Conozca los últimos movimientos en el tablero político venezolano tras contacto EEUU-Maduro  

POLÍTICA · 8 MARZO, 2022 20:00

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

10
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El pasado fin de semana, el reporte del diario New York Times sobre la visita de una delegación del gobierno de Estados Unidos a Venezuela para un contacto directo con el gobierno de Nicolás Maduro sorprendió a más de uno.

De las especulaciones se pasó a la información oficial este lunes 7 de marzo. Primero la secretaria de prensa de la administración de Joe Biden, Jen Psaki, confirmó en horas de la tarde la reunión en Caracas horas después el gobernante venezolano hizo lo propio. Tanto Psaki como Maduro aseguraron que los contactos continuarían.

El reinicio de diálogo entre EEUU y Miraflores, tras la ruptura de relaciones diplomáticas en 2019, plantea varios escenarios y desafíos dentro del chavismo, pero también en la oposición liderada por Juan Guaidó, quien demora en reaccionar al encuentro.

 A continuación un recuento de los últimos movimientos en el tablero político venezolano y qué se plantea:

Sorpresiva

La visita. El 5 de marzo el New York Times reseñó que funcionarios del Departamento de Estado y la Casa Blanca viajaron a Venezuela para reunirse con representantes de la administración de Maduro, «en un esfuerzo de EEUU por alejar al gobierno de Vladimir Putin de los aliados que aún mantiene en América Latina en medio de la guerra en Ucrania».

No hubo confirmación oficial ese día. En las redes sociales periodistas y medios internacionales señalaron que la clave del encuentro es el petróleo de Venezuela que EEUU necesita ante la crisis de desabastecimiento que puede ocasionar las sanciones al petróleo de Rusia por la invasión a Ucrania.

¿Quiénes se reunieron? Trascendió que los enviados por EEUU a Caracas fueron Juan González, asistente especial de Biden y director principal del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental; Roger Carstens, enviado presidencial especial para asuntos de rehenes y James Story, embajador de Estados Unidos en Venezuela, apostado en Bogotá. Luego se especuló que el chavismo se rehusó a que Story participara en la reunión.

Por el gobierno venezolano se habló de la asistencia del ministro del Petróleo y presidente de Pdvsa, Tareck El Aissami y del presidente de la Asamblea Nacional de 2020, Jorge Rodríguez, entre otros. Posteriormente el mismo Maduro informó que también participó en el encuentro junto a su esposa y diputada, Cilia Flores.

La agenda

¿De qué se habló? La portavoz del gobierno de Biden, Jen Psaki, aludió a temas de seguridad energética y la condición de salud de ciudadanos estadounidenses detenidos en Venezuela, para referirse a los seis directivos de Citgo, condenados a cargor por entre 7 y 13 años de prisión.

«Tuvimos una visita de una delegación del gobierno de EE.UU., nos reunimos con ellos. Estuvimos casi dos horas conversando, les dije que toda nuestra voluntad estará para la diplomacia y así avanzar en una agenda que permita bienestar y paz en nuestra región», dijo Maduro este 7 de marzo a altas horas de la noche.

Recientemente Maduro conversó telefónicamente con el presidente ruso, Vladimir Putin, a quien le ratificó su respaldo ante «provocaciones» de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan), pero el lunes abogó por un diálogo con Ucrania que dé paso a la paz.

«La crisis global con Rusia, marca un antes y un después, y obliga a EEUU a privilegiar su interés de seguridad energética por encima de su posición política previa. La visita parece apuntar a crear un canal directo para discutir más sobre petróleo y menos sobre política. Es muy temprano para especular cual será el contenido de esa agenda. Lo que sí parece evidente es que no desean delegar la relación y quieren gestionarla directamente», señaló el experto en políticas públicas, Michael Penfold.

En un diálogo con el senador Marco Rubio este 8 de marzo, la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, expresó que la misión tuvo el objetivo de «visitar y revisar la salud y el bienestar de los ciudadanos americanos presos» en Venezuela.

«Hemos hecho visitas a Caracas por ese motivo y estábamos buscando a la vez que el régimen de Maduro volviese a la mesa con la oposición y la comunidad internacional. Hubo otra serie de asuntos que no puedo hablar en este espacio», reveló.

Situación en la oposición

¿Y Guaidó? Según el Miami Herald, Guaidó fue informado de la reunión en Caracas «a última hora».

Este 8 de marzo Nuland aseguró que el encuentro con Maduro no se hizo a espaldas del líder opositor y que se reunieron previamente. También ratificó el reconocimiento como presidente encargado. Entre tanto Rubio le ripostó que la reunión con la oposición fue después, algo que negó la funcionaria.

Hasta ahora Guaidó no ha fijado posición personalmente sobre la reunión. El Centro Nacional de Comunicaciones del Gobierno interino prometió un comunicado oficial que hasta ahora no ha publicado.

