Del decomiso de armas en Colombia al contrato que Alcalá dice que firmó con Guaidó - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 27 MARZO, 2020 18:48

Del decomiso de armas en Colombia al contrato que Alcalá dice que firmó con Guaidó

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez Fotos por El Colombiano

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

19
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Todo comenzó en Colombia. El martes 24 de marzo una noticia comenzó a circular en medios del vecino país: el decomiso de una arsenal de armas de guerra.

El diario Colombiano El Tiempo fue uno de los primeros en dar a conocer la información: un hombre identificado como Jorge Alberto Morales Duque fue capturado a bordo de una camioneta WER016 marca Renault Línea Duxter, color blanco, de servicio público.

Lo apresaron en un puesto de control en la carretera La Ciénaga-Barranquilla la noche del lunes 23 de marzo. En la unidad llevaba el siguiente lote:

26 fusiles de asalto sin marca ni serie, calibre 556, de fabricación americana, AR-15

-36 culatines para fusil

-28 visores nocturnos de dos ojos

– 9 visores nocturnos de un ojo sin marca

-8 silenciadores de fusil

-21 unidades de mira para fusil marca Sigsauer

-24 unidades de mira para fusil marca Sparg

-4 binoculares nocturnos

-30 miras láser de un punto

21 designadores lacericos

2 radios de comunicaciones marca Motorola

-43 baterías marca Motorola con su respectivo click

– 15 cascos militares tácticos

– 3 chalecos antibalas.

Morales Duque intentó sobornar a los policías que lo detuvieron, pero todo fue en vano. Lo apresaron por tráfico de armas. Al ser interrogado dijo que el lote se lo habían dado en Barranquilla y debía llevarlas a Ríohacha. Allí debía entregarlas a alias “Pantera“.

Maduro adelanta planes conspirativos el día del decomiso

En Venezuela ese mismo día, el mandatario Nicolás Maduro informó que el país había llegado a 91 casos de COVID-19. Añadió que ya había transmisión comunitaria del coronavirus en el territorio nacional.

Maduro se comunicó por teléfono a Venezolana de Televisión, a un programa especial en el que además del conductor estaba su ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.

A este último le ordenó informar el miércoles sobre planes de conspiración de Colombia y Estados Unidos en contra de su gobierno.

En varias alocuciones anteriores Maduro venía insistiendo con sus denuncias sobre este tipo de acciones por parte de EEUU y el presidente colombiano Iván Duque.

Rodríguez acusa a Ortega, Alcalá y dos diputados

El miércoles 25 de marzo, como la noche anterior había anticipado Maduro, Jorge Rodríguez habló del supuesto plan.

Los participantes que nombró eran: Luisa Ortega Díaz, fiscal general de República destituida por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC); el mayor general retirado Cliver Alcalá Cordones y los diputados en el exilio Germán Ferrer (esposo de Luisa Ortega Díaz) y Hernán Alemán.

También dijo que estaba implicado el presidente colombiano Iván Duque y el de EEUU, Donald Trump. Señaló al colombiano de seguir órdenes del estadounidense para un plan magnicida. Pero no solo Maduro era el objetivo, además estaba Diosdado Cabello y otros objetivos del gobierno chavista.

Señala a Andrés Izarra

A Alias Pantera, que era a quien iban a entregar las armas en Colombia según la confesión del chofer que transportaba el arsenal, Rodríguez lo identificó como Robert Colina Ibarra, el  jefe del campamento número 3 que entrena a paramilitares y fue escolta del exministro Andrés Izarra cuando estuvo frente al Ministerio de Comunicación e Información.

Un segundo campamento estaría a cargo de Félix Mata y el campamento identificado número 1 estaba bajo las órdenes de Juvenal Sequea.  En la conspiración que contó el ministro incluyó una “videoconfesión“. En la grabación Rubén Fernández Figuera (con tapaboca que no cubría su nariz) delató a Colina.

Fernández fue capturado en Venezuela y habló de que entre los objetivos definidos estaba colocar explosivos en diferentes puntos.

