¿Está en riesgo la reelección de Juan Guaidó?

POLÍTICA · 9 DICIEMBRE, 2019 19:22

¿Está en riesgo la reelección de Juan Guaidó?

Texto por Ibis Leon | @ibisL Fotos por Iván E. Reyes

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

¿Cómo valoras esta información?

53
QUÉ CHÉVERE
7
QUÉ INDIGNANTE
8
QUÉ CHIMBO

Unos hablan de rebelión, otros de soborno a diputados para que no reelijan a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional. La operación que busca descabezar al dirigente de Voluntad Popular ya fue bautizada (operación Alacrán) y desde el partido naranja aseguran que ofrecen un millón de dólares por voto.

El 5 de enero de 2020, los parlamentarios deben elegir a su nueva directiva. Para garantizar el liderazgo de Guaidó, los partidos de oposición decidieron romper el acuerdo de gobernabilidad, que suscribieron en 2016, y reelegir al dirigente opositor, conscientes de que su condición como presidente de la Asamblea Nacional es lo que lo hace  ser reconocido como gobernante interino del país por más de 50 naciones.

Sin embargo, la incondicionalidad del apoyo a Guaidó fue torpedeada en la sesión de este martes 3 de diciembre. Dos de los diputados señalados en una trama de corrupción que reveló el portal Armando.Info, José Brito (exmilitante de Primero Justicia) y Adolfo Superlano (exmilitante de Un Nuevo Tiempo), declararon que no votarán a favor de la reelección del líder opositor.

“Hay una rebelión interna en la Asamblea Nacional (AN), hay una molestia profunda, en los días pasados 70 diputados le enviaron una carta dirigida a Juan Gerardo Guaidó Márquez en la que le pedían explicación sobre los recursos”, afirmó Brito.

Numéricamente es poco probable que el líder opositor no repita en la presidencia, los cuatro partidos con más número de diputados y, por lo tanto, de votos, conocidos como “el G4”, son sus aliados.

Además, el reglamento de Interior y Debates de la AN establece, en su artículo 89, que la votación de la directiva se hará por mayoría absoluta (la mitad más uno de los diputados y diputadas presentes).

Es decir, si a la sesión del 5 de enero asisten 130 diputados, Guaidó necesitaría 66 votos de los presentes y la fracción de la MUD, conformada por el G4, suma al menos 88 diputados si se excluye a los tres indígenas (desproclamados por el Consejo Nacional Electoral tras una presunta denuncia de compra de votos que nunca fue comprobada en un proceso judicial), además de los 13 parlamentarios que montaron tienda aparte con fracciones propias: La Causa R, Fracción 16 de Julio, Independientes por la Renovación y el Cambio y Cambiemos, y a los ocho diputados implicados en hechos de corrupción que están siendo investigados (uno de ellos, Adolfo Superlano, integra la fracción Independientes por al Renovación y el Cambio).

Pero el profesor de teoría política Óscar Vallés advierte que la reelección “no está segura”. “Cuando se comenta que hay 60 o más diputados que están distantes porque parece que Guaidó no rinde cuentas de lo que hace el gobierno interino, cuando hay disidencia dentro del G4, cuando tienes a grupos críticos muy pequeños, pero con vocerías importantes (fracción de 16 de Julio) y un bloque de la dictadura que hará también su tarea para tratar de que Guaidó no sea reelecto, la reelección no está segura, por eso son las denuncias y advertencias que ha hecho Voluntad Popular”, sostiene.

En su opinión, la reelección tiene una ventaja fundamental: El dirigente de Voluntad Popular es una figura reconocida y respaldada por la comunidad internacional y la continuación de su mandato permitiría proseguir con la política exterior.

También tiene una desventaja: “No tiene un saldo muy favorable en su gestión de este año y pareciera que una reelección pudiera ser desfavorable porque aunque internacionalmente está bien posicionado, ha tenido golpes importantes”.

El analista recomienda a la oposición redefinir la estrategia para lograr una transición democrática, presentar resultados expeditos sobre la investigación que involucra a diputados en hechos de corrupción y refrescar la directiva de la AN incorporando a nuevos actores que acompañen a Juan Guaidó en el último periodo de esta legislatura.

“Un refrescamiento de la directiva puede remozar la esperanza en la Asamblea Nacional”, explica.

Vallés también destaca tres logros de la Asamblea Nacional: 1.- Mantuvo el trabajo parlamentario pese a los intentos del régimen de Nicolás Maduro de disolverla, 2.- Mantiene el tema de Venezuela en la agenda internacional al más alto nivel, 3.- El liderazgo político ha intentado preservar la unidad interna de las fracciones políticas.

El politólogo y profesor universitario Ricardo Sucre considera que la reelección de Juan Guaidó no está en riesgo: “Guaidó va a ser reelegido aunque no va a tener el consenso que tuvo en 2019. Va a ser una elección con más ruido, más discrepancias y su mandato va a estar cuestionado por algunas nuevas figuras”.

Destaca que la trama de corrupción que reveló Armando.Info suma al proceso de erosión que experimentaba la credibilidad del político. “Tiene un nivel de rechazo de 53%, según Datanálisis, eso es grande. Esto claro que lo afecta, pero su credibilidad se había debilitado por la inconsistencia que muestra en sus decisiones”.

Sin embargo, explica que no debe ser sustituido un cambio en el liderazgo complicaría aún más la posibilidad de una transición.

AN está “desenfocada” y con una “estrategia equivocada”

La AN cierra el año “desenfocada” y con una “estrategia equivocada” sostiene el profesor Ricardo Sucre. “Asumieron funciones como si fueran una especie de Gobierno sin ningún mecanismo de control, por eso ocurren los problemas”.

Internamente, la oposición se dividió en cinco fracciones:

“En su último año, la Asamblea Nacional va a estar sometida a más presión porque sus actos van a ser más escrutados después del escándalo de corrupción. Los diputados van a tener que decidir qué hacer con la elección de un nuevo Consejo Nacional Electoral y si participarán en las parlamentarias”, agrega.

Sucre concluye que la oposición debe recuperar la credibilidad de la Asamblea nacional y reevaluar la estrategia política y electoral. “La oposición está muy apegada al quiebre (cese de la usurpación) y mientras no revise esa estrategia el cambio no va a ocurrir, tendrán que sentarse a decidir qué van a hacer con el público que ya compró la idea de que si no hay condiciones no se debe ir a una elección”.