El politólogo Piero Trepiccione no considera que Guaidó haya sido dejado de lado, solo que esta vez su rol «no está en primera línea». Afirma que el presidente de la Comisión Delegada Legislativa seguirá jugando un papel importante de cara a las conquistas democráticas y próximos procesos electorales.

«EEUU mantiene su reconocimiento a Guaidó, pero esta vez estableció una negociación de facto con quien domina el territorio (Maduro)», agregó.

Reunión previa

Desde Caracas, el despacho de Guaidó declaró a AFP que también se reunieron con altos funcionarios estadounidenses, pero declinó dar detalles «atendiendo razones de interés y seguridad nacional de nuestro aliado», según un vocero. Los enviados de EEUU también se habrían encontrado con Gerardo Blyde, quien encabeza la delegación opositora en México, según la agencia de noticias.

Para el internacionalista Félix Arellano la oposición venezolana tiene ante sí el reto de reorganizarse, visto que EEUU «juega estratégicamente» según sus intereses.

El analista político Benigno Alarcón coincide en afirmar que el contacto directo entre EEUU y Maduro no implica un cambio de la política de Biden hacia el gobierno de Maduro. Tampoco estima levantamiento de sanciones sin que antes Miraflores conceda garantías democráticas.

Mediante un comunicado, el partido Primero Justicia se pronunció a favor del uso de la negociación para restablecer la democracia en Venezuela, llamó a que se concrete el reinicio del diálogo en México y que se presione a Maduro para acepte elecciones presidenciales libres y transparentes.

Lo que se espera

México. Se considera que el contacto EEUU-Maduro puede dar un impulso a las negociaciones en México, cuya reanudación anunció el gobernante este 8 de marzo, previa ampliación de los actores participantes, más allá de la representación de Miraflores y de la delegación que encabeza la plataforma unitaria de la oposición. Está por verse si Rusia continúa como observador en la mesa.

Alarcón descarta que Maduro acepte discutir sobre elecciones presidenciales antes de 2024 al sentirse fortalecido por haber sido contactado por EEUU. Al igual que Arellano también desestima una ruptura de las relaciones de Maduro con Putin, a quien seguirá respaldando, al menos en el discurso.

Se apuesta igualmente, de prosperar la negociación directa con EEUU y la flexibilización de sanciones petroleras, que Venezuela pueda incrementar su producción de crudo y se eliminen obstáculos a la comercialización y distribución en el mercado internacional, mejorando con ello sus ingresos, a cambio de vender el recurso al país norteamericano.

 

 

 

 

POLÍTICA · 7 AGOSTO, 2022

Conozca los últimos movimientos en el tablero político venezolano tras contacto EEUU-Maduro  

Texto por Deisy Martínez

El pasado fin de semana, el reporte del diario New York Times sobre la visita de una delegación del gobierno de Estados Unidos a Venezuela para un contacto directo con el gobierno de Nicolás Maduro sorprendió a más de uno.

De las especulaciones se pasó a la información oficial este lunes 7 de marzo. Primero la secretaria de prensa de la administración de Joe Biden, Jen Psaki, confirmó en horas de la tarde la reunión en Caracas horas después el gobernante venezolano hizo lo propio. Tanto Psaki como Maduro aseguraron que los contactos continuarían.

El reinicio de diálogo entre EEUU y Miraflores, tras la ruptura de relaciones diplomáticas en 2019, plantea varios escenarios y desafíos dentro del chavismo, pero también en la oposición liderada por Juan Guaidó, quien demora en reaccionar al encuentro.

 A continuación un recuento de los últimos movimientos en el tablero político venezolano y qué se plantea:

Sorpresiva

La visita. El 5 de marzo el New York Times reseñó que funcionarios del Departamento de Estado y la Casa Blanca viajaron a Venezuela para reunirse con representantes de la administración de Maduro, «en un esfuerzo de EEUU por alejar al gobierno de Vladimir Putin de los aliados que aún mantiene en América Latina en medio de la guerra en Ucrania».

No hubo confirmación oficial ese día. En las redes sociales periodistas y medios internacionales señalaron que la clave del encuentro es el petróleo de Venezuela que EEUU necesita ante la crisis de desabastecimiento que puede ocasionar las sanciones al petróleo de Rusia por la invasión a Ucrania.

¿Quiénes se reunieron? Trascendió que los enviados por EEUU a Caracas fueron Juan González, asistente especial de Biden y director principal del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental; Roger Carstens, enviado presidencial especial para asuntos de rehenes y James Story, embajador de Estados Unidos en Venezuela, apostado en Bogotá. Luego se especuló que el chavismo se rehusó a que Story participara en la reunión.

Por el gobierno venezolano se habló de la asistencia del ministro del Petróleo y presidente de Pdvsa, Tareck El Aissami y del presidente de la Asamblea Nacional de 2020, Jorge Rodríguez, entre otros. Posteriormente el mismo Maduro informó que también participó en el encuentro junto a su esposa y diputada, Cilia Flores.

