pautada para evitar los bloqueos impuestos por los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), en las principales autopistas que dan acceso a Caracas.

Edén, una joven de los Valles del Tuy, estado Miranda, asistió a la marcha para tener un “futuro mejor”.  Explicó que desde su comunidad un grupo de personas se organizó para salir en un autobús que los llevara hasta la movilización en Chacao. “El autobús donde venía se tuvo que desviar de la ruta para poder llegar a Caracas y evitar los puntos de control de la guardia”, contó.

Algunos de los manifestantes se reunieron para rezar un rosario y hacer una plegaria para que la movilización partiera y finalizara sin  violencia. La hermana Rosalía, una religiosa en la manifestación, acudió a la protesta tras sentir la necesidad de apoyar a las personas en su lucha por conseguir alimentos y medicinas. “Vengo a acompañar a la gente orando desde nuestra casa y desde cada rincón de la marcha”.

La doctora Amelia Sarmiento trabaja en el hospital de niños José Manuel de los Ríos, uno de los más afectados por la crisis de salud. Para conmemorar el Día del Médico venezolano y en su lucha por exigir mejores condiciones para el sistema de salud, la pediatra asistió a la marcha convocada por Guaidó.

Necesitamos la ayuda del mundo para rescatar los hospitales y que vuelvan a ser lo que eran antes. Necesitamos que los niños tengan buena alimentación”, exigió la pediatra.

El plan B

Desde temprano el cerco policial avizoraba el bloqueo de la marcha. “No nos van a dejar pasar de Chacaíto”, se escuchaban algunas conversaciones entre los manifestantes.

Cuando la movilización llegó a estar frente a los funcionarios policiales el líder del Parlamento, Juan Guaidó, tomó un parlante y pidió a quienes lo acompañaban a abrir un espacio para que él pudiera dialogar con los funcionarios de la PNB.

“Necesito que abran. ¿Se puede o no se puede?”, gritó Guaidó. Tras el intento fallido de diálogo con los funcionarios, los manifestantes comenzaron a empujar y los efectivos policiales dispararon sus carabinas de bombas lacrimógenas contra la multitud.

Ante los gases lacrimógenos la multitud se dispersó rápidamente. El diputado Henry Ramos Allup, quien estuvo junto a Guaidó durante la movilización, fue afectado por el gas y fue sacado del lugar por su equipo. En rechazo a las bombas lacrimógenas, algunos manifestantes lanzaron piedras a los policías.

“No vamos a caer en la violencia la sesión se realizará en Las Mercedes”, gritó un señor a quienes intentaban continuar el enfrentamiento con los organismo de seguridad.

Una vez culminó la disputa entre los manifestantes y la policía, cientos de ciudadanos se movilizaron hacia la avenida principal de Las Mercedes, donde estaba instalada una tarima pequeña, junto a sillas y una bandera de Venezuela. Desde allí la mayoría opositora junto a los ciudadanos, alzaron las manos para aprobar el Pliego Nacional de Conflicto.