¿Fabricadas en China?: Lo que se sabe sobre las máquinas de votación

POLÍTICA · 21 JULIO, 2020 19:55

¿Fabricadas en China?: lo que se sabe sobre las máquinas de votación que se usarán el #6D

Texto por Ibis Leon | @ibisL

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Es poco lo que se sabe sobre las máquinas de votación que se usarán en las elecciones parlamentarias previstas para este 6 de diciembre. Las dudas sobre la inversión, el proveedor y la cantidad de equipo solicitado llegan incluso al directorio del Consejo Nacional Electoral.

El rector principal Rafael Simón Jiménez subraya que esta compra fue resuelta por las autoridades electorales salientes, una noticia que, admite, lo tomó por sorpresa.

“En principio, la información que recibí de parte del rector Luis Emilio Rondón es que, antes de que se quemaran las máquinas en los galpones de Guarenas, el CNE había aprobado adquirir 15.000 máquinas por renovación tecnológica. Pero la compra no se había podido realizar porque no había disponibilidad presupuestaria para ello. Entonces estaba en veremos, en un punto muerto”, responde.

Sin embargo, en una reunión reciente que sostuvo con el resto del directorio confirmó que la adquisición del equipo ya había sido tramitada.

“Para mi sorpresa, en un directorio que tuvimos hace 15 días, esto se presentó como un hecho consumado por la administración anterior y se dijo que se le había dado a una empresa que se llama Ex-Clé, que creo que venía proveyendo algún servicio al consejo, la aprobación para actuar como empresa integradora de las máquinas que van a venir de China”, precisa.

Aclara que Ex-Clé va a instalar el software en las máquinas y asegura que la tecnología es similar a la que se usó en los últimos procesos electorales.

“La tecnología es absolutamente la misma, es muy amigable. Me mandaron una foto de la máquina y es idéntica a la que se venía usando”, indica.

El rector no tiene información sobre la compra de máquinas adicionales a las 15 mil que ya fueron solicitadas. Tampoco sabe quiénes son los representantes de Ex-Clé en Venezuela.

Lo que se conoce sobre esta compañía es que fue fundada en 1998 en Buenos Aires y “es líder en el desarrollo de soluciones de identificación biométrica y soluciones integrales de software para gestión de empresas”, según su página web oficial.

La relación de Ex-Clé con el órgano comicial data de 2004. Ese año desarrolló el Sistema de Autenticación Integrado que actualmente se usa en las elecciones como un sistema de captura, almacenamiento, comparación y búsqueda de huellas dactilares de los venezolanos y extranjeros residentes que estén autorizados para votar.

Discusiones internas

Los rectores actualmente discuten sobre la figura de acompañamiento y de observación electoral nacional e internacional que se aplicará al proceso, señala Jiménez.

“El tema de la Unión Europea está en debate por la posición que tiene (este organismo desconoce a los nuevos rectores), el tema de la ONU debe hacerlo el gobierno (de Nicolás Maduro)  porque es el que representa a Venezuela en  Naciones Unidas”, expresa.

La participación de individualidades calificadas como senadores, diputados o ministros que asistan para hacer acompañamiento electoral tampoco está descartada.

“Lo que está aprobado en la mesa de negociación es una amplísima observación internacional, el tema está en que los organismos que observan quieran venir a Venezuela y el segundo tema es el de la pandemia que también afecta mucho”, expone.

Hablan los partidos

En la Mesa de Diálogo Nacional la información sobre las máquinas de votación también es limitada.

“En este aspecto no se ha avanzado mucho. Desde Cambiemos lo que podemos informar es que hay una adquisición de 15.000 máquinas de votación que se espera llegue en el mes de agosto y están por adquirirse unas 20.000 más, pero esto todavía no es un hecho”, explica la secretaria general de Cambiemos en el estado Miranda, Iris de Franca.

La dirigente argumenta que deben considerarse las limitaciones que existen relacionadas con las sanciones impuestas al gobierno de Nicolás Maduro y con la pandemia de COVID-19 que pueden dificultar la adquisición de los dispositivos.