La agenda

¿De qué se habló? La portavoz del gobierno de Biden, Jen Psaki, aludió a temas de seguridad energética y la condición de salud de ciudadanos estadounidenses detenidos en Venezuela, para referirse a los seis directivos de Citgo, condenados a cargor por entre 7 y 13 años de prisión.

«Tuvimos una visita de una delegación del gobierno de EE.UU., nos reunimos con ellos. Estuvimos casi dos horas conversando, les dije que toda nuestra voluntad estará para la diplomacia y así avanzar en una agenda que permita bienestar y paz en nuestra región», dijo Maduro este 7 de marzo a altas horas de la noche.

Recientemente Maduro conversó telefónicamente con el presidente ruso, Vladimir Putin, a quien le ratificó su respaldo ante «provocaciones» de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan), pero el lunes abogó por un diálogo con Ucrania que dé paso a la paz.

«La crisis global con Rusia, marca un antes y un después, y obliga a EEUU a privilegiar su interés de seguridad energética por encima de su posición política previa. La visita parece apuntar a crear un canal directo para discutir más sobre petróleo y menos sobre política. Es muy temprano para especular cual será el contenido de esa agenda. Lo que sí parece evidente es que no desean delegar la relación y quieren gestionarla directamente», señaló el experto en políticas públicas, Michael Penfold.

En un diálogo con el senador Marco Rubio este 8 de marzo, la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, expresó que la misión tuvo el objetivo de «visitar y revisar la salud y el bienestar de los ciudadanos americanos presos» en Venezuela.

«Hemos hecho visitas a Caracas por ese motivo y estábamos buscando a la vez que el régimen de Maduro volviese a la mesa con la oposición y la comunidad internacional. Hubo otra serie de asuntos que no puedo hablar en este espacio», reveló.

Situación en la oposición

¿Y Guaidó? Según el Miami Herald, Guaidó fue informado de la reunión en Caracas «a última hora».

Este 8 de marzo Nuland aseguró que el encuentro con Maduro no se hizo a espaldas del líder opositor y que se reunieron previamente. También ratificó el reconocimiento como presidente encargado. Entre tanto Rubio le ripostó que la reunión con la oposición fue después, algo que negó la funcionaria.

Hasta ahora Guaidó no ha fijado posición personalmente sobre la reunión. El Centro Nacional de Comunicaciones del Gobierno interino prometió un comunicado oficial que hasta ahora no ha publicado.

El politólogo Piero Trepiccione no considera que Guaidó haya sido dejado de lado, solo que esta vez su rol «no está en primera línea». Afirma que el presidente de la Comisión Delegada Legislativa seguirá jugando un papel importante de cara a las conquistas democráticas y próximos procesos electorales.

«EEUU mantiene su reconocimiento a Guaidó, pero esta vez estableció una negociación de facto con quien domina el territorio (Maduro)», agregó.

Reunión previa

Desde Caracas, el despacho de Guaidó declaró a AFP que también se reunieron con altos funcionarios estadounidenses, pero declinó dar detalles «atendiendo razones de interés y seguridad nacional de nuestro aliado», según un vocero. Los enviados de EEUU también se habrían encontrado con Gerardo Blyde, quien encabeza la delegación opositora en México, según la agencia de noticias.

Para el internacionalista Félix Arellano la oposición venezolana tiene ante sí el reto de reorganizarse, visto que EEUU «juega estratégicamente» según sus intereses.

El analista político Benigno Alarcón coincide en afirmar que el contacto directo entre EEUU y Maduro no implica un cambio de la política de Biden hacia el gobierno de Maduro. Tampoco estima levantamiento de sanciones sin que antes Miraflores conceda garantías democráticas.

Mediante un comunicado, el partido Primero Justicia se pronunció a favor del uso de la negociación para restablecer la democracia en Venezuela, llamó a que se concrete el reinicio del diálogo en México y que se presione a Maduro para acepte elecciones presidenciales libres y transparentes.

Lo que se espera

México. Se considera que el contacto EEUU-Maduro puede dar un impulso a las negociaciones en México, cuya reanudación anunció el gobernante este 8 de marzo, previa ampliación de los actores participantes, más allá de la representación de Miraflores y de la delegación que encabeza la plataforma unitaria de la oposición. Está por verse si Rusia continúa como observador en la mesa.

Alarcón descarta que Maduro acepte discutir sobre elecciones presidenciales antes de 2024 al sentirse fortalecido por haber sido contactado por EEUU. Al igual que Arellano también desestima una ruptura de las relaciones de Maduro con Putin, a quien seguirá respaldando, al menos en el discurso.

Se apuesta igualmente, de prosperar la negociación directa con EEUU y la flexibilización de sanciones petroleras, que Venezuela pueda incrementar su producción de crudo y se eliminen obstáculos a la comercialización y distribución en el mercado internacional, mejorando con ello sus ingresos, a cambio de vender el recurso al país norteamericano.