Alcalá Cordones inculpa a Guaidó

Este jueves, 26 de marzo, el mayor general Cliver Alcalá Cordones confesó que las armas incautadas en Colombia “le pertenecían al pueblo venezolano”. Aseguró que fueron compradas por un contrato que firmó con el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó.

También lo firmaron el asesor del parlamentario, J.J. Rendón y el diputado en el exilio Sergio Vergara. No habló de de Ferrer ni Alemán como lo afirmó un día antes Jorge Rodríguez.

Alcalá Cordones, quien vive en Colombia (Barranquilla), mencionó a Iván Simonovis. Este última vive en Estados Unidos y es comisionado de seguridad de Guaidó. En la trama apareció Leopoldo López, porque todos ellos tenían conocimiento de un plan y de la conformación de una unidad militar bautizada como “Libertad Venezuela”. Añadió a un tal César Amaya.

El militar, que sirvió bajo los mandatos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, mencionó que las armas serían para “operaciones quirúrgicas” en Venezuela, donde pretendía “acabar con los vicios” del “régimen” de Maduro.

Dijo que se reunió en diferentes oportunidades con “asesores norteamericanos”, que también conocían del supuesto plan, pero exculpó al Gobierno de Iván Duque.

Alcalá Cordones habló poco tiempo después de que el Departamento de Justicia de EEUU lo incluyera en una lista junto a Nicolás Maduro y otros funcionarios de su administración, y lo acusara con ellos de narcotráfico, ser miembro del cartel de los soles, entre otros delitos.

Las armas serían usadas, en palabras del militar, “para eliminar quirúrgicamente los objetivos criminales del narcotráfico y del desastre que han generado en nuestro país”.

Story: Alcalá está inventando cosas

El encargado de negocios de la Oficina Externa de los Estados Unidos para Venezuela, James Story, negó que exista relación con el mayor general retirado Cliver Alcalá Cordones.

“Alcalá Cordones debería entregarse a las autoridades colombianas lo más pronto posible. Nosotros no tenemos una relación con él, nunca he hablado con él, está inventando cosas”, aseguró este jueves Story.

Fiscalía acusa a Alcalá y Guaidó

El fiscal general de la República designado por la ANC, Tarek William Saab, se pronunció también el 26 de marzo. Anunció una investigación contra Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente encargado de Venezuela, y de Alcalá Cordones.

A ambos los señaló de liderar un golpe de Estado contra Maduro. Y este viernes, 27 de marzo, volvió a pronunciarse del caso. Añadió que solicitaron órdenes de captura contra Juvenal Sequea y Félix Mata, dos de los señalados de dirigir campamentos paramilitares en Colombia por Jorge Rodríguez. Además pidió la extradición de Alcalá Cordones.

El mismo ministro ahondó este jueves sobre las confesiones de Alcalá Cordones. Lo acusó de traición a la patria, de narcotraficante y de ser castigado por EEUU, al incluirlo en su lista de más buscados, por no concretar el supuesto golpe contra Maduro.

Maduro pide explicaciones a España

En la noche de este jueves, Maduro se pronunció sobre las acusaciones de EEUU. Las rechazó y calificó de vulgares, pero además le pidió a su canciller, Jorge Arreaza, hacer las gestiones ante el Gobierno de España, tras responsabilizar a Leopoldo López de “estar utilizando las instalaciones de la embajada de España para conspirar”.

Guaidó guarda silencio

En esta trama, Juan Guaidó ha guardado silencio. Su última declaración fue para apoyar la acusación del Departamento de Justicia de EEUU contra Maduro y sus funcionarios. Pero ha hecho mutis sobre las acusaciones de golpe de Estado, el supuesto contrato que firmó con Alcalá Cordones para adquirir esas armas y el plan para “liberar a Venezuela”.

“Confío en que los cargos presentados contra los miembros del régimen están bien fundamentados y ayudarán a liberar al país del sistema criminal que ha secuestrado a nuestro pueblo por tantos años”, afirmó Guaidó en un comunicado.

Hasta el mediodía de este viernes 27 de marzo, sobre el supuesto golpe de Estado no había dicho ni una palabra.