Desde Avanzada Progresista consignarán una comunicación para solicitar información sobre el proveedor de las máquinas, la cantidad, el precio, la calidad y la fecha de llegada de las mismas.

También pedirán al ente comicial la extensión de la jornada de Registro Electoral y la ampliación del lapso de campaña a 30 días.

“Estas máquinas de votación deben ser auditadas al llegar al país y una vez que se acoplen con el software también deben ser auditadas”, expresa el secretario general de esa organización Luis Romero.

En el partido tienen información de que el CNE necesitara la aprobación de un crédito adicional para el pago del hardware requerido.

Sobre el aplazamiento de la elección por el riesgo de contagios de coronavirus, Romero declara: “Si la pandemia se sale de control debe prevalecer el criterio de preservar la salud de la gente por encima de las consideraciones políticas. La mejor manera es ir evaluando semanalmente la evolución de la pandemia”.

No obstante, reitera la importancia de elegir a nuevos diputados para “reinstitucionalizar el país”. Recuerda que uno de los acuerdos entre la Mesa de Diálogo y el gobierno de Nicolás Maduro es que la Asamblea Nacional Constituyente cese sus funciones una vez se realicen las elecciones legislativas.

Hablan los expertos

Para el director del Observatorio Electoral Venezolano (OEV), Carlos Medina, la compra de las máquinas de votación “ha sido muy poco transparente” lo que atenta contra la confianza del elector.

“Lo que sabemos, porque lo dijo el rector Rafael Simón Jiménez, es que se compraron 15 mil máquinas de China, esta información nos llama la atención porque en el diseño de elecciones que hemos tenido en el país se han usado 40.000 maquinas. Las 15 mil resultarían insuficientes para atender a la población electoral”, advierte.

Explica que con esta adquisición hecha por el CNE apenas se tendría una máquina por centro de votación (en el país hay cerca de 14.500 centros).

“En este contexto de pandemia lo que han hecho las autoridades en otros países es ampliar dramáticamente el número de máquinas y, por lo tanto, de mesas electorales para garantizar el distanciamiento físico y prevenir riesgos de contagios”, sostiene.

Aunque afirma que puede generar alguna duda la incorporación de nuevas máquinas provenientes de China, las garantías que ofrece el propio sistema automatizado contrarresta cualquier irregularidad.

“En Venezuela hemos disfrutado de un sistema automatizado de votación de muy buena calidad porque tiene dos características fundamentales: la auditabilidad y la trazabilidad. El sistema es altamente auditable y genera una traza de papel que permite que el ciudadano pueda verificar que el sistema automatizado funciona adecuadamente”, subraya.

Imagen: votodigital.files.wordpress.com

El ingeniero y consultor electoral Félix Arroyo aclara que no importa donde se fabriquen las máquinas siempre que cumplan con las características requeridas: como la pantalla desplegable táctil y la impresora.

“Una máquina de votación es un computador muy sencillo que no necesita mucha memoria, usa un sistema operativo Windows XP que es suficiente para el sistema electoral. No requiere unas tarjetas gráficas muy costosas, no usa tarjeta de red para la comunicación”, precisa.

A este dispositivo que está vacío se le instala el software, una vez que ha sido auditado, que contiene los datos de los electores correspondientes a cada mesa y a cada centro de votación, agrega.

Sobre el rol de Ex-Clé, el especialista detalla que es una compañía que se especializa en el reconocimiento biométrico y que absorbió a exempleados de Smarmatic en Venezuela que conocen el sistema electoral.

Esta empresa instalará el mismo software que desarrolló Smarmatic y que se ha usado en las elecciones anteriores. “Ex-Clé no ha desarrollado ningún software y no hay tiempo para hacer uno nuevo”, responde.

El especialista en ciencias de la computación, estima que una máquina puede costar 500 dólares en el mercado y son necesarias unas 40.000 para la elección: 34.000 para suplir todas las mesas y centros de votación; un porcentaje de contingencia; y la reserva usada para las auditorías y las ferias electorales.